Política

El fiscal anticorrupción se inclina por pedir la prisión para Iñaki Urdangarin

logo
El fiscal anticorrupción se inclina por pedir la prisión para Iñaki Urdangarin
Iñaki Urdangarin, durante su declaración en febrero de este mismo año.

Iñaki Urdangarin, durante su declaración en febrero de este mismo año. EUROPA PRESS

Resumen:

Pedro Horrachse inclina por pedir el ingreso en prisión inmediato de Iñaki Urdangarin a las juezas de Palma de Mallorca.

La sentencia no es firme hasta que sea revisada por el Tribunal Supremo.

El fiscal reclamará que se celebre una vistilla para revisar la situación personal de los condenados.

En ella, puede solicitar desde prisión provisional, fianza o medidas cautelares, como la retirada de pasaporte.

El fiscal Pedro Horrach se inclina por pedir a la Audiencia de Palma que decrete el ingreso en prisión de Iñaki Urdangarin después de que la Audiencia de Palma le haya condenado a seis años de cárcel y  tres meses en el caso Nóos. Fuentes fiscales han explicado que la fiscalía anticorrupción defiende el criterio de adoptar esta medida cuando las condenas superan los seis años de cárcel como ocurre en este caso.

Horrach informó a los medios de comunicación tras recoger la sentencia que iba a reclamar al tribunal que celebraran la llamada vistilla para modificar la situación de los condenados. La condena impuesta aumenta el riesgo de fuga y la mayoría de ellos están en libertad sin medidas cautelares como ocurre en el caso del cuñado del Rey. Diego Torres ha sido castigado con 8 años y tres meses de prisión por lo que supera el límite establecido en anticorrupción para que vea restringida su libertad.

Varias opciones

En esta vistilla, la fiscalía tiene varias opciones. Puede solicitar prisión incondicional, con fianza u otras medidas cautelares como retirada de pasaporte y comparecencias judiciales. La prisión sigue siendo provisional hasta que el Tribunal Supremo confirme la condena, pero en esta ocasión, el plazo máximo se amplia a la mitad de la pena que se les ha impuesto y no a los cuatro años como ocurre cuando aún no hay sentencia.

En este acto, tienen que estar presentes los condenados. En la vistilla, el fiscal defiende su posición y las defensas presentan sus alegatos.  Los acusados no suelen intervenir. En el caso de que el tribunal decrete el ingreso en prisión, los condenados salen ya conducidos a la cárcel más próxima a la Audiencia, aunque después pueden ser trasladados a otros centros penitenciarios para que sigan cumpliendo las condenas.

La Audiencia de Palma no puede ordenar de oficio el ingreso en prisión de ningún condenado. Sólo lo puede hacer a petición de las acusaciones públicas y particulares. Es decir, si lo reclama el fiscal, la abogacía del Estado o Manos Limpias y el Partido Socialista de Valencia, que actuó también como acusación.

logo
Gas Natural: divide ¿y vencerás?