El conjunto de los partidos políticos recibió en el periodo comprendido entre los años 2007 y 2013 casi 2.000 millones de euros de subvenciones públicas, con un llamativo repunte en 2011, donde alcanzaron su máximo al margen de las ayudas para afrontar los gastos electorales de las generales de ese año, de las locales y autonómicas y de las catalanas. Este es el dato que arroja un estudio de la plataforma “Sesión de control” basado en los informes de fiscalización del Tribunal de Cuentas de los estados contables de los partidos políticos y de sus fundaciones.

El texto ofrece otras cifras muy significativas como la deuda de más de 200 millones de euros que mantienen con  las entidades bancarias, esto es, un 70 por ciento de sus ingresos anuales, o que tan sólo el 10 por ciento de los militantes que afirma tener cada formación política se desgrava las cuotas en su Declaración de la Renta. Asimismo el PSOE es el que declara más ingresos por cuotas de sus militantes -aunque tiene muchos menos que el PP- por donaciones y por otras actividades privadas de los partidos, como puede ser alquileres de locales o amortizaciones de inmuebles.

La deuda de los partidos con las entidades bancarias es de algo más de 200 millones de euros

Entre los años 2007 y 2013 los partidos recibieron 1.911.461.805,81 euros. Sólo en 2011, en pleno epicentro de la crisis, recibieron algo más de 238 millones entre la subvenciones del Estado, de las Cortes Generales, asambleas autonómicas y entidades sociales. A esta cifra hay que sumar las distintas subvenciones electorales, habida cuenta de que se celebraron locales y autonómicas en mayo, generales en noviembre. Por las generales el Estado desembolsó algo más de 18 millones, casi 10 por las autonómicas y cerca de 43 por las locales. En todos los casos PP y PSOE recibieron más de la mitad de las subvenciones habida cuenta de que concentran más de la mitad del voto ciudadano.

Deuda por partido político

Deuda por partido político

El informe de Sesión de Control -iniciativa ciudadana centrada en la formación política-, que critica además la opacidad de las ayudas públicas a las fundaciones vinculadas a partidos, califica de “curioso” que los partidos “declaran diez veces más militantes que lo que refleja Hacienda en la declaración de la Renta”. En todo el periodo analizado, salvo 2013, el PSOE es el que más ingresa por cuotas de sus afiliados. En 2008, 2009 y 2011 por encima de los 18 millones. En 2012 desciende a los 14 millones y en 2013, le supera el PP. No deja de ser llamativo el dato habida cuenta de que los populares declaran 860.000 militantes frente a los  190.000 del PSOE, cuatro veces menos. Pero los ingresos por este concepto apenas suponen el 12 por ciento del total de lo que reciben las formaciones políticas, unos 40 millones cada año.

El PSOE es el que más ingresa por cuotas, por donaciones y por actividades públicas

En cuanto a donaciones privadas declaradas, de nuevo el PSOE aventaja al PP . Las donaciones a Génova se dispararon en 2007 hasta llegar casi a los 5 millones de euros para caer estrepitosamente y de forma progresiva en 2008, 2009 y 2010. Hasta tal punto descienden que Convergencia se pone por delante del PP, mientras que el PSOE se impone, y por mucho, con respecto a sus competidores acariciando los cuatro, cuatro millones y medio de ingresos. También es el que más fondos obtiene por actividades privas como premios de loteria, alquileres de locales o amortización de inmuebles, hasta el punto de que el PSOE “ha recibido más del doble de dinero que el PP por ese concepto”.

En cambio, el PP es el partido que más ha reducido la deuda en el periodo 2011-2013 después de ganar las elecciones generales del 20-N. Los 200 millones de deuda media que tienen las distintas formaciones políticas con las entidades bancarias suponen el 70 por ciento de los ingresos que reciben. La más endeudada es el PSOE y la que más dificultades tiene para hacer frente a sus pagos es Izquierda Unida. En ningún caso se contempla a Podemos pues no existía como partido en el periodo analizado por Sesión de Control.