El estado francés quiere desbancar a Renfe del sector de las mercancías ferroviarias en España, un negocio que lleva liberalizado desde 2005 y con números en retroceso ante el transporte por carretera y marítimo. Y para ello el Gobierno del país vecino ultima una ambiciosa operación: una oferta de la operadora pública Société Nationale des Chemins de Fer (SNCF) por el 100% de Comsa, la mayor empresa privada del sector en el mercado español.

Así lo ha podido saber este medio a través de diversas fuentes: la puja de la SNCF es por Comsa Rail Transport, la filial ferroviaria con sede en Barcelona creada en 2002 a partir de una empresa centenaria que en su día vio en el transporte de mercancías por tren un negocio boyante al calor de la liberalización. Francia ya controla un 25% de Comsa Rail desde octubre de 2013, cuando SNCF Geodis (división de mercancías del operador galo) se hizo con la participación de una cuarta parte de la firma.

“Todo sobre la mesa”

Comsa ni confirma ni niega la operación. “Estamos en un proceso de venta en el que todo está sobre la mesa”, es todo lo que indican portavoces de la compañía. Algunas voces aseguran que la oferta ya ha sido realizada, versión que El Independiente no ha podido corroborar.

Las mercancías por tren en Alemania suponen el 26,3% frente al 1,8% en España

Pero el sector de las mercancías ferroviarias, a diferencia de otros países como Francia o Alemania (18,2% y 26,3% del transporte terrestre), no termina de despegar en España, donde dicha actividad ni siquiera llega al 5% situándose en la cola de la UE. Y eso sin contar las mercancías que se mueven por barco: los bienes que se mueven por carretera y por mar dejan al tren un raquítico 1,8%, según un informe de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) publicado en diciembre y titulado Informe de Supervisión del Mercado de Transporte Ferroviario de Mercancía.

Ya tiene el 25%

En este pequeño pastel a repartir Comsa tiene una relativa fortaleza. Renfe ocupa el 70% de la cuota de mercado, seguida de la empresa que Francia quiere controlar, con un 9,3%. Tras Comsa Rail aparecen Continental Rail (perteneciente al grupo ACS), con el 7,6% de cuota, y finalmente Transfesa con un 5,4%. SNCF apuesta de este modo por hacerse con el principal competidor de Renfe Operadora teniendo ya rodaje en su país y experiencia a la hora de mover trenes.

Comsa Rail es el inmediato competidor de Renfe, con 10% de cuota de mercado

“El ferrocarril de mercancías en España”, resaltaba un informe de Fedea publicado a finales de 2016, “contrasta con la situación en la mayor parte de los países europeos y con el objetivo de que alcance el 30% del transporte para 2030 en el marco de la Unión Europea”. Las mercancías ferroviarias son una de las grandes apuestas de Bruselas al ser muy poco contaminantes en comparación con el transporte por carretera.

El pasado lunes precisamente, otro operador público europeo, Deutsche Bahn (Alemania), anunció su intención de convertirse en la primera empresa en competir con Renfe en transporte de viajeros. Esta solicitud ante la CNMC no apuesta inicialmente por el AVE, sino por el tren internacional Oporto-Vigo, que cubre la distancia en menos de tres horas.