Agentes de la Policía Nacional han detenido a la propietaria del bar incendiado en el distrito de Carabanchel en la madrugada del pasado martes tras corroborar la investigación que planificó el incendio con una amiga, que falleció a causa de la explosión, para cobrar el seguro.

La explosión que arrasó el bar ‘La oficina 28’, situado en la calle Cuevas de Altamira, se saldó con una mujer de 23 años, Daniela, herida muy grave que finalmente falleció al tener el 90% de su cuerpo quemado. También resultó herido su pareja, Tito, de 19 años, quien está detenido por sospechas de haber provocado la deflagración. De hecho, existen imágenes y un bidón de gasolina que les involucra.

Asimismo, la investigación ha permitido corroborar que la dueña del establecimiento había pedido colaboración a la fallecida para provocar un incendio en el mismo, con el objeto de cobrar una indemnización por parte de la compañía aseguradora, según ha informado a Europa Press la Jefatura Superior de Policía de Madrid.

En concreto, los agentes han podido comprobar esta hipótesis tras analizar los dispositivos móviles de ambas y otras comunicaciones entre ellas, además de recabar el testimonio de allegados y testigos. Finalmente, en la tarde de este jueves se llevó a cabo el arresto de la dueña del local, una mujer de origen colombiano nacida en 1998 y sin antecedentes penales.

Puesta a disposición judicial

La mujer, que está acusada de un delito de homicidio y contra la seguridad colectiva, ya ha sido puesta a disposición judicial. Según las conclusiones policiales, pidió ayuda a la mujer que posteriormente falleció para incendiar el establecimiento y poder así cobrar el seguro.

Para ello, encargó a estos jóvenes que se deshicieran del local. Una versión que apoya el hermano de Daniela, quien asegura que la propietaria pasaba una mala racha y había contado en más de una ocasión que habría que prender fuego al local. Ante ello, la propietaria aseguró que no había tramitado ningún cobro del seguro y ni había aumentado la prima.

La Policía barajaba la hipótesis de la participación de una tercera persona, José Antonio, la expareja de una empleada, como venganza laboral contra la dueña, así como la posibilidad de rencillas entre la fallecida y la propietaria, ambas descartadas.

En cualquier caso, la propietaria del establecimiento aportó a los agentes las cinco denuncias interpuestas contra el exnovio de la empleada por amenazas. Al parecer, habría lanzado piedras al local e incluso llegó a empotrar su coche contra el mismo.

Agresión a un abogado

Paralelamente, agentes de la Policía Nacional también han detenido a un varón como presunto autor de la agresión sufrida por la abogada de una de las partes.

En concreto, la letrada recibió el impacto en la cara de un objeto contundente el pasado miércoles. En este caso, está acusado de un delito de lesiones y de un delito leve de amenazas.

Se trata de un hombre de origen español nacido en 1996 con 47 antecedentes policiales. Su arresto tuvo lugar también en la tarde del jueves y ya se encuentra a disposición judicial.