España Renovación del PP de Madrid y Galicia

El PP gallego cierra la 'era Feijóo' y lo libera para hacer tándem con Ayuso en Madrid

El líder 'popular' bifurcará la actuación en el ciclo electoral: Juanma Moreno y él enaltecerán la faceta de la gestión mientras que Ayuso presionará con el peso ideológico

La presidenta del PP de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y el presidente del PP nacional, Alberto Núñez Feij

El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, solventa hoy por completo la transición de poder con los populares de Galicia. Aunque ya renunció a todas sus competencias como líder de la estructura del partido a principios de mayo, y la semana pasada ya transfirió el mando de la Xunta a su vicepresidente primero Alfonso Rueda, es este domingo cuando el dirigente gallego puede dar por completada la hoja de ruta marcada desde el congreso nacional del PP en Sevilla el 2 de abril. Por entonces, ya dijo que no tomaría ninguna decisión de alto nivel hasta que no quedase atado el futuro de la institución que ha presidido durante más de trece años. Y así ha sido. La próxima semana

El trasvase de autoridad a su ‘segundo’, también dentro del PP de Galicia (PPdeG), se produce en un contexto marcado por la igual renovación de la cúpula directiva de la formación en la Comunidad de Madrid con Isabel Díaz Ayuso, dirigente de la autonomía, a la cabeza. El XVII Congreso del PP de Madrid ha servido para cerrar los rescoldos aún existentes con los problemas generados al final de la anterior etapa y marcar un nuevo horizonte de actuación. Madrid quedará bifurcado en dos ejes: por un lado, con la serenidad que le caracteriza, Feijóo defenderá la alternativa de gestión al Gobierno central de Pedro Sánchez, cuya temperatura quedará medida en las próximas elecciones andaluzas. Y Díaz Ayuso, dará rienda suelta al discurso ideológico para contrarrestar la influencia de Vox. De hecho, está previsto que entre finales de verano y octubre celebre un encuentro interno de su dirección para abordar las líneas generales que definirán el discurso de cara al ciclo electoral.

A diferencia que Pablo Casado, Feijóo ha sabido dar con la tecla e idear un contrapeso perfecto en torno al que sentirse cómodo. Sin tener que renunciar a la imagen de hombre moderado que imperó durante su etapa de gestión en Galicia. Incluso dentro del PP lo defienden. Fuentes internas de la organización presentes en el congreso de este viernes y sábado, defendían que la homogeneidad de identidades no permite sumar. «Es buena la pluralidad de voces dentro», detallaban a El Independiente.

El nuevo horizonte de actuación se bifurcará en dos ejes: el valor de la gestión y la pugna cultural

Frente a las aparentes diferencias que parecían querer enquistarse nada más darse a conocer el nuevo equipo del PP en Sevilla, solo con Pedro Rollán como ‘cuota’ madrileña, Feijóo ha querido dejar constancia de su total respeto hacia Díaz Ayuso. Es más, le ha dado libertad: «desde hoy Isabel, tú y tu equipo sois más libres», le dijo el gallego durante su discurso de cierre del decimoséptimo cónclave celebrado en el complejo de Ifema. «Libres para conseguir que el PP de Madrid y Madrid sean más libres», añadió.

Feijóo sabe a la perfección que, en parte, debe su hegemonía de los populares a que Díaz Ayuso no quiso aspirar a más una vez el mandato de Casado tenía fecha de caducidad. Prefirió echarse a un lado y continuar abonando su mayoría en la capital. De ahí, esa enmienda a la totalidad: «el PP abre una nueva etapa brillante. Aquí hay una líder, un equipo y un proyecto».

Los dos ejes populares

Las intervenciones de Feijóo y Díaz Ayuso este sábado han estado marcadas por un antagonista común: el ‘sanchismo’ y el Ejecutivo que lo sustenta. Sin embargo, cada uno ha interpretado la ‘batalla’ a su manera, con su propio método. Feijóo ha hablado de utilidad de los partidos políticos. Unas «herramientas» que sin metas claras, dice, no «sirven a la ciudadanía» y aumentan la desafección.

Feijóo habla de economía, de déficit, de riqueza perdida durante la pandemia y no recuperada después. Habla de «cortinas de humo» y de extensión de la ‘mano’ del PSOE en las instituciones: «en la fiscalía y la abogacía general del Estado, en el CNI o en el CIS». Y, en cambio, aunque la nueva baronesa también hila sus declaraciones con lo económico o el desprestigio institucional con la «erosión» de ámbitos como «la corona», cuestiona al Ejecutivo de manera cultural: feminismo, ecología o la forma de vivir. Todo ofreciendo el mismo antídoto: la libertad. Algo que extiende a todo el ámbito a la izquierda del centro derecha que «compone el PP».

Feijóo ha sabido dar con la tecla para mantener la imagen de moderación

Y, aunque en un principio ambas corrientes están llamadas a convivir, Díaz Ayuso avisa: «el PP tiene que marcar su sello. El centroderecha no puede centrar la gestión a la economía y dejar a la izquierda «colonizar los problemas» y «pervertir las palabras». El tiempo y el año electoral marcarán el futuro de la relación con una premisa en mente: sostenerse en el tiempo y acumulando derrotas no es creer en el proyecto.

Rueda toma el mando

La elección de Rueda como presidente del PPdeG hará que Feijóo intensifique el nivel de decisiones y culmine las tareas que aún tiene por delante: completar el esquema de la organización a nivel de secretarías y portavocías de las tres cámaras de actuación política. Se espera ver que pasa con la secretaria general Cuca Gamarra, el portavoz del Senado Javier Maroto -en principio seguirá- y la portavoz en el Parlamento Europeo Dolors Montserrat.

Asimismo, deberá prepararse para ejercer presencialmente el papel de líder de la oposición frente a Sánchez en el Senado, donde recaerá a finales de semana tras la designación del Parlamento gallego. Previsiblemente, el primer choque dialéctico acontecerá el próximo 7 de junio, antes de la celebración del anual debate del estado de la nación, que lleva sin desarrollarse más de siete años.

Hoy Feijóo interviene junto a Rueda en la segunda jornada de clausura del XVIII Congreso del PP de Galicia. Será a partir de las 12:00 horas. Con Rueda al mando de Gobierno y Xunta, Feijóo se asegura tener todavía mucho que decir en las decisiones más notables. Rueda es su escudero por antonomasia y junto a las baronías de Madrid y Andalucía, componen un importante eje del que partir hacia la carrera electoral a La Moncloa.

Te puede interesar

Comentar ()