Las autoridades de Colombia detuvieron hoy al ex jefe de sicarios de Pablo Escobar, Jhon Jairo Velásquez Vásquez, alias Popeye, acusado de los delitos de “concierto para delinquir” y extorsión, informaron fuentes de la Fiscalía.

El alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, confirmó la noticia a través de su cuenta de Twitter y felicitó tanto a la división de la Fiscalía dedicada a la lucha contra el crimen organizado como a la Policía Nacional y a la Policía de esa ciudad.

Si no me puedo expresar, mi fusil hablará por mí”

“Malditos ‘petristas’ (…) los odio. Si no me puedo expresar, mi fusil hablará por mí”, llegó a escribir en Twitter sobre los seguidores del líder izquierdista, segundo en los sondeos sobre intención de voto para la primera vuelta de las elecciones presidenciales previstas para este domingo.

Las autoridades judiciales le han detenido por las denuncias por amenazas pero también por denuncias antiguas de familias de Medellín que sustentan los cargos de concierto para delinquir y extorsión.

Popeye ya purgó 23 años de cárcel por los delitos cometidos en el Cártel de Medellín. Las alarmas volvieron a saltar el pasado mes de diciembre cuando asistió a la fiesta de cumpleaños de un conocido narcotraficante.