«Los obreros son los que levantan un país». Esta ha sido una de las dedicatorias que Estopa ha lanzado en Pamplona en la noche del viernes en el arranque de su gira.

El grupo catalán ha soplado velas subido a los escenarios del Navarra Arena de Pamplona, donde ha repasado parte de su discografía. Un repertorio escogido para celebrar los 20 años de carrera musical de David y José, que ha tenido “un poquito de aquí y de allá, una mezcla de todo”, como ha reconocido José Muñoz minutos después de pisar el escenario pamplonés, ante un recinto a rebosar.

Una elección de temas que, más que la presentación de su último trabajo, Fuego, ha supuesto el homenaje a través de una veintena de temas que los catapultaron, disco a disco, a las listas de los más vendidos, según informa Efe.

Entre las elegidas, han destacado El del medio de Los Chichos, Partiendo la pana, Run Run, Fuente de energía o el tema que los llevaría a la fama en el año 1999, La raja de tu falda.

Han recordado también su visita dos años antes, un concierto en “una tarde muy lluviosa”, ha recordado José Muñoz, en el que quedó un tema por cantar en la plaza de toros por las condiciones climatológicas y que hoy han devuelto al público pamplonés: Diablos.

Uno de los temas elegidos con mayor aplauso del público ha sido el dedicado a “los obreros de Pamplona, de A Coruña o de cualquier lugar, porque ellos son los que levantan un país”, Pastillas de freno, que relata su pasado de trabajo en la factoría Seat.

Los de Cornellá han cerrado su visita a la capital navarra solos en el escenario, cargados con sus guitarras: “Esto es Estopa”, ha reconocido José Muñoz, antes de entonar los últimos tema de la noche, Mi primera cana, de su álbum Destrangis, Monstruos y Cacho a cacho.

En total, cerca de dos horas de espectáculo, acompañados del espíritu de la rumba catalana que los hermanos Muñoz han apadrinado como estilo musical desde sus primeros pasos.