Economía

España incumplirá las reglas de déficit y deuda de la UE en 2024

El Gobierno prevé que el déficit se sitúe en el 3,3% del PIB y la deuda en el 110,9%, y confía en que Bruselas flexibilice las normas antes

La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, a su llegada a una sesión de control en el Congreso.

Imagen de archivo de Nadia Calviño, vicepresidenta primera del Gobierno Eduardo Parra / Europa Press

La Comisión Europea propuso ayer continuar con la suspensión de las reglas fiscales, en vigor desde 2020, un año más, hasta que termine 2023. Y reactivarlas en 2024. En principio estaba previsto que los países miembros tuviesen que volver a acatar las normas -que les urgen a reducir su déficit por debajo del 3% del PIB y su deuda por debajo del 60%- ya en 2023, después de que con el estallido de la pandemia el Ejecutivo comunitario decidiese flexibilizarlas con el objetivo de que los Estados pudiesen impulsar a sus economías.

Así, y según lo que previsiblemente aprobará el Consejo de Asuntos Económicos y Financieros (Ecofin) este martes, las reglas fiscales volverán a estar en vigor en 2024. Sin embargo, España tiene previsto incumplirlas al menos hasta 2024, en el caso del déficit, y hasta 2025 en el de la deuda, siendo este el último año al que llegan sus cálculos, tal y como el Gobierno recoge en su el cuadro macroeconómico, que actualizó a finales de abril (y se puede consultar aquí).

El Ejecutivo confía en que Bruselas cambie estas normas e instaure otras, diferentes, antes de que lleguen a reactivarse, pero solo es un deseo: la Comisión no ha hecho ninguna referencia a esta posibilidad en el documento que publicó este lunes, el paquete de primavera del Semestre Europeo. «La Comisión considera que se cumplen las condiciones para mantener la cláusula de escape del Pacto de Estabilidad y Crecimiento en 2023 y para desactivarla en 2024», constata.

«La incertidumbre y los riesgos a los que se enfrentan las perspectivas económicas en el contexto de la guerra de Ucrania, de precios energéticos sin precedentes y de problemas continuados en las cadenas de suministro garantizan la extensión de la cláusula general de escape durante 2023″, explica el Ejecutivo comunitario. La Comisión apunta que esta decisión dará el espacio suficiente a nivel fiscal para que los países reaccionen rápidamente cuando lo necesiten, y que también permitirá una transición suave de un contexto de apoyo a la economía por la pandemia a uno nuevo en el que hay que centrarse en la prudencia fiscal para garantizar la sostenibilidad a medio plazo.

Déficit

Fuente: cuadro macroeconómico del Gobierno, actualizado en abril de 2022. Ministerio de Hacienda y Función Pública.

Deuda

Bruselas despacha rápidamente el asunto de las reglas fiscales, y sobre si existe la posibilidad de modificarlas, solo incluye una frase: «La Comisión orientará sobre posibles cambios en el marco regulatorio económico tras las vacaciones de verano y a tiempo para 2023», zanja en su comunicado.

Por ahora las previsiones del Gobierno son claras: este año el déficit se situará dos puntos por encima de lo permitido por Bruselas -un 3% del PIB-, en el 5% del PIB. En 2023, lo superará en 9 décimas, ya que estima que se situará en el 3,9%. Será así pese a que estaba previsto que ese año se recuperasen las normas fiscales. Y todavía en 2024 superará lo que establece el Pacto de Estabilidad en 3 décimas, ya que estima que quedará en el 3,3% del PIB. Según el cuadro del Gobierno, 2025 sería el primer año en que España cumpliría, situando entonces su déficit en el 2,9% del producto interior bruto.

En el caso de la deuda, España cree que incumplirá los límites durante los próximos cuatro años, y no prevé rebajarla por debajo de lo permitido ni siquiera al final del horizonte fiscal que hoy por hoy contempla. Este año, en 2022, estima que quedará en el 115,2% del PIB; en 2023, en el 112,4%; en 2024, en el 110,9% y en 2025, en el 109,7%. reglas fiscales 60%.

Confía en que las reglas fiscales de flexibilicen antes

España espera que Bruselas revise las reglas fiscales mientras aún están suspendidas. Preguntada al respecto, la vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, aseguró este lunes que la extensión durante un año más de la cláusula de escape «no debería retrasar el necesario trabajo de revisión de las reglas fiscales», para que respondan a las «necesidades y prioridades de la UE».

Calviño expresó que confía en que la Comisión Europea ponga «cuanto antes» una propuesta sobre la mesa y lo haga «con el tiempo suficiente» para tener el debate y el trabajo técnico «para adaptar las reglas fiscales antes de que se eliminen» o se recuperen esas reglas fiscales. La ministra no ha hecho comentarios sobre si España podrá reducir su déficit y su deuda por debajo de los límites que marca Bruselas si en 2024 se retoman estas reglas fiscales, tal y como ahora mismo está previsto.

España opina las reglas fiscales «no responden a las necesidades actuales y futuras de la UE» y que deben revisarse «para adecuarse a las necesidades presentes y futuras de inversión de la UE». En esa línea, el país presentó en abril una propuesta junto a Países Bajos en el Eurogrupo para reformar las reglas fiscales a nivel europeo, abogando por estrategias adaptadas a cada país y buscando que las normas sean «más comprensibles, más fáciles de aplicar y más anticíclicas».

También en sus recomendaciones semestrales de primavera, la Comisión Europea ha pedido específicamente a España ajustes de gasto, insistiendo en que debe ir hacia «una política fiscal prudente» durante 2023, así como «garantizar una reducción de la deuda creíble y gradual». «Nuestra recomendación para España es la misma que para los países muy endeudados. Es decir, limitar el gasto corriente financiado de manera nacional y mantenerlo por debajo del crecimiento potencial del PIB», apuntó en rueda de prensa el vicepresidente económico del Ejecutivo comunitario, Valdis Dombrovskis.

Te puede interesar

Comentar ()