Cuando dejó atrás su militancia en el PSOE decidió que no abandonaría la política. Siguió en ella como independiente primero y afiliándose a UPyD en 2014 tras ser elegida eurodiputada. Ahora Maite Pagazaurtundua se convertirá en uno de los rostros con más tirón de la candidatura que ultiman UPyD y Ciudadanos para las elecciones europeas del 26-M. Asegura que su carnet continúa siendo magenta y que el acuerdo entre formaciones para incluirla en la lista de los ‘naranjas’ no supone ningún cambio. Recuerda que UPyD y Cs en realidad llevan tiempo librando las mismas batallas y haciéndolo de manera conjunta en Europa; la fragmentación de España o el freno a los “sectarios que quieren destruir lo que es común”: “Hay momentos en los que debes pensar más en cooperar y sumar que en las siglas”, defiende.

Pagazaurtundua habla claro. No duda en alertar de que en estos momentos en España “hay mucho pequeño inquisidor” que está haciendo irrespirable el clima de “irracionalidad” que considera que ha instalado en nuestro país, “tenemos que superarlo”. No cree que el PSOE sea por ahora una opción para conformar alianzas de gobierno pero que lo será a medio plazo, cuando “se regenere de todo ese tacticismo que le ha llevado a una situación poco recomendable”. Defiende que es tiempo de volver a conformar una “Gran Vía constitucionalista” para recomponer el tablero social y político español. Y hacerlo también para que no se diluya la importancia y relevancia que España debe tener en Europa: “El coste de la no España sería terrible pero el de la no Europa sería estar a la deriva”.

Pregunta.- Su carnet ahora mismo cuál es, ¿el de UPyD o el de Ciudadanos?

Respuesta.- Mi carnet es el de UPyD. He estado esta legislatura trabajando con UPyD muy orgullosa. Lo hemos hecho con rigor y tomándonos el trabajo muy en serio. Lo que sucede es que ahora, ante unas circunstancias especiales, tanto en la defensa de la España democrática como de la Europa democrática, hemos tomado una decisión. Los no nacionalistas hemos tenido que bregar mucho desde 2017 en la defensa de los intereses de España. Las circunstancias no van a cambiar. ERC va a ir con EH Bildu y BNG a las elecciones en un frente para atentar contra la reputación de la España democrática. Los nacionalistas otra cosa no, pero tenaces son en la propagación de las mentiras. Somos conscientes de ello. Por eso el acuerdo ha venido de manera natural y tras trabajar cosas juntos. Se trata de explorar la posibilidad de hacer unas listas conjuntas pero en las que la incorporación no signifique cambiar la naturaleza de cada cual.

P.- Por tanto, afirmar que nos encontramos ante una absorción de UPyD por parte de Ciudadanos, ¿es falso?

R.- No es exacto. De lo que hablamos es de gente que vamos a trabajar dentro de un grupo en el que ya trabajábamos desde hace más de cuatro años y con unas condiciones críticas. Además de tener que defender la España democrática debemos defender la Europa democrática. Se va a producir un asalto por parte de doctrinarios, dogmáticos y sectarios que quieren destruir lo que es común, que es la casa europea que nos da cobijo y sin la cual estaríamos a la intemperie. El coste de la no España sería terrible pero el de la no Europea sería estar a la deriva. En todas estas cuestiones tenemos bastante sintonía. El liberalismo es lo que tiene, seas socioliberal, liberal o demócrata, hay  un mundo de defensa de la democracia que nos une, la defensa de la libertad de conciencia, la ley, el contrato social, la igualdad, etc. Hay gente que va a querer cargarse las instituciones. Es un momento suficientemente crítico como para unir esfuerzos en cosas así.

Hemos tomado esta decisión ante unas circunstancias especiales, tanto en la defensa de España como de la Europa democrática”

P.- ¿Ciudadanos es la única formación que ha tentado a UPyD para una alianza de este tipo? ¿Lo intentaron PP, PSOE…?

R.- No se lo puedo decir, no suelo intervenir en cosas orgánicas. Yo me dedico a las labores parlamentarias.

P.- ¿Le ha llamado Albert Rivera?

R.- No, no he hablado con él.

P.- En su momento en el seno de UPyD hubo voces críticas ante un acercamiento con Ciudadanos. ¿Ahora existe algún cuestionamiento interno?

R.- No. El consejo de dirección aprobó explorar estas conversaciones con un 86% de los votos. Está bien respaldado. Son los tiempos que son. La situación española o europea no está mejor que hace cinco años, hay momentos en los que debes pensar más en cooperar y sumar y no sólo en siglas. Son momentos para unirse los que creemos en lo Constitución y la democracia bien entendida, no en esas irracionalidades o infantilismos que pueden generar muchísimos problemas. No hay más que ver el ‘brexit’, la típica operación política fallida que no trae más que problemas y gasto de energía y dinero.

P.- Los acuerdos entre Ciudadanos y UPyD para Europa, ¿tendrán traslado a los comicios municipales y autonómicos?

R.- Las direcciones están viendo todas las cuestiones. No sé a qué llegarán pero parece que hay buena sintonía para buscar una colaboración respetuosa, trasversal y abierta a otros.

P.- Ante las elecciones del 28-A todo apunta a que la gobernabilidad puede plantearse entre alianzas PP, Cs y Vox o el PSOE y el resto de formaciones, ¿es simplificar demasiado la salida de la España actual?

Se va a producir un asalto de los sectarios, quieren destruir lo que es común. La no España sería terrible pero la no Europa sería ir a al deriva”

R.- El escenario creo que es algo muy coyuntural y embarrado. Hay mucho pequeño inquisidor en este país en este momento. Hay grupos políticos y sociales que considera que quien no lo siga a pies juntillas es tildado de mal ciudadano. Y al contrario. Ese nivel de irracionalidad que se está respirando en la política española, y no sólo en ella, tenemos que superarlo. La política es mucho más que confrontar y enfrentar las cosas que no nos gustan, se debe hacer con respeto al ser humano y a los demás con distintas opiniones. El sectarismo y dogmatismo que tenemos en este momento en algunos casos roza el fundamentalismo. Ante una cuestión tan crítica como la que hemos pasado (Cataluña) y que puede llevarse por delante nuestro país lo que tenemos que establecer es una ‘Gran Vía Constitucional’ con partidos constitucionales.

P.- ¿Qué tipo de formaciones deberían tener cabida en esa vía constitucional?

R.- Formaciones que defiendan lo que es más importante en cada momento, que sean capaces de discutir y cooperar en lo necesario y dejar de hacerlo con aquellos para acumular el poder. No se puede hacer eso con quienes quieren cargarse el régimen constitucional del 78. Eso conlleva ayudarse para generar mayorías estables y saber gobernar, como hacen en otros países. Esa ancha avenida que nos enseñaron nuestros padres y abuelos, que sufrieron tanto, es una enseñanza que no tenemos que desperdiciar.

P.- Usted defiende que acercarse hoy a Pedro Sánchez es poco menos que dispararse al pie…

R.- Sí, en este momento sí. Pero también creo que a medio plazo el PSOE debe poder regenerar todo ese tacticismo que le ha llevado a una situación muy poco recomendable, por decir algo suave y no ofender innecesariamente. Las fuerzas constitucionalistas tienen que trabajar en mínimos cuando sea necesario de modo mucho más cooperativo.

P.- El fenómeno Vox, ¿es una oportunidad, una amenaza o una manifestación sólo temporal de una desafección política? ¿Cómo lo definiría?

R.- Aún es muy nuevo. Categorizar algo que acaba de empezar a caminar… Habrá que ver cómo se adapta. Es una reacción ante un pensamiento políticamente correcto que para una parte de la sociedad resulta incómodo. También a otras cosas que pasan en nuestro país, como no poder estudiar en español o con que el principio de igualdad quede tan subordinado a pactos políticos para satisfacer a los nacionalistas y lograr mayorías parlamentarias. Sus líderes aún deben definir si lo que denuncian en relación con los nacionalistas y los secesionistas en España se lo aplica a aquellos nacionalistas que utilizan las mismas palabras y juego de palabras en relación a la Unión Europea.

Hay mucho pequeño inquisidor en este país. El nivel de irracionalidad que se respira  en la política debemos superarlo”

P.- ¿Cree que el discurso europeísta de Vox se puede equiparar al de Le Pen, Orbán…?

R.- Es algo que nos interesaría mucho saber. Si utilizarán el ‘Madrid no roba’ de los nacionalistas en España para para decir ‘Europa nos roba’. Este tipo de movimientos son los que bloquean muchas cosas importantes que se negocian en Europa. Jugar a bloquear y luego quejarse que no se gestiona bien es un juego sucio. Sería interesante conocer si están con Marie Le Pen, que tiene un modo de entender la identidad y la soberanía muy a lo nacionalista por lo que significa de dogmatismo y exclusión. Le Pen habla de un referéndum para sacar a Francia de la UE, algo muy serio. Por eso es importante conocer qué elige Vox como campo de juego en Europa.

P.- Apela a la necesidad de consolidar una ‘Gran Vía constitucionalistas’ ¿Situaría en ella a Vox?

R.- Por el momento en la parte europea no parece que esté, no ha enseñado cartas de un europeísmo sin complejos. Habrá que ver cuando concreten más. En lo relativo a los problemas de España hay cosas en las que evidentemente han acertado, como en el caso del juicio al proceso catalán, pero en otras no están suficientemente definidos, como cuando hablan de las competencias autonómicas, por ejemplo. Deben concretar más. Hay soluciones que pueden resultar muy llamativas pero se trata de problemas complejos.

P.- El 26 de mayo se celebran las elecciones europeas, pero también las municipales y autonómicas y un mes después de unas generales. ¿No se corre el riesgo de que el mensaje europeísta se diluya aún más y no logre la necesaria movilización?

R.- Son elecciones clave para todo lo nacional. Lo europeo no es política internacional es política interior. Hay muchos problemas que sólo se pueden resolver juntos, con cooperación reforzada, con competencias compartidas, etc. Cuestiones clave como la defensa, la seguridad, las fronteras, la inmigración y el asilo, el blanqueo de capitales, etc. Son cuestiones que hoy el Estado nación es pequeño para abordarlas. Aquí no es cuestión de pruritos, sino de eficacia. En el siglo XXI la gente nos pide resolver los problemas tal y como nos aparecen, no como en el siglo XIX.

A medio plazo el PSOE debe regenerarse de todo ese tacticismo que le ha llevado a una situación poco recomendable”

P.- La imagen que había de España en 2014, cuando accedió al Parlamento europeo, ¿cómo diría que ha evolucionado?

R.- En 2014 aun preguntaban por la crisis económica, el paro, y nos llegaron a mirar con cierta admiración por el modo de salir, de abordar esa circunstancia. Cuando llegaron las mentiras y los grandes montajes propagandísticos respecto a la España democrática frente al golpe de septiembre y octubre de 2017 sí hubo un memento de shock. Hubo noticias internacionales muy intoxicadas, pero reaccionamos.

P.- ¿Con qué idea de Europa y sus instituciones culmina esta legislatura?

R.- Creo que el parlamento es un observatorio internacional extraordinario, que tenemos que abrir bien los ojos, salir del espacio de confort y dejar de pensar que las cosas se arreglan en nuestro país. Los desafíos son transnacionales.

P.- ¿Los acuerdos en materia de lucha contra el terrorismo y apoyo a las víctimas es la que más le han reconfortado?

R.- Desde un punto de vista personal y emocional sí han sido muy importantes, pero han sido muchas cosas; la comisión especial de terrorismo, la comisión de los ‘papeles de Panamá, el Brexit, etc. Me ha preocupado ver que en el siglo XXI  es muy fácil mentir y contaminar si se tiene ganas de mentir. No poder obviar que quienes lo han hecho no van a parar, son muy tenaces.

P.- El pasado día 10, durante el homenaje a su hermano, en el 16ª aniversario de su asesinato a manos de ETA preguntó a Otegi si los fines de la banda justificaron los medios, ¿le ha  contestado?

R.- Para nada. Era muy sencillo, bastaba con decir sí o no. Si no contesta que no es porque probablemente, y a la luz de la política de blanqueo que hacen, es porque considera que lo que hicieron bien hecho está, salvo dos o tres casos. Es terrible. Esto sí que es tóxico para una democracia.