España

La Guardia Civil tiene 10.600 plazas de libre designación, el doble que en 2013

Los destinos asignados de manera discrecional en el Cuerpo suponen ya el 13,21% de la plantilla, frente al 4,05% en la Policía

El ministro Grande-Marlaska, flanqueado por María Gámez y el general Santiago Marín, este miércoles.

Grande-Marlaska, flanqueado por María Gámez y el general Santiago Marín, este miércoles. M. INTERIOR

La Dirección General de la Guardia Civil ha reconocido que 10.600 de las plazas que integran su plantilla han sido asignadas por el procedimiento de libre designación, una cifra que duplica la que se registraba cuando en 2013 entró en vigor la orden ministerial que estableció las normas específicas para la clasificación y provisión de destinos en el Cuerpo. Esa instrucción hizo que los puestos ocupados de forma discrecional se redujeran a menos de un tercio.

Lejos de consolidarse esa tendencia, el personal en situación de activo con destino de libre designación ha ido creciendo en los últimos años, según los datos que ha difundido la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC). En 2013 se contabilizaban 5.025, aumentando a 7.091 en 2020 y acercándose en la actualidad a los 11.000, lo que representa más de un 13 % de toda la plantilla (80.248 agentes).

Por empleos, el mayor número de plazas están ocupado por guardias civiles (6.330, el 59,71 % del total). Le siguen los cabos primero (1.225), sargentos (566), tenientes (488), sargentos primero (431), comandantes (346), capitanes (297), tenientes coroneles (210), brigadas (200), cabos (150), subtenientes (131), coroneles (106), cabos mayores (53), suboficiales mayores (31), generales de brigada (22), generales de división (8), teniente general (5) y un alférez.

El real decreto por el que, en 2001, se aprobó el Reglamento de provisión de destinos del personal del Cuerpo de la Guardia Civil estableció que, junto con el concurso de méritos y la provisión por antigüedad, una forma de asignarlos era mediante libre designación. Esa posibilidad de cobertura se reservaba para aquellos puestos cuyo desempeño requiere «condiciones personales de idoneidad, valoradas por la autoridad facultada para concederlos».

En junio de 2013, durante la etapa del popular Jorge Fernández Díaz, Interior consideró necesario fijar unas normas específicas con vistas a la clasificación y provisión de los destinos en la Guardia Civil y dictó una orden ministerial que desplegó sus efectos hasta abril de 2018. Los puestos de libre designación quedaban restringidos a los empleos a partir de cabo mayor (suboficial mayor, tenientes coroneles y coroneles de la escala facultativa superior, y oficiales generales), quedando fuera cabos primero, cabos y guardias civiles.

Los puestos de libre designación en la Guardia Civil suponen el 13,21%, frente al 4,05% de la Policía Nacional

De acuerdo con los datos de la propia Dirección General de la Guardia Civil, antes de que entrara en vigor la citada orden ministerial de 2013 había 17.439 agentes ocupando plazas de libre designación, lo que representaba el 20,45 % de la plantilla existente en ese momento (85.139). El 79,55 % restante (67.706) se había cubierto por antigüedad.

La situación cambió de manera sustancial a partir de que se dictara dicha norma. La distribución de puestos asignados de forma discrecional se redujo a 5.025 (menos del 6 %), cubriéndose el 37,39 % (31.871) por concurso de méritos y el 56,72 % (46.350) por antigüedad. Los destinos de libre designación no han dejado de aumentar en los últimos años: 7.091 en 2020 y 10.600 en la actualidad.

La AUGC ha advertido de que este número de vacantes de libre designación se va a incrementar «todavía más» con la nueva orden que fijará las normas específicas para la clasificación y provisión de destinos -derogará la vigente desde enero de 2021- y que se ha planteado este miércoles en el pleno del Consejo de la Guardia Civil, presidido por el ministro Grande-Marlaska. Todas las asociaciones profesionales representativas se han mostrado en contra a excepción de Jucil e IGC, que se han abstenido.

«Con este nuevo proyecto de orden ministerial se pretende reconvertir aún más las vacantes de méritos en libre designación. Esto sólo favorece el ‘dedazo’ dentro de la Guardia Civil y rompe la normalidad laboral y equidad en la gestión de personal en el Cuerpo en perjuicio de los principios de mérito, capacidad y antigüedad que deben regir en la adjudicación de destino. Demandamos que se evalúe y monitorice este tipo de plazas, cuestión que en la actualidad no se lleva a cabo», declara a este diario el portavoz de la AUGC, Pedro Carmona.

‘Unidades fantasma’

Esta organización asociación profesional subraya que, en la práctica, el número es mayor si se tienen en cuenta tanto las denominadas ‘unidades fantasma’ -sólo el personal adscrito a los grupos Roca, Viogen y Arroba suman 1.448- y las comisiones de servicio, cifradas por la Secretaría de Estado de Seguridad en 752.

En este contexto, la AUGC llama la atención sobre el hecho de que mientras los destinos asignados de manera discrecional en la Guardia Civil suponen el 13,21 %, en la Policía Nacional -con 2.883 plazas ocupadas por el procedimiento de libre designación- la tasa actual es muy inferior: el 4,05 %.

En su informe de evaluación sobre España, el Grupo de Estados contra la Corrupción (GRECO) del Consejo de Europa ya recomendó en 2019 que los cuerpos policiales revisaran sus procesos internos relacionados con la carrera profesional al objeto de establecer un «enfoque más objetivo y transparente». En su opinión, la designación para cubrir puestos de confianza o por necesidades especiales de un servicio debe constituir «una excepción y limitarse a los puestos superiores», cuestión que sigue sin atenderse.

Te puede interesar

Comentar ()