Salud

Caso Dentix: la Audiencia Nacional investiga 407 denuncias y un fraude de casi 2 millones

Una mujer pasea enfrente de una clínica Dentix en mayo de 2020.

Una mujer pasea enfrente de una clínica Dentix en mayo de 2020. Eduardo Sanz / Europa Press

La Audiencia Nacional asume una nueva investigación de otra compañía del sector dental. Tras el caso iDental, el alto tribunal investiga por un delito de estafa a Dentix, otro grupo de clínicas de bajo coste y con un modelo basado en publicidad agresiva y financiación a plazos de los tratamientos. Hay más de 300 perjudiciados en el procedimiento.

El grupo que Ángel Lorenzo Muriel fundó en 2001 y quebró en 2020 llegó a tener 337 clínicas en nueve países. Era conocido porque en su publicidad aparecían caras tan conocidas como las de Iker Casillas, Andrés Iniesta, Luis Figo o Xavi Hernández. Se hicieron famosos por promocionar implantes “desde 222 euros” y por ofrecer financiación fácil y rápida, al estilo de iDental.

Anuncio de Dentix con el futbolista Iker Casillas. También anunciaban las clínicas Iniesta, Figo o Xavi.

La compañía creció rápidamente y multiplicó casi por diez su facturación entre 2013 y 2018, pasando de 46 a 440 millones de euros, según datos de la investigación a los que ha tenido acceso El Independiente. Sin embargo, en abril de 2020 la compañía presentó un preconcurso voluntario de acreedores, que se materializó en octubre de ese año. La compañía quebraba dejando en la calle a más de 3.000 trabajadores y miles de clientes con los tratamientos a medias.

La compañía culpó de su quiebra en aquel momento al fondo buitre KKR (que también invirtió en iDental) por supuestamente haber incumplido un compromiso de inversión, como explicaron en un comunicado. Se puso en marcha el concurso de acreedores y desde entonces, 76 de sus clínicas han sido compradas por otro fondo de inversión, Advent, propietario del grupo de clínicas dentales Vitaldent.

Sin embargo y pese a que en el procedimiento del concurso Vitaldent aseguró que se haría cargo de algunas de las clínicas de Dentix, lo cierto es que cientos de denuncias han prosperado y el caso ha llegado a la Audiencia Nacional. Un informe de la Brigada Central de Delicuencia Económica y Fiscal de la Policía Nacional (UDEF) solicitado por el Juzgado que dirige Ismael Moreno recoge hasta 407 denuncias en 29 provincias y una ciudad autónoma. Así como 62 procedimientos judiciales abiertos.

Mapa de denuncias y procedimientos judiciales abiertos contra Dentix

UDEF

Los investigadores han analizado los datos de las denuncias para estimar el coste del fraude sufrido por los pacientes. Calculan que por las 407 denuncias confirmadas se habría producido un perjuicio de 1.844.145 euros, con un coste medio por persona de 4.531 euros defraudados.

El volumen de reclamaciones es probablemente mucho mayor al de denuncias. La asociación de consumidores Facua publicó este año que en 2021 se había producido un récord de quejas, con el mayor número centrado en cuestiones sanitarias. Las quejas del sector las copaban precisamente las reclamaciones contra las clínicas dentales Dentix y las quejas contra aseguradoras.

Algunos de los pacientes afectados por el cierre de esta compañía ya habían sufrido el cierre de iDental, como es el caso de Alexandra Rau, que contó su historia a El Independiente al cerrar las clínicas en 2020. El cierre de iDental dejó a la joven gerundense con un tratamiento a medias y problemas en la boca por mala praxis que tuvieron que ser atendidos en Atención Primaria. Meses después acudió a Dentix, donde le dieron una nueva financiación (que no conseguía en otras clínicas por falta de solvencia) y donde volvió a quedarse con un tratamiento inacabado. Ella aseguraba que ya meses antes del concurso de acreedores la compañía le cancelaba las citas. «Estuvieron seis meses sin revisarme la ortodoncia cuando hay que hacerlo cada mes», afirmaba pocos días después del cierre y con una nueva denuncia que realizar.

Y es que la compañía solicitó el concurso de acreedores en octubre de 2020 pero ya antes del estallido de la pandemia había comenzado a causar incidencias a sus pacientes. Cuando el coronavirus empezaba a circular, a principios de marzo, la compañía dio orden a sus empleados para cancelar todas las citas «excepto urgencias y primeras visitas». Es decir, no atender a los pacientes pero sí captar a nuevos clientes.

Te puede interesar

Comentar ()