España

El Gobierno sacará adelante su polémica Ley Audiovisual con la abstención del PP

Socios de investidura como EH Bildu votarán en contra a la norma porque consideran que perjudica a las productoras independientes

La coordinadora general del PP, Cuca Gamarra, interviene en una sesión plenaria, en el Congreso de los Diputados.

La coordinadora general del PP, Cuca Gamarra, interviene en una sesión plenaria, en el Congreso de los Diputados. EP

El Partido Popular facilitará que la Ley Audiovisual, finalmente, salga adelante con una abstención. Así lo han confirmado fuentes del partido a El Independiente. Esta medida, una de las más polémicas y difíciles de aprobar para el Ejecutivo de coalición fue esencial en el mes de diciembre para poder sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado (PGE) con el apoyo de Esquerra Republicana (ERC). Una demanda troncal para los republicanos y Gabriel Rufián para dar salida a las nuevas cuentas.

El respaldo de los populares llega tras la dificultad del PSOE de encontrar una mayoría suficiente entre los socios de investidura y de su propio Consejo de ministros. El Grupo Socialista ha introducido una enmienda al texto presentado inicialmente en diciembre tras su pacto con ERC; un cambio que, denuncian desde Unidas Podemos y otros partidos de izquierda, perjudica a las productoras de contenido audiovisual independiente mientras beneficia al duopolio de la televisión.

El voto negativo confirmado por socios como EH Bildu, que permitieron aprobar por la mínima el decreto anticrisis elaborado por el Gobierno para paliar los efectos económicos de la guerra en Ucrania, así como -con ayuda de un error en la bancada popular– la reforma laboral, ha obligado, esta vez, a Pedro Sánchez a mirar hacia la derecha; hacia la formación de Cuca Gamarra.

Este miércoles, Unidas Podemos, junto a la izquierda abertzale y ERC, registraron una enmienda para dotar del sentido original de diciembre a la ley. Aún se desconoce la posición de los morados, pero en vistas al acercamiento del Gobierno hacia el PP y su no disponibilidad a revertir la modificación, todo apunta a que, los socios minoritarios, optarán por el ‘no’ o la abstención.

Otros partidos como el PNV o la propia ERC, sin embargo, están satisfechos por las distintas cesiones que han podido conseguir de los socialistas. Entre ellas, el destino de un 3,5 porciento de los ingresos de las televisiones y las grandes plataformas a las producciones nacionales. Y de esa cifra, un 15% al catalán, el euskera o el gallego.

A la ley, pese a todo, aún le queda un largo recorrido. Una vez quede aprobada en el Congreso, será enviada al Senado. Si allí sufre algún cambio, deberá volverse a votar en las Cortes. Esta ley, contaba con el voto negativo de Vox, la CUP, la derecha catalana de Junts y PDeCAT; la abstención de Ciudadanos y de EH Bildu, que ha virado al ‘no’, y aún queda por conocer la posición del resto de partidos.

La decisión del grupo liderado por Gamarra da oxígeno a Sánchez, y ahonda en la dependencia del Gobierno, en la segunda mitad de la legislatura, para sacar adelante cualquier proyecto con cierta independencia. «No es la ley que nosotros queremos, pero hay que cumplir con Europa, porque se trata de la transposición de una directiva que debería haberse realizado antes de septiembre de 2020 y, de hecho, nos han apercibido por no haberlo hecho ya», indican las mismas fuentes populares.

En concreto, la nueva ley audiovisual cuenta con numerosas críticas de las productoras, que ven esta legislación como una «sentencia de muerte». Esta semana, diversos actores, productores y directores de cine publicaban un manifiesto en contra de ella, al que se sumaban, entre otros, Pedro Almodóvar, Antonio Resines o Paco León, Álex de la Iglesia.

Te puede interesar

Comentar ()