Jordi Sánchez sigue siendo el candidato a la investidura de JxCat. Así lo ha afirmado hoy el portavoz de la coalición que lidera Carles Puigdemont, Eduard Pujol, tras la reunión del grupo parlamentario en el hotel Marivaux de Bruselas, presidida por el ex presidente de la Generalitat. Pese a las presiones de ERC y el PDCat para formar ya un gobierno efectivo, Pujol ha insistido en la apuesta por Sánchez y ha asegurado que no se ha planteado la opción de otro candidato.

«Estamos en tiempo y forma para garantizar la investidura de Jordi Sánchez» ha asegurado Pujol, quien ha rechazado las presiones para formar ya un gobierno al frente de la Generalitat. «Esta expresión de Govern ya» ha advertido al día siguiente de que la secretaria general de ERC, Marta Rovira, a hiciera suya, puede servir «para entrar nuevas renuncias por la puerta de detrás».

«La expresión de Govern ya puede servir para entrar nuevas renuncias por la puerta de detrás» avisa Pujol

Frente a esas presiones Pujol ha señalado el costoso acuerdo de gobierno alcanzado en Alemania tras seis meses de negociaciones para reclamar paciencia y ha asegurado que durante la reunión -que se ha prolongado desde el mediodía y seguía durante la rueda de prensa- no se ha planteado ningún candidato alternativo.

En los últimos días han crecido las presiones tanto desde ERC como del PDCat para renunciar a la candidatura de Jordi Sánchez, pendiente de recurso ante el Tribunal Supremo, después de que el juez Pablo Llarena rechazara su excarcelación para asistir al pleno de investidura. Unas presiones derivadas de los tres meses de aplicación del 155 y la creciente desmovilización del electorado independentista, ante el espectáculo de la batalla por el poder entre los dos grandes partidos independentistas.

No habrá elecciones

Pese a la negativa a proponer un candidato alternativo a Sánchez, Carles Puigdemont ha trasladado a los miembros de JxCat reunidos en Bruselas la necesidad de impedir una repetición de las elecciones. Una posibilidad que rechazan tanto ERC como el PDCat, pero que parece más cercana a medida que se afianza el rechazo de la CUP a apoyar el plan de gobierno pactado por los dos grandes partidos independentistas y la negativa del propio Puigdemont y Antoni Comin a renunciar al acta de diputado para garantizar la mayoría simple a favor de la investidura de cualquier candidato independentista.

«Salimos de la reunión con la convicción de que habrá gobierno» ha afirmado rotundo Pujol. Un gobierno «con presencia de JxCat, que representa la centralidad del país; y ese gobierno hará lo que nos pidieron los electores el 21-D, ser un espejo del 1-0».

En este contexto, Pujol ha hecho además una apelación a la CUP para que apoye la propuesta de investidura de JxCat y el programa pactado por este grupo y Esquerra. El portavoz de JxCat ha recordado, en este sentido, que «sin Govern no habrá república» para rechazar los argumentos de los antisistema contra la propuesta de los dos partidos mayoritarios.

«Somos los únicos que podemos garantizar las dos cosas, pero no podemos hacerlo solos» ha señalado el portavoz de JxCat para reclamar más «generosidad» a la CUP. Pujol ha advertido de que nadie entenderá que no se pueda formar gobierno por la abstención de los antisistema cuando «tenemos dos votos que no se pueden expresar pese a que los catalanes les votaron», en referencia a Puigdemont y Comin. Y ha dejado claro que su formación no se plantea la renuncia de Puigdemont al escaño para garantizar una investidura en segunda vuelta.

En otras palabras, ha advertido a la CUP de que si no apoyan la investidura estarán validando la «represión» del Estado que impide a Puigdemont ejercer su voto como diputado del Parlament, al provocar que esa actuación de la Justicia impida la investidura.