Nuevos episodios de tensión en Barcelona. Lo que parecía una manifestación pacífica ha comenzado a tensarse con decenas de manifestantes tirando pelotas y refrescos a los periodistas que se encontraban en los Jardinets de Gràcia realizando la cobertura informativa de la manifestación convocada para este jueves al grito de «prensa española, manipuladora».

Los periodistas no han tenido más remedio que abandonar el lugar ante la creciente tensión y la imposibilidad de seguir trabajando, decisión que ha sido aplaudida por los radicales. Una periodista de TVE ha denunciado en directo que les han tirado incluso latas de cerveza, y que se encuentran «cercados» por los manifestantes con «escasa presencia policial».

No es el único ataque que ha sufrido la prensa en la jornada de este jueves. Una periodista de Telecinco ha denunciado a través de Twitter que un grupo de ultras de derecha le han roto la cámara cuando intentaba cubrir el primer choque entre radicales ultraconservadores, miembros de la izquierda radical y Mossos d’Esquadra, que ha realizado una breve carga contra los primeros en la plaza de Artós. «No queremos prensa, sólo queremos follaros», ha increpado el agresor a la trabajadora.

La tensión comienza a crecer en las calles de Barcelona en la que sería la cuarta jornada consecutiva de disturbios. Mossos d’Esquadra y Policía Nacional ya han cortado las calles más cercanas a Gràcia, y los radicales han empezado a preparar barricadas y quemar contenedores en el centro de Barcelona.

Unos 13.000 manifestantes se han concentrado este jueves en los Jardinets de Gràcia y en la Plaza del Cinc d’Oros, en una protesta que ha querido emular las Olimpiadas Populares de 1936, «una fiesta deportiva y desobediente». El ambiente, hasta ahora festivo, de la concentración contrasta con los fuertes disturbios que han sembrado el caos en Barcelona en las últimas tres jornadas.

Ataviados algunos con ‘esteladas’ a la espalda, los manifestantes han empezado a jugar con pelotas de varios tamaños, así como con cuerdas para saltar, a la vez que han desplegado redes de vóley, e incluso se ha organizado un pequeño concierto con guitarra, mientras seguía llegando más gente.

Los CDR ya han desconvocado las protestas, al tiempo que hacen un llamamiento al independentismo a «descansar» para prepararse para las huelgas de mañana, si bien aún hay miles de personas movilizadas en el centro de Barcelona.