El colectivo Comunicadoras 8M ha llamado a “todas” las mujeres a llevar a cabo “una huelga completa, de 24 horas”, el próximo viernes 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora. “Es necesario que se vea que nosotras somos la mitad de la población y, por lo tanto, queremos la mitad del pastel”, ha indicado Maribela Gutiérrez, una de sus portavoces. Este es el llamado.

Con este vídeo coral quieren convocar de manera masiva a la movilización de las profesionales del sector para que dejen bolígrafos, cámaras, grabadoras y micrófonos y que salgan a las calles de Murcia, Barcelona, Sevilla, Málaga, Granada y Madrid. Ciudades donde se leerá su manifiesto ‘Por un Periodismo Digno y Feminista’ que acumula más de 760 adhesiones, para sumarse más tarde a las manifestaciones que recorrerán en casi todas las capitales de provincia españolas por la tarde.

Hay elecciones generales, hay tendencias políticas que no nos van a favorecer en absoluto a las mujeres

“Si el año pasado fue importante y notorio, este año mucho más por lo que todos vemos. Hay elecciones generales, hay tendencias políticas que no nos van a favorecer en absoluto a las mujeres”, ha avisado la portavoz, para después agregar que este año debe ser “doblemente importante” porque la situación de las mujeres puede ir a “mucho peor”.

De las ‘periodistas’ a las ‘comunicadoras’

El 8M del año pasado ha quedado para muchos en el imaginario colectivo como el día en el que gran parte del mundo miró de frente al movimiento feminista. Mujeres de todas las capas sociales, de todas las generaciones y de muchos sectores profesionales hicieron lo suyo para denunciar el machismo que azota a nuestra sociedad y directamente a la mitad de ella.

Así nació el colectivo de Las Periodistas Paramos. Un grupo de periodistas de diferentes medios que se unieron para “defender sus derechos y exigir una prensa en la que las mujeres tengan el peso que se merecen”. Más de 8.000 mujeres periodistas en España firmaron un manifiesto contra el machismo en el sector en el que se habla de la brecha salarial, del techo de cristal, de la precariedad, de la corresponsabilidad y cuidados, del acoso sexual y laboral, de la masculinización de los espacios de opinión y las tertulias , y de la mirada parcial y preocupación por los enfoques.

Con el fin de dar cabida a las voces de mujeres profesionales del sector de la comunicación y no solo a las periodistas, se gestó el colectivo, de ámbito nacional, Comunicadoras 8M que suscribe uno a uno todos los puntos del manifiesto de #lasperiodistasparamos. En esta ocasión, creado por 50 mujeres profesionales del mundo de la comunicación, aglutina a “todo tipo de oficio” que tenga que ver con la comunicación más allá del periodismo.

Llamado a los medios, a los profesionales y al gobierno

Comunicadoras 8M se dirigen a sus tres grandes receptores inmediatos a quienes exigen una serie de medidas que parten de las resoluciones de la Conferencia De Beijing, concretamente al punto 234: “Existe en todas partes la posibilidad de que los medios de comunicación contribuyan en mucha mayor medida al adelanto de la mujer”.

en las noticias sobre violencia machista se ponga “el foco en el agresor, no en la víctima”

Exigen a los medios de comunicación “que incorpore de manera plena en su línea editorial los valores de igualdad, equidad y libertad de las personas”; que en las noticias sobre violencia machista se ponga “el foco en el agresor, no en la víctima”; que se incluya la cifra global de mujeres asesinadas desde que hay registro oficial (año 2003); y que creen “contenidos que luchen contra la mercantilización generalizada de los cuerpos de las mujeres”.

A los y las profesionales de comunicación piden que desmantelen estereotipos y prejuicios, reflejen equidad, paridad en los especialistas consultados, paridad de firmas en los espacios de opinión, utilización de datos desagregados por sexos, para evidenciar los focos que producen una mayor desigualdad, igualdad de preguntas a ellas y a ellos, uso de lenguaje inclusivo, rechazo al lenguaje discriminatorio y racista, y fomentar el protagonismo a asociaciones sociales y voluntariados, reduciendo el periodismo de declaraciones políticas.

un observatorio de noticias machistas dependiente del Ministerio de la Presidencia

Y por último, se dirigen al Gobierno exigiendo “Certificados de igualdad para empresas de comunicación”, delegadas de Igualdad de Género en todos los medios de comunicación, un observatorio de noticias machistas dependiente del Ministerio de la Presidencia, formación universitaria especializada en periodismo feminista y cursos profesionales con enfoque de género para quienes están en activo.

Según el Informe Anual de la Profesión Periodística en España 2017, elaborado por La Asociación de la Prensa de Madrid (APM), los datos del paro registrado en las profesionales mujeres del sector fue del 64%, de las mujeres con contrato temporal el 30%, el 60% de los sueldos de las profesionales mujeres fueron inferiores a 1.500€, y entre el 15 y el 20% de presencia de mujeres en cargos directivos.