// TODO: Revisar qué hace the_post_thumbnail_creditos Banca March

Banca March EP

Economía, Empresas

El annus horribilis de los March: los ricos retiran de su banco cientos de millones

El cambio de estrategia del banco en la gestión de la división de grandes patrimonios ha motivado la salida de medio centenar de profesionales y, con ellos, la fuga de sus clientes

La familia March, una de las más ricas de España, cuenta los segundos para que termine 2018. Hermanos, primos y tíos de la saga mallorquina se desean esta Navidad los unos a los otros un Próspero 2019 con la ilusión de dar carpetazo a un annus horribilis en el que su banco ha visto salir a decenas de profesionales que se han llevado consigo cientos de millones de euros de los clientes más acaudalados.

El baile de cifras es confuso. Banca March asegura que su área patrimonial crece este año en 500 millones, pero en el mercado es vox populi que la firma vive sus horas más bajas, pese a los esfuerzos comerciales por contener la fuga de clientes.

Eduardo Cordo, responsable de banca patrimonial en Canarias, ficha por Bankinter tras 20 años y se convierte en el último de los directivos del área que quedaba de la época de Carlos March

De hecho, en las oficinas de la calle Castelló, donde se ubica la actividad de altos patrimonios, retumba una cifra: 800 millones de euros en rojo. Sería el volumen de dinero que habría salido del grupo en el último año, contando el efecto adverso del mercado, como consecuencia de la reorganización interna y cambio de estrategia que ha motivado la salida de los profesionales más senior.

Ya sea por voluntad propia, ya sea invitados por la cúpula, la realidad es que más de 50 banqueros se han embarcado en nuevos retos profesionales. El último en presentar su carta de dimisión ha sido Eduardo Cordo Chinea, director del área patrimonial de Canarias, donde Banca March administra en torno a 400 millones de euros de clientes VIP. Tras más de 20 años en las filias de la entidad, el pasado 26 de diciembre Cordo formalizó su despedida. Próximamente se incorporará a Bankinter como responsable de las islas y es previsible que parte de su actual equipo siga sus pasos. El objetivo del directivo es llevar a Bankinter cerca de la mitad.

Con la salida de Cordo se cierra una etapa. Todos los directores del área patrimonial de Banca March -salvo el de Mallorca, que se retiró por jubilación- han dejado el grupo desde que Juan March de la Lastra fue nombrado presidente en julio de 2015.

Bankinter es una de las entidades que más se ha reforzado con talento procedente de March. Además del último fichaje, incorporó en agosto al equipo de Levante. Pero el grupo que lidera María Dolores Dancausa no es el único que está sacando rédito de las turbulencias internas de su competidor. El banco suizo UBS, el andorrano Andbank, Santander y firmas de asesoramiento independiente como Orienta, Diaphanum y Arcano figuran entre las que han pescado en río revuelto.

Sólo en los dos últimos meses, 16 Sicav de March han comunicado el cambio de entidad. La salida de banqueros le hará perder al banco 50 sociedades

El gigante de la banca suiza fichó a 14 profesionales y fuentes conocedoras aseguran que ya se han llevado cerca de 200 millones. Orienta, que fichó al equipo de San Sebastián de March, ha captado en 11 meses otros 200 millones, de los que el grueso procede de su antigua casa. Diaphanum, que incorporó a los profesionales de March de las oficinas de Vizcaya y Álava, también habría alcanzado una cifra similar. Por su parte, Bankinter, que fichó al equipo de Zaragoza, ya supera ampliamente los 100 millones de euros. La incorporación de los equipos de Levante de March a Bankinter es más reciente por lo que todavía no hay cifras contrastadas.

Aunque la transparencia no es una de las virtudes del sector financiero y menos en el negocio de la banca privada, la evolución de algunos vehículos, cuya información es pública, es elocuente.

País Vasco, Madrid y Aragón son las regiones en las que más dinero está viendo salir la familia mallorquina

Es el caso de las Sicav, las sociedades que utilizan las grandes fortunas para canalizar su patrimonio. Banca March tenía 131 Sicav al cierre de 2017 con un patrimonio bajo gestión de 3.407 millones. El pasado mes de noviembre, el número de sociedades se había reducido a 117, es decir, 14 menos, con un patrimonio de 2.970 millones, 437 millones menos, según datos de Inverco,

Ademas, sólo en los últimos dos meses, 16 sociedades han anunciado, con motivo de la convocatoria de juntas extraordinarias, que cambiarán de entidad gestora. El patrimonio de éstas alcanza los 76 millones de euros. En total, fuentes conocedoras de los movimientos estiman que 50 Sicav saldrán del grupo familiar como consecuencia de la marcha o despido de banqueros con un volumen de 100 millones.   .

También es significativa la pérdida de accionistas de las Sicav de March. Mientras en el conjunto de las sociedades en España el número se ha mantenido plano, las Sicav del banco de origen mallorquín han perdido 3.130 accionistas, pasando de 28.480 en diciembre de 2017 a 25.350 el pasado mes de noviembre.

Fuga de talento, mes a mes

En enero, el equipo que diseña los productos de coinversión de March, con Jon Garaiyurrebaso al frente, se incorporó a Arcano.

Unos días antes, Diaphanum, la firma de inversión independiente que lidera Rafael Gascó, fichó a todo el equipo de March en la delegación de Bilbao, capitaneado por Luis Guzmán e integrado por Diego Corral, Arantxa Mínguez y Florentino Lecanda. También incorporó al que fuera responsable de la oficina de Vitoria, Jon Armentia. Con estos cinco profesionales, ya son 15 los que en el último año han dejado el grupo presidido por Juan March.

También en el arranque de año, Jokin Ubillos, José Ignacio Esnal y Marta Bergareche, procedentes de la sucursal de San Sebastián de Banca March, ficharon por Orienta Capital.

UBS, Bankinter, Orienta, Diaphanum, Andbank y Arcano figuran entre las firmas que están pescando profesionales en el río revuelto de los March

También en el arranque de este año convulso, dejó el banco, con destino al banco Santander, Jordi Planell, responsable de banca patrimonial en Barcelona. Unos meses más tarde, la firma de banca privada de Bank Degroof Petercam fichó a Manuel Van de Walle, de la oficina de la ciudad condal.

En septiembre, Anna Olsina, directora territorial de la Península de la entidad y número dos de la división de banca privada, se incorporó a Andbank.

Paralelamente, Bankinter reforzó su posición en Levante con el grueso del equipo de banqueros privados de March de Valencia. Pepe Saborit, David Jerez, Rafael Alapont, Ignacio López Roselló, Alejandro García Serrano, José Luis Gandía y Javier García del Moral se unieron al proyecto de Bankinter como agentes o banqueros privados.

El movimiento más llamativo fue la docena de banqueros privados de la oficina de Madrid que se sumó al grupo suizo UBS a la vuelta del pasado verano.

Nueva estrategia

Tras la llamativa salida de talento subyace el cambio de estrategia de Banca March, impulsado por Juan March de la Lastra, nombrado presidente a mediados de 2015, tras la salida de su padre Carlos March Delgado, que en abril de ese mismo año anunció su decisión de dejar el cargo.

Juan March hijo depuso al entonces consejero delegado José Nieto de la Cierva -actualmente director de banca corporativa e inversión de Sabadell- y nombró a Rita Rodríguez Arrojo vicepresidenta ejecutiva del banco y miembro del consejo de administración.

El banco ha decidido renunciar a un modelo de negocio mixto basado en el asesoramiento directo a los clientes combinado con una red agencial

En esta nueva etapa con nuevo presidente al frente, la entidad decidió renunciar a un modelo de negocio mixto basado en el asesoramiento directo a los clientes combinado con una red agencial o estructuras de partnership -que había iniciado el anterior equipo directivo- en las áreas de Banca Patrimonial y Banca Corporativa (M&A y Mercado de Capitales) para centrarse en un modelo de asesoramiento arraigado en una relación a largo plazo con los clientes, poniendo en valor la solvencia de la entidad, la independencia y la eliminación de conflictos de interés, explican fuentes de la entidad.

“Este modelo de negocio es coherente con la visión de una relación a largo plazo con nuestros clientes y la sensibilidad al riesgo reputacional que tiene una empresa familiar como es Banca March”, añaden. “Y ha implicado, en los dos últimos años, una reorganización de los equipos y un relevo de los responsables en las áreas citadas, con salidas y entradas de profesionales, que se han saldado con un aumento neto de plantilla tanto en el área corporativa como en la patrimonial”, aseguran.

Subrayan que el incremento neto de plantilla en 2018 ha sido de 117 personas en Banca March. “Los resultados obtenidos en los dos últimos años avalan los cambios organizativos, ya que el resultado de la activad bancaria se ha multiplicado por tres veces desde 2016”, celebran fuentes de la entidad.

logo
El annus horribilis de los March: los ricos retiran de su banco cientos de millones