Popular cerró el pasado 6 de noviembre un acuerdo con los sindicatos para dar salida a 2.592 empleados, en el marco de un ERE (Expediente de Regulación de Empleo), cuya finalidad es ahorrar entre 175 y 200 millones de euros anuales al banco.

El acuerdo fue suscrito por las organizaciones CCOO, UGT, SEGRUPO, FITC y AMYC, que en conjunto representan el 86% de los trabajadores. Sin embargo, otras asociaciones sindicales, como CIG, CGT, LAB y ELA, no firmaron el acuerdo por considerar que las condiciones que ofrecía el banco eran insuficientes.

Pese a su desacuerdo con el plan de bajas, resulta paradójico que más del 89% de los delegados de estas organizaciones decidió acogerse al ERE. En total, 41 de los 52 representantes que forman parte de los cuatro sindicatos que se quedaron fuera del acuerdo se han adherido al plan de ajuste de la entidad.

Las organizaciones CIG, CGT, LAB y ELA no firmaron el acuerdo por considerarlo insuficiente

Concretamente, de la confederación gallega CIG se han apuntado siete de nueve representantes; de CGT 22 de 27; de la abertxale LAB, ocho de 11, y de la también vasca ELA, cuatro de cinco. Todos con edades iguales o superiores a los 55 años.

Ello ha provocado cierto revuelo a nivel interno en los pasillos y oficinas del quinto banco de España, ya que, “ante el exceso de peticiones de bajas, 41 trabajadores no podrán acogerse al plan porque su puesto ha sido ocupado por los representantes de la empresa, pese a que éstos se negaron a firmar el ERE en los términos en los que se aprobó”, señalan fuentes próximas.

Popular destina al plan de ajustes 375 millones y le permitirá ahorrar hasta 200 millones anuales

Con el proceso de ajuste que el grupo está llevando a cabo, cuya inversión será de 375 millones de euros, la entidad financiera ahorrará entre 175 y 200 millones anuales, que empezarán a ser efectivos a partir del primer trimestre de 2017.

Este acuerdo tiene por finalidad “mejorar la rentabilidad y eficiencia de la entidad, compromisos ambos adquiridos en el Plan de Negocio anunciado en la ampliación de capital, así como contribuir a modernizar la estructura del banco”, informó la entidad.

El 21 de noviembre se cerró el periodo de adhesiones voluntarias. Popular destacó el alto nivel de adscripción en aquellos colectivos en edad de prejubilación (98% del total de los trabajadores pertenecientes a este grupo), así como las escasas peticiones recibidas entre los más jóvenes (5% de empleados con menos de 45 años).