España

Moncloa calcula que Putin sólo tiene este invierno para chantajear energéticamente a Europa

La Unión será "mas autónoma" a partir de 2023, dicen, aunque el presidente ruso cierre el grifo del gas

El presidente ruso Vladimir Putin EFE

Pasado este invierno, que puede ser duro, muy duro, Putin habrá perdido la baza, al menos energética, con la que intentar chantajear a Europa. Al menos eso es lo que creen en el entorno del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, justo cuando España se ha adelantado respecto a otros países de nuestro entorno a la hora de presentar sus primeras medidas de ahorro energético con la aprobación de un decreto destinado a reducir el consumo eléctrico un 7 por ciento de aquí a finales de año.

El autócrata ruso «sólo tiene este invierno, porque luego seremos más autónomos», dicen en Moncloa en referencia al conjunto de la Unión Europea, que ha tocado a rebato para prepararse ante el más que probable corte de suministro generalizado de gas. De momento, Rusia ya ha dejado en mínimos las exportaciones de gas a Alemania y cerrado el grifo a Eslovenia, a Polonia, a Bulgaria y a Letonia. El resto de la Unión quiere llegar a este invierno preparada para un ataque final energético de Putin, aunque haya otros países que, como Hungría o Turquía, negocian por su cuenta seguir contando con el abastecimiento ruso.

Alemania y Francia reabren el debate de la energía nuclear frente a la cerrazón de España

De cumplirse la previsión del entorno de Pedro Sánchez, Putin se quedaría sin una de sus principales herramientas de presión desde que invadiera Ucrania. Eso no significa que el invierno deje de ser duro para aquellos territorios europeos más dependientes del gas de Moscú, pero Alemania, la más afectada, está comenzando a quemar carbón y abierto el debate sobre la necesidad de alargar la vida útil de sus centrales nucleares, corrigiendo la decisión que tomó al respecto la ex canciller Angela Merkel tras el accidente de la central japonesa de Fukushima en marzo de 2011.

Ese es, en cambio, un asunto en el que el Gobierno se cierra en banda. España «no va a debatir sobre la energía nuclear, no es nuestro modelo», aseveran las fuentes consultadas y eso que hasta los verdes alemanes se lo están pensando y Francia, el país más nuclearizado de Europa, ha anunciado la construcción de nuevos reactores.

Mientras tanto, el PP acusa al Ejecutivo de «perjuicios ideológicos». Los argumentarios populares echan humo denunciando que el Gobierno de coalición no aprovecha «todo el potencial energético que tiene España». ¿Y a qué aluden exactamente? Pues a un plan que pasa por mantener «todas las energías disponibles a su máxima capacidad» aumentando la vida útil de las cinco centrales nucleares operativas en España, que generan, explican, el 20 por ciento de la electricidad que se consume en nuestro país.

El PP acusa al Gobierno de coalición de «prejuicios ideológicos»

En el Ejecutivo replican con el argumento de que esa medida «no arregla ningún problema. Es una chorrada». Y es más, «ni siquiera es la apuesta de las grandes eléctricas», aseguran. Y aún en el caso remotísimo de que el sector socialista se lo llegara a plantear, que no se lo plantea, para los socios de Unidas Podemos se trataría de un sapo, otro, difícil de tragar. Si a esa ecuación se le añade la variable de un escenario preelectoral, todo está dicho al respecto.

En todo caso, alegan en el Gobierno, no haría falta entrar en ese debate garantizado el suministro energético por otras vías, aunque lo de Argelia se haya puesto cuesta arriba tras la decisión unilateral de Pedro Sánchez de cambiar la tradicional política sobre el Sáhara, admitiendo la soberanía marroquí sobre la antigua colonia española.

En definitiva, este invierno es, a decir de Moncloa, la última carta de Putin para intentar arrodillar a un continente, con los efectos que ello puede tener para el discurrir de la invasión de Ucrania, y la intención de la Comisión Europea es ser autónomos a partir de 2023, aunque aún no se sepa a qué coste.

Precisamente, la presidenta de la Comisión, Úrsula Von der Layen, se felicitó este martes de que varios países de la Unión Europea estén aplicando ya planes del «vital» ahorro energético que precisa la UE para garantizar el abastecimiento cuando llegue la estación fría. «El ahorro de energía es vital para la seguridad energética de Europa», declaró en su cuenta de Twitter la presidenta del Ejecutivo comunitario, informa Efe.

Te puede interesar

Comentar ()