Política

La Federación de Baloncesto despide a ocho trabajadores tras el despilfarro de Sáez

logo
La Federación de Baloncesto despide a ocho trabajadores tras el despilfarro de Sáez

Jorge Garbajosa saluda al seleccionador Sergio Scariolo en presencia de José Antonio Montero, vicepresidente ejecutivo. FEB

Resumen:

La FEB ha notificado ya el despido a ocho trabajadores y ha comunicado a otros cinco que no les renovará el contrato, en un intento de reducir la masa salarial y avanzar hacia el equilibrio económico-patrimonial tras acumular más de 5,6 millones de euros en pérdidas en los dos últimos ejercicios.

Entre los despedidos se encuentra el director de marketing y una hermana de la ex jugadora internacional Amaya Valdemoro, que tampoco continuará.

El ajuste de plantilla busca reducir la masa salarial y forma parte del plan de viabilidad que la Federación firmó con el Consejo Superior de Deportes (CSD) el pasado mes de diciembre y que detalla las medidas con las que pretende salir de los números rojos.

El número de despidos no alcanza los 10 para evitar tener que tramitar un despido colectivo, como fija el Estatuto de los Trabajadores en el caso de empresas con una plantilla inferior a 100 trabajadores.

La Federación Española de Baloncesto (FEB) ha notificado ya el despido a ocho trabajadores y ha comunicado a otros cinco que no les renovará el contrato, en un intento de reducir la masa salarial y avanzar hacia el equilibrio económico-patrimonial tras acumular más de 5,6 millones de euros en pérdidas en los dos últimos ejercicios. El ajuste de plantilla se produce en vísperas de que el anterior presidente, José Luis Sáez, comparezca como investigado en un juzgado de Madrid acusado de imputar gastos particulares al presupuesto federativo y de cargar a la tarjeta de crédito corporativa la compra de puros, caviar y camisas a medida, entre otros conceptos.

El Independiente ha podido confirmar en diversas fuentes que la dirección de la FEB ha comunicado este miércoles el despido a ocho empleados, entre ellos el director de marketing y una hermana de la ex jugadora internacional Amaya Valdemoro adscrita al área de Responsabilidad Social Corporativa (RSC). Estas bajas se suman a las de otros cinco trabajadores que no tenían contrato indefinido -como un hermano del base de los Minnesota Timberwolves Ricky Rubio, una hermana del alero del Real Madrid Rudy Fernández y la propia Amaya Valdemoro, adscrita al programa ‘Universo Mujer’- y a los que a principios de mes ya se les comunicó que no continuarían.

José Luis Sáez bromea con Amaya Valdemoro (derecha) en un acto durante su etapa como presidente de la FEB. FEB

La Federación ha evitado tramitarlo como despido colectivo al no afectar la medida laboral a al menos 10 trabajadores, requisito que establece el Estatuto de los Trabajadores en el artículo 51 en el caso de que la plantilla de la empresa esté formada por menos de cien empleados, y ha planteado despidos objetivos por causas económicas y organizativas. Según las fuentes consultadas, la FEB ofrecerá una indemnización equivalente a 20 días de salario por año de servicio.

La reestructuración de personal y la reducción de la masa salarial es una de las medidas contenidas en el plan de viabilidad a dos años que la Federación de Baloncesto firmó el pasado mes de diciembre con el Consejo Superior de Deportes (CSD) -en vísperas de la asamblea general ordinaria, celebrada el 19 de dicho mes- para volver al equilibrio económico-patrimonial tras cerrar los dos últimos años en números rojos. La FEB tendrá que ejecutar medidas de ajuste durante 2017 para compensar sus cuentas y evitar que el CSD le recorte la subvención anual en idéntica cuantía a la cantidad eventualmente desviada.

Como informó este diario el pasado 30 de noviembre, la Federación saldó el ejercicio correspondiente a 2015 -el último gestionado íntegramente por José Luis Sáez, al que sucedió Jorge Garbajosa el pasado 9 de julio tras imponerse a los otros dos candidatos en liza (Arturo Aguado y Alfonso Cabeza)- con un resultado negativo de 3.245.007 euros, lo que provocó que su patrimonio neto total pasara en el transcurso de un año de 7.672.245 a 4.204.412 euros. En 2016, según detalló en un documento fechado el pasado mes de junio, la FEB pensaba arrojar un déficit de 2.391.682 euros.

 

Entre otras medidas ya adoptadas, Garbajosa ha eliminado las dietas y se ha reducido el sueldo un 43% en relación con la retribución que tenía su antecesor en el cargo. El actual presidente ganará 130.000 euros brutos al año (a razón de 10.800 al mes), lejos de los 186.815 euros de sueldo que Sáez tuvo en 2015. A esa cantidad sumaba otros 40.000 euros como profesional independiente “por la captación de donantes y gestión del programa ‘Universo Mujer 2015-2017’ y por la organización de la Copa del Mundo de selecciones femeninas España 2018”, lo que totalizan 226.815 euros. Los ingresos del anterior mandamás incluían también las dietas -10.470 euros en 2015-, además de correr la Federación con todos sus gastos de desplazamiento y manutención.

No han trascendido qué otras medidas incluye el plan de viabilidad negociado por la FEB con el CSD y con el que se compromete a volver a equilibrar las cuentas tras dos años de pérdidas, si bien algunas fuentes sostienen que el equipo que lideran Jorge Garbajosa y José Antonio Montero -vicepresidente ejecutivo- barajan la posibilidad de vender una de las plantas del edificio en el que se ubican las oficinas de la Federación.

En su intervención en la última asamblea general ordinaria, el actual presidente dijo que se trabaja en el incremento de los ingresos para “garantizar la sostenibilidad”. “Estoy en condiciones de afirmar que en poco tiempo anunciaremos la llegada de nuevos socios a la FEB”, aseguró.

Sáez y el ‘método FEB’

Lejos de hacer autocrítica por los gastos bajo sospecha y el dispendio de su gestión, que investiga el Juzgado de Instrucción 36 de Madrid, José Luis Sáez alardea de que su trabajo ha permitido que la Federación haya pasado de gestionar un presupuesto de 9,7 millones en 2004 -cuando sucedió en el cargo a Ernesto Segura de Luna- a 20 millones, reduciéndose la aportación de fondos públicos a un 10% merced a la captación de patrocinadores y mecenas.

“Se trata de un modelo federativo diferente (el llamado y conocido Método FEB), con un trabajo especial que busca la más alta excelencia deportiva, sin olvidar el desarrollo de las actividades de responsabilidad social corporativa y de promoción del baloncesto”, expone en el escrito de alegaciones que aportó al CSD tras la denuncia interpuesta a finales de 2015 por el Comité de Auditoría, Control y Seguimiento de las cuentas de la FEB.

logo
Joseba Asiron: “Con violencia de ETA o de otro signo no estaría en política”