Colección Phillips

Cultura

100 años de Phillips Collection, el museo de las dos pandemias que pasó por Madrid

Del 1 al 100 en una historia circular. Como si fuera un déjà vu. Porque así ha escrito el Phillips Collection su trayectoria, como quien dice de oca a oca en el parchís, pero substituyendo la oca por una pandemia. O en este caso dos.

Phillip Colección es el primer museo de arte contemporáneo de Estados Unidos fundado por el coleccionista y crítico de arte, Duncan Philips, en 1921. Phillips inauguró el museo como terapia al duelo por la muerte repentina de su padre -veterano de la guerra civil estadounidense-, y la de su hermano solo un año después, víctima de la mal llamada gripe española en 1918. Su duelo fue recurrir a la calidad restauradora del arte en una paradoja, que no visión de futuro, de lo que ha hecho en muchos casos revivir a la sociedad tras la pandemia del coronavirus, coincidente, con el centenario del museo: «El dolor casi lo abruma. Entonces recurrió a su amor por la pintura en busca de ganas de vivir», explican desde el museo para El Independiente. «Nunca pensamos que la idea del consuelo y bienestar con la que nació la colección iba a tener el impacto que ha tenido con la llegada de la pandemia. Es algo que siempre ha formado parte de nuestro portafolio».

Originalmente llamado Phillips Memorial Art Gallery, Duncan convirtió «el hogar del dolor, en el lugar donde quedarse y reflexionar el color, la línea y la forma», y aunque como coleccionista destacó más bien por desviarse del estándar de un museo que exhibe arte sobre la base de una nacionalidad o geografía compartidas, Duncan fue, en un momento en que el arte no era ampliamente aceptado como estética, el primero en coleccionar y exhibir obras de artistas como Milton Avery, Pierre Bonnard, Georges Braque, Granda Moses o Georgina O’Keeffe, una de las máximas representantes de las corrientes de vanguardia de la primera mitad del siglo XX en Estados Unidos: «Phillips siempre quiso apoyar a los artistas jóvenes, adquiriendo obras en base a sus méritos y no porque pertenecieran a tendencias específicas o fueran reconocidas. Apostó siempre por la idea de la modernidad como un diálogo entre pasado y presente, sin ningún tipo de restricción geográfica, nacional ni histórica».

Lo que en un principio se concibió como «un meso íntimo combinado con un centro de experimentación» a palabras de su fundador, hoy es todo un referente mundial por sus fondos de arte impresionistas, modernos y contemporáneos: «Pese a que la gente no es tan adicta al impresionismo como lo era antes, está intrigada por lo que está pasando en el mundo y por la representación en el arte de ello. A lo largo de nuestra trayectoria, y también tras la pandemia, hemos trabajado mucho sobre la diversidad y la inclusión. Todo lo que hace unos años nos parecía algo lejano de repente ha estado en la puerta de casa», comentan. Y añaden: «La catarsis nacional que ha supuesto la ola de protestas contra el racismo y las turbulencias políticas de Estados Unidos han acercado a la gente hacía un arte reivindicativo e inclusivo. Y también lo ha hecho la pandemia, la segunda en la historia de este museo».

Y es que lo que en marzo de 2020 pensaban -como el resto de los mortales-, iba a ser una situación crítica pero acotada temporalmente a un corto plazo, ha derivado en una cotidianeidad cambiante y completa que ha obligado al Phillips Collection a desarrollar su trabajo en unas condiciones en las que la capacidad de adaptación y reacción, han resultado ser más necesarias que nunca: «Durante la pandemia lanzamos una nueva aplicación, Bloomberg Connects, con la que ofrecimos al público la posibilidad de interactuar con el museo de forma telemática. Podían recorrer el museo virtualmente con una visión de 360º y ver nuestros eventos a través de YouTube. Ahora, con la llegada de la nueva normalidad, y ante la reapertura de los museos, el esfuerzo se concentra en sistematizar y aplicar las medidas necesarias para lograr la seguridad de visitantes y trabajadores».

Woman with Flowers (1972), David Clyde Driskell. Óleo y collage sobre lienzo.

La exposición con la que el Phillips Collection celebra el centario Seeing Differently: The Phillips Collects for a New Century, que explora las complejidades de un mundo en constante cambio a través de cuatro temas; identidad, historia, lugar y sentidos, acoge un total de dos centenares de piezas que van desde pinturas de Matisse, El Greco o Van Gogh, y hasta fotografías de Walker Evans, videos, o los paneles de The Migration Series de Jacob Lawrence.

‘Seeing Differently: The Phillips Collects for a New Century’

Las joyas de la Phillips Collection que pasaron por Madrid

El año en que la Phillips Collection celebraba su 95 aniversario y de forma excepcional, la institución norteamericana, con sede en Washington, preparó una exposición itinerante internacional a partir de sus fondos. La muestra únicamente pudo verse en tres ciudades, y tras su paso por el Palazzo delle Esposizioni de Roma, llegó a Madrid: «Duncan quería crear un Museo del Prado norteamericano para que los artistas pudieran contemplar las grandes obras maestras, y fueron muchos los que encontraron su inspiración en esta colección», aseguraba Susan Behrends Frank, conservadora de la colección y comisaria de la muestra.

Las Obras Maestras de la Phillips Collection en Madrid. Archivo / CaixaFórum

Esta excepcional muestra reunió 60 obras de 44 artistas europeos y americanos, y, distribuida en seis ámbitos y temáticas que se articulaban cronológicamente, reflejaba la evolución de la pintura moderna desde el siglo XIX, hasta entrado el siglo XX. La exposición contó con obras de artistas que revolucionaron la pintura europea como Ingres, Delacroix, Courbet o Manet, en un estrecho diálogo con los grandes maestros impresionistas como Van Gogh, Cézanne, Degas, Monet y Sisley.

Te puede interesar

Comentar ()