Economía

Christine Lagarde (BCE) ve improbable que se vuelva a la economía de inflación baja

La presidenta del BCE, Christine Lagarde.

“Es improbable un regreso al entorno de baja inflación”, ha asegurado la presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, en un coloquio con sus homólogos al frente del Banco de Inglaterra y de la Reserva Federal de EEUU. Lagarde ha ha reconocido que resulta poco probable que la economía regrese a un entorno de baja inflación como el vivido antes de la pandemia de Covid-19, lo que obligará a los bancos centrales a adaptarse tras una década de «heroica lucha» contra la desinflación.

La banquera central de la zona euro ha reiterado que la institución acometerá en julio una primera subida de los tipos de interés de 25 puntos básicos, a la que seguirá otra en septiembre, cuya intensidad dependerá de la evolución de los datos, empezando por la lectura preliminar de inflación de la eurozona en junio, que se publica este viernes.

«Estamos en una senda de normalización y hemos indicado claramente qué sucederá en julio», ha defendido Lagarde, para quien, a medida que se aclaren los niveles de incertidumbre, el BCE podrá actuar con mayor intensidad.

Por otro lado, Lagarde ha reiterado que espera que los detalles del nuevo instrumento de la entidad para abordar la fragmentación en la zona euro sean dados a conocer en la reunión de julio del Consejo de Gobierno.

Powell confía en subir tipos sin que haya recesión, pero sin garantías

El presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), Jerome Powell, ha asegurado que existen vías para que el organismo endurezca la política monetaria sin sumir al país en una recesión, aunque ha alertado de que no existen garantías de que puedan lograrlo.

En el evento organizado en Sintra (Portugal) por el Banco Central Europeo (BCE), Powell ha indicado que la esperanza de los banqueros centrales de la Fed es que el país cierre el año con crecimiento positivo. Pero ha alertado: «No hay garantías de que podamos lograrlo».

Powell ha explicado que las dinámicas de inflación han sido alteradas de forma profunda por la pandemia. Dado que la política monetaria no puede afectar a los problemas de oferta, el objetivo de la Fed es «moderar el crecimiento» y así lograr un «ajuste necesario» para que el consumo se adapte a la oferta disponible.

En todo caso, el presidente de la Fed ha indicado que existen «vías» para lograr devolver la inflación al 2%, aunque en todo caso estas sendas «se han encogido».

Powell ha reafirmado que la Fed está comprometida a usar todas sus herramientas para rebajar la inflación, y que para lograrlo necesariamente tendrán que rebajar el crecimiento del país. «¿Existe el riesgo de que vayamos demasiado lejos? Sí que existe. Pero el mayor riesgo para la economía sería fallar a la hora de restaurar la estabilidad de precios», ha puntualizado.

Además, el máximo responsable del banco central estadounidense ha alertado de que la pandemia ha supuesto un antes y un después con respecto a lo que ha sido un largo periodo en el que había fuerzas desinflacionistas de forma generalizada en el mundo. La duda que ha expresado Powell es si a corto plazo el mundo podrá volver a ese estado o los países avanzados tendrán que lidiar más a menudo con tasas más elevadas de inflación.

Te puede interesar

Comentar ()