España

Moncloa lo fía todo a que la inflación afloje en septiembre y camufle un otoño difícil

El Gobierno prevé que agosto volverá a ser un mal mes para el incremento de los precios por el turismo y el sector servicios

Pedro Sánchez este martes en el Palacio de la Almudaina tras reunirse con Felipe VI Europa Press

El Gobierno comienza a asumir que los malos datos de empleo de este mes de julio aventuran un escenario económico de enorme dificultad en todos los órdenes. La creación de empleo ha sido hasta ahora el único clavo ardiendo al que se ha aferrado Moncloa para intentar compensar el resto de cifras adversas, desde la revisión a la baja de la previsión de crecimiento para España, a la caída de la de la matriculación de coches y de la actividad industrial, antesala de un periodo de contracción, sin olvidar la escalofriante inflación del 10,8 por ciento.

Y es, curiosamente, a este último dato al que se aferra ahora el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con el convencimiento de que «a partir del mes de septiembre» el IPC empezará a contenerse.

Agosto volverá a ser un mes complicado para los precios por el periodo vacacional y el sector servicios, con unos datos de turismo que han sido buenos este verano y dado cierto respiro a las cuentas. Pero prevé el Gobierno que el consumo se retraiga a partir de septiembre y con ello frene su escalada la inflación a pesar de la crisis energética que se vaticina, además, para este otoño e invierno tras los más que previsibles cortes de suministro de gas de Vladimir Putin.

El Gobierno prevé que agosto volverá a ser un mal mes para el incremento de los precios

Sánchez, que viene insistiendo en que no hay caer en autocomplacencias ni euforias pero tampoco en el «catastrofismo», cree que si la inflación comienza a dar alguna tregua se aliviará la situación de las familias. El jefe del Ejeutivo reiteró el viernes de la semana pasada, durante la presentación en Moncloa del balance del semestre gubernamental, que de no haberse implementado las medidas antiinflacionistas, el alza de los precios hubiera sido del 15 por ciento y no del 10,8.

Moncloa es consciente del peligro que la inflación tiene para el gobierno de coalición con Unidas Podemos. No sólo por el riesgo de un castigo ante las urnas sino también por el de desmovilización del electorado de izquierdas, que ya detectan los sondeos con intención de voto. De hecho, las opciones demoscópicas del popular Alberto Núñez Feijóo siguen si dar signos de agotamiento y aumenta su ventaja respecto a Sánchez.

Tras asegurar el Ejecutivo que los españoles no tendrán problemas de suministro eléctrico durante este invierno y haber conseguido suavizar el recorte del consumo de energía del 15 por ciento que reclamaba en un principio la Comisión Europea, al 7, los socialistas han puesto su maquinaria en marcha para afrontar un calendario electoral poco halagüeño a la vuelta del verano.

Alertas de Nadia Calviño y de Yolanda Díaz

Han sido ya dos las vicepresidentas que han alertado respecto a las dificultades económicas a afrontar a la vuelta del verano. Nadia Calviño dijo este martes que «vienen curvas» y no descartó un escenario de recesión. «Son muchos los factores de incertidumbre que hace que sea particularmente difícil tratar de anticipar lo que vaya suceder», aunque ya habla de frenazo económico.

También Yolanda Díaz destacó, tras los malos datos de empleo de julio, que «la inflación y las consecuencias de la guerra en Ucrania marcan un escenario incierto y complicado. No bajaremos la guardia: apostar por empleos estables y de calidad y por una fiscalidad justa es la mejor fórmula para proteger a la ciudadanía frente a la crisis», escribió en su cuenta de Twitter.

Sin embargo, para el PP lo que hace el Gobierno de coalición es poco menos que un ejercicio de escapismo. El coordinador general popular, Elías Bendodo, acusó ayer a Sánchez de «negar la realidad» tras la subida del paro y subrayó que así comenzó la crisis económica del año 2007-2008. «Un verano en el que se empieza a destruir empleo es la antesala de un otoño e invierno complicados», dijo en «la hora de la 1» de TVE. . «La crisis de 2007-2008 empezó así, con una caída brutal de la creación de empleo en los meses buenos del verano», reiteró.

Te puede interesar

Comentar ()