Jordi Sànchez, presidente de la Asociación Nacional Catalana (ANC) y en prisión preventiva desde este lunes por su responsabilidad en la posible comisión de un delito de sedición, ha pedido esta mañana el cambio de módulo penitenciario después de que un interno le gritara “¡Viva España!”. La prisión no ha accedido a su pretensión al considerar que no estaba en riesgo su seguridad.

Según ha podido confirmar El Independiente en fuentes penitenciarias, el incidente ha tenido lugar en el módulo 1 de la prisión madrileña de Soto del Real (Madrid), cuando un preso lo ha identificado como líder de una de las dos asociaciones soberanistas catalanas y ha lanzado esa proclama. Todo ha quedado en dicha escena.

Las fuentes dijeron que Sànchez inmediatamente se ha dirigido a un funcionario del centro penitenciario solicitando su traslado a otro módulo de la prisión al sentirse molesto por la actitud de este recluso. El funcionario le ha hecho ver “con cariño” que no existían motivos para atender su solicitud, al no estar en peligro su integridad. Por ello, el presidente de la ANC seguirá de momento en el mismo lugar de internamiento.

El funcionario de Soto del Real rechazó la petición del líder de la ANC al no estar en peligro su seguridad

Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, presidente de Ómnium Cultural y también encarcelado por su vinculación con el acoso a la Guardia Civil durante el registro a la Consejería de Economía y Hacienda el pasado 20 de septiembre, ocupan módulos diferentes. El primero se encuentra en el módulo 1 y Cuixart, en el 4.

En su auto, la magistrada de la Audiencia Nacional que investiga el delito de sedición describe el papel esencial ejercido por Sánchez y Cuixart no sólo en las protestas de los días 20 y 21, sino también en la hoja de ruta independentista diseñada por la Generalitat de Cataluña. Los líderes de las dos organizaciones secesionistas llegaron a subirse en el techo de un patrullero de la Guardia Civil para dirigirse a la multitud que se encontraba a las puertas de Economía, incitando a los concentrados a que permanecieran porque la noche iba a ser “larga e intensa”.

“Cobra especial importancia el papel que los dos investigados tuvieron en los hechos objeto del presente procedimiento, participando activamente en la convocatoria de las concentraciones que tuvieron lugar los días 20 y 21 de septiembre, alzándose además como los principales promotores y directores, manteniéndose al frente de las mismas durante todo el día, llevando la iniciativa en una pretendida negociación con los guardias civiles, alentando y dirigiendo la acción de los congregados, incitándoles a permanecer en el lugar e impartiéndoles órdenes de la actuación a realizar en cada momento”, detalla la instructora.

Jordi&Jordi se encuentran en la misma prisión que el primogénito de Pujol, internado en el módulo 8

Lamela detalla que los líderes soberanistas realizaron, a través de ANC y Òmnium, un llamamiento “no a una concentración o manifestación pacíficas, sino para la ‘protección’ de sus gobernantes e instituciones, mediante movilizaciones ciudadanas masivas, frente a los lugares donde se estaban llevando a cabo actuaciones policiales”. “En algunas de ellas -prosigue la resolución- se expresaba incluso que las concentraciones que existían eran ‘para parar a la Guardia Civil’, como expresa, por ejemplo, el mensaje de WhatsApp de Òmnium de fecha 20 de septiembre, enviado sobre las 08.50”.

Aunque en diferentes módulos, Sànchez y Cuixart comparten penal con Jordi Pujol Ferrusola, primogénito del ex president. El juez de la Audiencia Nacional José de la Mata lo envió a prisión preventiva a finales del pasado mes de abril al apreciar riesgo de reiteración delictiva y de que pudiera interferir en la investigación por sus “contactos y relaciones”.

Fuentes de Prisiones consultadas por este periódico dijeron que los líderes de las asociaciones soberanistas podrían compartir espacio con Pujol Ferrusola en caso de inscribirse en los mismos talleres, de participar en idénticas actividades o hipotéticamente en misa.