La gestión de activos se ha convertido en una de las actividades más lucrativas para la banca, en un entorno de interés en mínimos históricos. Las entidades financieras, ávidas por elevar sus ingresos por comisiones mientras el negocio típico bancario (captar depósitos y dar crédito) palidece, han puesto el foco en la comercialización de fondos, pensiones y seguros, como una vía alternativa para compensar la cuenta de resultados.

Junto a la caída de los depósitos por su escaso atractivo dada la nimia remuneración que ofrecen y el tímido repunte de la concesión de crédito, las numerosas campañas de cuentas de ‘Comisiones Cero’, que utiliza la banca como gancho para fidelizar clientes, están reduciendo el volumen de comisiones bancarias tradicionales ligadas a la transaccionalidad.

En este contexto, la administración de productos fuera de balance se convierte en un salvavidas para la banca con el que compensar, en parte, en menor dinamismo de otras actividades.

Mientras las comisiones bancarias tradicionales se reducen, las procedentes de gestión de activos repuntan con fuerza

En 2016, el patrimonio administrado a través de fondos de inversión y de pensiones ha aumentado en torno a 17.000 millones de euros, lo que redunda en mayores comisiones para las entidades.

Tras este crecimiento, se estima que el sector de fondos terminará el año con más de 238.000 millones de patrimonio, y el de pensiones, con cerca de 70.000 millones. Las gestoras cobran por gestionar estos productos en torno al 1%-1,5% del volumen. Y la mayor parte de lo que reciben va directo a la cuenta de resultados de los bancos.

Y es que las entidades controlan sus propias gestora de fondos y pensiones y, de media, entre el 70% y el 80% de las comisiones generadas por estas sociedades va a parar al comercializador, es decir, a la red de oficinas bancarias. Así, todo queda en casa.

Tendencia sectorial

CaixaBank, primer grupo en gestión de activos de España con más de 68.000 millones de volumen, ha visto cómo hasta septiembre sus ingresos por comisiones bancarias y valores retroceden un 7,4% hasta 987 millones. Y, aunque los ingresos procedentes del negocio de fondos de inversión también caen en un porcentaje similar por la volatilidad del mercado hasta 295 millones, el grupo catalán ha logrado impulsar su actividad de seguros.

En los nueve primeros meses del año, el crecimiento de las comisiones por gestión de planes de pensiones se dispara un 19,6%, hasta 138 millones, mientras que las procedentes de la venta de seguros no vida repuntan un 25,5% hasta alcanzar 126 millones.

CaixaBank controla un patrimonio de 43.705 millones de euros en fondos, que aplican una comisión media del 0,90%, por lo que esta actividad genera unos ingresos de en torno a 393 millones. En cuanto a los planes de pensiones, considerando que el grupo gestiona activos por 14.869 millones con una comisión promedio de 1,46%, resulta unos ingresos de 217 millones en 2016, según estimaciones de VDOS Stochastics.

Santander también pone el foco en la generación de comisiones y prueba de ello es su plan de recompra del 50% de su gestora de fondos, actualmente controlado por firmas de capital riesgo.

En noviembre, el grupo que preside Ana Botín anunció que había alcanzado un acuerdo con Warburg Pincus y General Atlantic para hacerse con la participación del 50% de su gestora (Santander Asset Management), que les vendió en mayo de 2013. La gestora gestiona a nivel global 170.000 millones de euros y aporta 1.100 millones de euros de ingresos anuales, que en próximo año se embolsará íntegramente Santander.Con esta operación, el  banco estima que en 2018 su beneficio por acción aumentará más de un 1%.

Sólo en España, Santander gestiona 36.319 millones en fondos de inversión y más de 8.000 millones en pensiones, con comisiones medias del 1,1%. En total, ingresa por estos negocios en torno a 541 millones anuales, según cálculos de VDOS Stochastics.

Otro gigante de la inversión, BBVA, cuenta con un patrimonio de 32.785 millones en fondos de inversión y 12.532 millones en pensiones. Las comisiones medias de estos productos se sitúan en 1,19% y 1%, respectivamente, con lo que las gestoras del banco que preside Francisco González logran ingresar en total casi 600 millones de euros al año, según estimaciones de VDOS Stochastics.

Siguiendo con la tendencia de apostar por productos fuera de balance, destaca el caso de Ibercaja. Por primera vez en la historia del grupo aragonés, en el acumulado entre enero y septiembre de 2016, las comisiones procedentes de la gestión de activos pesan más en valor absoluto que las originadas por servicios bancarios tradicionales, como el mantenimiento de cuenta, transferencias, apertura de préstamos, etcétera.

En este periodo, las comisiones resultantes de la actividad de fondos de inversión, seguros de riesgo y fondos de pensiones aumentan un 7,4% hasta los 130 millones, frente a los 117 millones que suponen las comisiones bancarias.

En las cuentas de Sabadell también se advierte en auge de la gestión de recursos fuera de balance, mientras las comisiones por servicios bancarios retroceden.  un 2,1% hasta septiembre de este año, situándose en 396 millones, las generadas por gestión de activos suben un 18% hasta alcanzar 228 millones.