La ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, ha confirmado este miércoles que su ministerio admitirá “la responsabilidad patrimonial” y la “reparación moral” derivadas de la tragedia del Yak-42, el accidente aéreo en el que fallecieron 62 militares españoles en mayo de 2003. Cospedal comparecerá el próximo lunes a petición propia ante la Comisión de Defensa del Congreso de los Diputados para dar cuenta del informe del Consejo de Estado sobre el accidente del Yak-42, según han confirmado a EFE fuentes parlamentarias.

La titular de Defensa, en una entrevista con la Cadena Cope, ha hecho público lo que reconoció en privado este martes a los familiares de las víctimas: su disposición a rectificar la posición del Gobierno hasta ahora, después del informe del Consejo de Estado en el que se imputa responsabilidad objetiva sobre el accidente al ministerio de Defensa, entonces liderado por Federico Trillo.

Cospedal ha subrayado que la rectificación obedece a una voluntad política, dado el carácter no vinculante del informe del Consejo de Estado. “Podíamos haber seguido el dictamen o no”, ha asegurado, antes de manifestar su opinión sobre el mismo: “Creo que hay que reconocer la responsabilidad objetiva del ministerio, como dice el documento”.  “Obviar que hay una relación entre cómo funciona la Administración y el trágico suceso es algo que a todo el mundo le sorprendería”, ha justificado.

‘Reparación moral’

La referencia a la “reparación moral” abre el camino a una posible petición de perdón a las víctimas, que han hecho de las disculpas su mayor objetivo, más de 13 años después de la tragedia. Sin embargo, Cospedal ha evitado la confrontación con Trillo y ha recordado las “sentencias absolutorias” que los tribunales han emitido sobre este caso. En este sentido, se ha mostrado a favor de que, una vez deje su puesto en la embajada de Londres, el ex ministro se reincorpore a su puesto de letrado en el Consejo de Estado, cuerpo al que accedió por oposición en 1979: “Si resulta que al funcionario público se le va a quitar su derecho más básico, que es volver a su trabajo, pues me parecería tremendo”, ha manifestado Cospedal.

La ministra ha hecho referencia también a una información publicada este miércoles por el diario ABC, según la cual el Ministerio del Interior liderado por Alfredo Pérez Rubalcaba, en el año 2007, subvencionó con 274.000 euros al grupo británico Chapman Freeborn, contratista original del vuelo del Yak-42 que desembocó en la muerte de los 62 militares españoles. La ministra ha asegurado que la información le ha “llamado la atención” teniendo en cuenta “cuál fue la actitud de esta empresa”. Chapman Freeborn torpedeó durante años el pago de indemnizaciones a las víctimas, sentencia tras sentencia, llegando a no presentarse sus responsables en los primeros juicios del caso.

Pastor convoca a la Diputación Permanente

La presidenta del Congreso, Ana Pastor, convocará una reunión de la Diputación Permanente, posiblemente el miércoles o el jueves de la próxima semana, que debatirá y votará si se convoca un pleno extraordinario de la Cámara sobre el último informe del Consejo de Estado sobre el accidente del YAK-42.

A lo largo del día, Pastor va a hablar con los portavoces de los grupos parlamentarios para fijar la fecha y hora de esa Diputación Permanente, el máximo órgano del Congreso en periodos inhábiles. La Mesa del Congreso que se reúne hoy, establecerá también el orden del día de esa reunión en el que, de momento, hay varias solicitudes de comparecencia ante el pleno de la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, e incluso del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, por ese informe sobre el YAK.

No obstante y previamente a ese hipotético pleno, Cospedal ya comparecerá el próximo lunes a petición propia ante la Comisión de Defensa para dar cuenta de ese dictamen del Consejo de Estado. Pese a ello, la vicepresidenta segunda del Congreso, la socialista Micaela Navarro, ya ha adelantado que esa comparecencia en comisión no sustituye su solicitud de pleno extraordinario.