Emilio Saracho, vicepresidente de JPMorgan Chase a nivel mundial, será propuesto como presidente de Popular en la junta general extraordinaria de accionistas de febrero, según acordó por unanimidad el Consejo en la reunión del miércoles 21 de diciembre.

Es uno de los ejecutivos españoles que más alto ha llegado en el sector financiero. Ultima los detalles para dejar la cúpula del mayor banco de EEUU por activos y el que más capitaliza del mundo (306.728 millones de dólares), del que recibirá una elevada remuneración, en consonancia con el rango alcanzado.

El directivo, que tomará el testigo de Ángel Ron, se embolsará en torno a 90 millones de dólares (86 millones de euros) con su salida de JPMorgan. La cifra incluye todos los complementos, bonus pagados en diferido y su pensión -que representa el grueso del importe-, según ha podido saber El Independiente de fuentes de toda solvencia.

El Consejo de Popular, reunido el miércoles 21 de diciembre, ha manifestado que la propuesta de su nombramiento ha sido acordada por unanimidad.

El grueso del importe que percibirá del banco americano corresponde a su pensión

Para poder cobrar estos emolumentos, ha sido clave que el gigante americano haya considerado que Popular no supone una competencia para su negocio. Si la entidad hubiese resuelto lo contrario, la remuneración de Saracho se habría visto mermada muy significativamente.

Paralelamente, Saracho está negociando con la entidad española su remuneración como futuro presidente del grupo, cargo que asumirá a finales de febrero. Aunque todavía no se ha cerrado el contrato, la cifra que se negocia es ocho millones de euros más una cuantía variable.

En la reunión del Consejo de Administración de Popular celebrada hoy miércoles 21 de diciembre, se ha acordado por unanimidad proponer el nombramiento de Saracho Rodríguez en una junta general extraordinaria de accionistas que se convocará en febrero de 2017.

Asumirá la presidencia una vez que Ángel Ron, su antecesor en el cargo, presente las cuentas de 2016 y éstas sean aprobadas formalmente. Para ser nombrado presidente, Saracho debe ser, previamente, designado consejero del grupo.

Trayectoria de un banquero estrella

Emilio Saracho (Madrid, 1955) se incorporó a JPMorgan en 1998 como responsable del banco en España y Portugal. En 2006 se trasladó a Londres para dirigir la división de banca privada de la entidad para el área EMEA (Europa, Oriente Medio y África).

El directivo tomó un año de excedencia para reincorporarse de nuevo al banco, como uno de los principales ejecutivos del negocio de banca de inversión.

El momento álgido de la carrera profesional de Saracho llegó cuando en abril de 2015 fue nombrado vicepresidente global de JPMorgan Chase, ocupando una de las tres vicepresidencias del grupo. En este cargo, dependía de Daniel Pinto, consejero delegado de la división de banca de inversión y corporativa.

Saracho, que también ejerce como consejero independiente en Inditex, desarrolló su carrera en Santander y Goldman Sachs antes de unirse a la entidad norteamericana.

Dado su perfil profesional -amplia experiencia en banca de inversión y de negocios, pero escasa en la gestión de la actividad comercial-, en el sector financiero apuntan que su llegada a la cúpula de Popular puede interpretarse como un cambio de estrategia. Mientras Ron ha defendido la independencia del grupo, Saracho podría ser el artífice de una operación corporativa.

En cualquier caso, fuentes de la entidad señalan que “el actual plan estratégico aprobado por el Consejo sigue su curso con normalidad”. Pedro Larena, consejero delegado del grupo, señaló la semana pasada, en el marco de unas jornadas bancarias organizadas por el IESE y EY, que “Saracho no tiene el mandado de vender Popular”, aunque matizó que, de ser así, él no estaría al tanto.

Los sueldos de Wall Street

JPMorgan es una de las entidades más generosas a la hora de remunerar a sus directivos. James Dimon, consejero delegado del grupo, percibió en 2015 un total de 27 millones de dólares, de los que 1,5 millones correspondieron a su sueldo fijo y el resto, a la compensación variable, según datos facilitados por el grupo americano.

Durante los últimos tres años (2012-2014), el sueldo medio anual del consejero delegado de JPMorgan alcanzó los 17,2 millones de dólares, cifra sólo superada por sus homólogos en Wells Fargo, American Express y Goldman Sachs.

El primer espada del mayor banco comercial de EEUU recibió 19,3 millones de dólares anuales, mientras que el ejecutivo de la compañía de tarjetas fue remunerado con 23,8 millones de dólares en ese periodo. El mejor pagado es el consejero delegado de Goldman Sachs, Lloyd Blankfein, con 28,7 millones de dólares, según la firma Proxy Statements.