Cumbre OTAN Madrid Cumbre OTAN en Madrid

Internacional

Ceuta y Melilla, ¿bajo el paraguas de la OTAN?

Las dos ciudades autónomas no están incluidas formalmente en el Tratado de Washington, pero los expertos dan por hecho que la Alianza respondería ante un ataque

Valla de Melilla

Valla de Melilla. EUROPA PRESS

Con motivo de la Cumbre de la OTAN en Madrid, donde esta semana se discutirá el futuro estratégico de la Alianza para la próxima década, España aprovechará su perfil de anfitrión para reafirmar la importancia de mirar al flanco sur. El Ministerio de Asuntos Exteriores ha remarcado en los últimos días la importancia de «mirar» al sur, en referencia a Ceuta y Melilla, puertas de entrada al Mediterráneo y enclaves estratégicos que más preocupan en nuestro país por los múltiples desafíos que presentan y que pueden salpicar a Europa.

El titular de Exteriores, José Manuel Albares, cita al secretario general de la organización en su insistencia de que cualquier ataque o amenaza a ambas ciudades se saldaría con la respuesta unánime de Occidente. «Jens Stoltenberg ya ha clarificado que cada centímetro de los territorios de los aliados está perfectamente garantizado por la solidaridad de todos los Estados miembros de la OTAN», ha recordado.

Estos territorios se encuentran en una situación ambigua con respecto a la OTAN, que celebrará su próximo encuentro el 29 y 30 de junio. El Tratado de Washington de 1949 no incluye formalmente bajo su paraguas a Ceuta y Melilla, únicas fronteras terrestres españolas y exteriores europeas con el continente africano.

El texto fundacional menciona en su artículo 5 que ante una agresión contra una o varias de las partes, la organización responderá con las «medidas que juzgue necesarias, incluso el empleo de la fuerza armada» para restablecer la seguridad en la zona.

Sin embargo, el apartado siguiente, el número 6, especifica las limitaciones geográficas en las que ha de perpetrarse el ataque para que éste pueda desencadenar la respuesta de la Alianza: contra el territorio de cualquiera de las partes en Europa o en América del Norte, contra los departamentos franceses de Argelia, contra el territorio de Turquía o contra las islas bajo la jurisdicción de cualquiera de las partes en la zona del Atlántico Norte al norte del Trópico de Cáncer.

Esto se traduce en que técnicamente Ceuta y Melilla, de soberanía española, quedarían excluidas al estar situadas al norte de África. Una situación de la que se salvan las Islas Canarias, territorios insulares en geografía africana pero localizadas al norte del Trópico de Cáncer.

El informe ‘La consolidación europea de Ceuta, Melilla y los otros territorios españoles en el norte de África’ del Observatorio de Ceuta y Melilla señala esta especie de ‘vacío legal’ en el Tratado, aunque remarca la posibilidad recogida en el artículo 4 por el cual los integrantes se darán consulta «si la integridad territorial, la independencia política o la seguridad de cualquiera de las partes fuese amenazada«. De ello se desprende que una reunión de la Alianza podría sucederse en caso de que ambos territorios sufriesen una agresión.

En ese caso, el órgano superior se convoca para decidir el tipo de acciones a tomar si se ha atentado sobre la seguridad de alguno de los treinta Estados integrantes. Pero esto no siempre conlleva la activación del artículo 5, ya que la organización actuará de un modo u otro en función del grado y la naturaleza del ataque. Esto se debe a que hoy en día se dan amenazas híbridas como los ciberataques a gran escala o el empleo de misiles balísticos, supuestos modernos que no están recogidos en los pactos.

La OTAN ha actuado en Libia, ¿cómo no va a actuar en Ceuta y Melilla?

Félix arteaga, principal investigador del real instituto elcano

«El Consejo se reúne y evalúa qué hacer, sean Ceuta, Melilla, Washington o Varsovia. La OTAN ha actuado en Libia, ¿cómo no va a actuar en Ceuta y Melilla? Una garantía expresa no significa nada y no es lo mismo un ataque armado de un grupo insurgente yihadista sobre Ceuta y Melilla que un cruce de fronteras poco controlado«, explica Félix Arteaga, principal investigador del Real Instituto Elcano, a El Independiente.

El investigador incide, además, en que la defensa no es obligatoria por el hecho de pertenecer a la Alianza. «Turquía tiene incluido el territorio en la zona este y ha pedido ayuda a prevenir riesgos y no se ha declarado el artículo 5. Hay que desmitificar eso de que porque lo diga un tratado la asistencia es obligatoria«.

Por el contrario, la ayuda a estas ciudades sí que quedan incluidas en el seno de la Unión Europea, ya que el artículo 42.7 de su Tratado registra una cláusula de legítima defensa sobre cualquier territorio bajo soberanía o jurisdicción de los Estados miembros, sin distinguir si éste se encuentra en el continente o no. De hecho, el citado informe propone a corto plazo la creación de un estatuto para ambas como “Ciudades UE de frontera exterior en África” con el fin de preservar el carácter único y de convivencia multicultural en el norte del continente en el marco de los valores del club comunitario.

Todo lo que es de soberanía española debe ser defendido, esté citado explícitamente o no

Carlos echeverría, director del observatorio de ceuta y melilla

En cualquier caso, la cuestión despierta opiniones dispares pero no preocupa al resto de expertos en Relaciones y Internacionales consultados por este medio, para los que la protección de ambas ciudades está más que garantizada. Así lo considera Carlos Echeverría, director del Observatorio de Ceuta y Melilla y profesor de Relaciones Internacionales de la UNED, quien afirma que el papel de España «es central» en la defensa de la integridad territorial.

«Ceuta y Melilla estarán protegidas por la Alianza si España como aliado tiene las ideas claras y voluntad política para exigirlo, todo lo que es de soberanía española debe ser defendido, esté citado explícitamente o no. Pero si no mostramos voluntad clara de defender nuestra integridad territorial nadie lo hará por nosotros«, expresa.

Cuando la OTAN es solidaria con sus miembros, mira si son atacados, no el literal de las coordenadas geográficas

Fernando lópez del pozo, director general de política de defensa

El teniente general Fernando López del Pozo, director general de Política de Defensa, también respalda la idea de que la coalición saldría en defensa de Ceuta y Melilla ante un escenario de amenaza directa. «Cuando [la OTAN] es solidaria con sus miembros, mira si son atacados, no el literal de las coordenadas geográficas», ha afirmado durante el XXXIV Seminario Internacional sobre Seguridad y Defensa organizado por la Asociación de Periodistas Europeos.

En realidad, tanto Echeverría como López del Pozo coinciden en que la cuestión de fondo es el largo período de tiempo que llevaría reformar el Tratado para incluir una mención a estos territorios. Echeverría descarta directamente esta opción una vez se celebre la cumbre. «No van a incluirse en el texto porque exige un procedimiento lento», apostilla.

El reclamo marroquí y otras amenazas

Occidente mira al este, en guerra, mientras en el norte de África los desafíos no paran de crecer. «El sur es más preocupante que Rusia por su volatilidad, complejidad y factores desestabilizadores», incide Echeverría. El crimen organizado, el avance del yihadismo en el Sahel, los flujos migratorios cada vez más tensionados, la carrera armamentística entre Marruecos y Argelia y los intereses geopolíticos de China y Rusia plantean numerosos escenarios en el flanco sur.

Es una ilusión creer que Marruecos va a renunciar a sus reclamaciones ilegítimas o a dejar de amenazarnos

CARLOS ECHEVERRÍA

Pero también y, sobre todo, la reivindicación marroquí sobre Ceuta y Melilla. Ahora que las aguas se han calmado a cuenta del respaldo español al plan de autonomía marroquí con respecto al Sáhara Occidental, el Gobierno asume a cambio que Rabat cesará en su demanda de las dos urbes y las Canarias. Un compromiso que el reino alauita no ha materializado ni hecho público en ningún momento y que los expertos consultados miran con desconfianza y vaticinan nuevas amenazas híbridas o directas hacia España en cualquier momento.

«La amenaza es la reclamación marroquí. Es una ilusión creer que por hacer concesiones a Marruecos este va a renunciar a sus reclamaciones ilegítimas o a dejar de amenazarnos con la gestión de sus múltiples herramientas de presión, incluyendo entre ellas la presión con flujos migratorios irregulares», opina el director del Observatorio de Ceuta y Melilla.

El apoyo al reclamo marroquí sobre el Sáhara parece haber cerrado la herida abierta en mayo del año pasado. Doce mil personas, muchas de ellas menores de edad, entraban en Ceuta en un episodio que resonaba a represalia por la acogida en un hospital de Logroño del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali. La atención médica en suelo español del enemigo número 1 de Marruecos desató un año de crisis diplomática.

Por todo ello, la necesidad de que España se implique a título propio en la defensa de ambas ciudades es algo que deja también patente el informe ‘España ante la OTAN’ del centro académico europeo Europa Ciudadana. Nuestro país, junto a la alianza atlántica, deberá asumir la protección de la frontera sur «al ser los dos únicos territorios europeos, con todo lo que ello implica en relación con el mundo occidental, en suelo africano y con mayor proximidad a una realidad ajena al continente europeo», destaca el estudio.

Te puede interesar

Comentar ()