El coronavirus comenzó siendo una crisis sanitaria. Pero las fórmulas para frenarla obligaban al cierre de actividades, lo que tuvo un fuerte impacto en la economía. Un parón que se trató de solventar con financiación. Los ICO se convirtieron en un surtidor de liquidez, para hacer frente a dicho parón.

Sin embargo, conforme avanzaba el año, otras fórmulas alternativas de financiación han venido cogiendo fuerza. Tanto que, a pesar de los ICO y otras vías institucionales, han cerrado el año en máximos. Es el caso del crowdfactoring.

Qué es el crowdfactoring

El factoring consiste en el adelanto, por parte de una entidad financiera, de facturas pendientes de cobro. Cualquier pyme emite una factura por un trabajo o producto vendido. Sin embargo, dada la situación actual, esta factura tarda en cobrarse hasta 120 días.

Con el factoring, la entidad financiera adelanta al emisor el montante total de la factura. Menos una pequeña cantidad, en concepto de financiación. De este modo, la empresa no tiene que esperar todo ese tiempo a contar con una liquidez tan necesaria en estos momentos.

El crowdfactoring ofrece exactamente la misma solución. Sin embargo, son muchos pequeños inversores los que realizan este adelanto de dinero, en lugar de una única entidad financiera, por ejemplo un banco. Esta es la función de Emprestamo.com, una iniciativa que salió al mercado en 2018, con un crecimiento que se ha acelerado de forma exponencial en la segunda parte del año.

Las pymes reciben un adelanto de sus facturas para hacer frente a pagos

Perteneciente al Grupo Sego Finance, Emprestamo.com ofrece adelantos en facturas pendientes de cobro, para que las empresas puedan hacer frente a determinados gastos, como por ejemplo compras, nóminas, etc. Estos adelantos se hacen por parte de inversores privados, que ponen a disposición de las pymes su liquidez.

El crowdfactoring no solo es beneficioso para la empresa que necesita la liquidez, ya que perciben el dinero de forma segura y sin computar en CIRBE.

Los inversores privados también disfrutan de unas operaciones con riesgo moderado y que, además, les permiten tener un rendimiento anual. Además, los últimos datos señalan que un 85% de los inversores privados de la plataforma son usuarios habituales de la misma.

Más de 200 operaciones desde marzo

Sergio Valcarcel, CEO de Emprestamo.com reconoce que durante la primera parte del año la financiación de los ICO permitió a las empresas obtener liquidez . Pero esta solución no cubría por sí sola las necesidades financieras de las pymes.

Lo demuestra el exponencial crecimiento de plataformas de crowdfactoring como la propia Emprestamo.com, con un 50% más de operaciones que el año anterior, cerrando el año en máximos. Y con un 0% de morosidad. «Esto es mérito del equipo de valoración de riesgos. Los inversores encuentran una fórmula segura para su dinero, y las empresas están obteniendo la liquidez que necesitan», reconoce el propia Valcarcel

Desde el inicio de esta pandemia se han llevado a cabo más de 200 operaciones de crowdfactoring a través de la plataforma. El total del dinero financiado e invertido en estas operaciones supera los 3.500.000 euros. En muchos casos el dinero se ha destinado al pago de imprevistos debido a la Covid-19, así como al pago de nóminas para mantener el empleo.

Contenido elaborado por: Sego finance