¿Puede ser Europa la mejor opción de inversión?