El Independiente

Un partido contra Rafa Nadal desde el sofá

Rafa Nadal jugando con las gafas de realidad virtual.

Rafa Nadal, número uno del mundo en tenis, ha hecho un breve parón en sus vacaciones para jugar contra sí mismo. Tal cual. La flagship de Telefónica en la Gran Vía de Madrid acoge desde este lunes un juego pionero de realidad virtual protagonizado por el jugador mallorquín, al que se podrá enfrentar todo aquél que se acerque a la tienda de la multinacional.

Podremos elegir si queremos hacer frente al mejor jugador del año pasado en tierra batida, en hierba o en cemento, e incluso podremos jugar contra él en la central de su academia de jóvenes promesas en Manacor.

Para ello se ha utilizado la última tecnología en realidad virtual, gracias a las animaciones en 3D y al control por movimiento, lo que ha ayudado a capturar los habituales gestos y mecánicas de Rafa Nadal para reproducirlas después.

Rafa Nadal, en el centro de la imagen, durante el acto de Telefónica en Madrid.

Telefónica se ha servido de los últimos avances en vídeo 360 pero, en vez de hacerlo en mono, han utilizado un vídeo de 360 grados estereoscópico del propio Nadal que se grabó en un chroma de 9×4 metros, lo que servido para darle una mayor sensación de volumen a todos los objetos que se podrán ver en el juego. Para ello se han utilizado miles de imágenes del jugador tomadas durante sus muchos partidos a lo largo de la temporada.

Para jugar habrá, en la propia tienda de Telefónica al inicio de Gran Vía, un equipo completo de Oculus, con las gafas Rift como principales protagonistas. Son la joya de la corona de la compañía que Facebook adquirió en 2014 y en la que han invertido más de 91 millones de dólares, casi 77 millones de euros, que se combinan con los sensores manuales para poder empuñar la raqueta en condiciones.

El juego estará disponible para todo el que se acerque al centro de Madrid hasta el 12 de diciembre. Los que lo deseen podrán visitar, además, una colección de los trofeos del jugador que salen por primera vez de su museo personal en Manacor, junto a la vestimenta o el raquetero con el que ganó el último Roland Garros.

El primero en probar las habilidades del Nadal virtual ha sido el propio Rafa. ¿El resultado? Empate a uno.

Outbrain