España

Canarias, Extremadura y Andalucía cierran 2021 con el doble de paro que las CCAA del norte

Es una realidad que fractura en dos el país. El norte, el sur. Los últimos datos de paro con los que se ha cerrado el año 2021 han vuelto a agudizar las diferencias. Pese a la mejora evidente que en términos globales revelan los informes oficiales, tras el hundimiento del empleo y la actividad económica que supuso el momento más crítico de la pandemia, el impacto de la mejora es muy desigual para unos y otros españoles. En comunidades autónomas del norte de España la situación es ya notablemente mejor y se acerca al tiempo previo a la llegada del Covid. No así en el sur y las islas. Vascos y navarros sufren al inicio de este 2022 menos de la mitad del desempleo del que padecen en Andalucía, Extremadura o Canarias.

Los datos con los que cierra el año el Instituto Nacional de Estadística muestran que en el País Vasco la tasa de paro se sitúa hoy en el 11%. Un porcentaje que desde el Gobierno vasco incluso se rebaja y que se marca como objetivo para este año lograr un desempleo inferior al 10%. A finales de 2019 se encontraba incluso por debajo, en el 9,6%.

En la vecina Navarra la situación es similar, con un 11,5% de tasa de paro. Otras dos comunidades limítrofes, La Rioja y Cantabria, también ocupan los puestos de cabeza en cuanto a la población en edad de trabajar que no tiene empleo. En ambos casos su tasa es del 11,9%.

La fotografía es radicalmente diferente en el sur del país. La creación de empleo de los últimos meses apenas logra reducir las diferencias. En regiones como Extremadura la tasa de desempleo alcanza al 22,5% de la población activa, casi uno de cada cuatro hombre y mujeres en edad de trabajar no encuentra un puesto de trabajo. En ese furgón de cola figura también Andalucía, con el 22,5% de sus trabajadores en paro.

En Canarias la situación es aún peor. La caída del turismo provocada por la pandemia ha disparado de modo importante el paro. El archipiélago registra el porcentaje más alto de desempleo, un 25,4%, casi cinco puntos más que al cierre de 2019.

Por encima de 2019

El cierre de año que en términos de empleo ha hecho público el INE muestra que la creación de trabajo en España avanza a buen ritmo. En gran medida por la creación de puestos de trabajo en el sector público que representan cerca de uno de cada cuatro puestos creados durante la pandemia. En términos globales el paro se situaría ahora en niveles de 2007, con 3,1 millones de desempleados. Sólo el año pasado se crearon algo más de 782.000 empleos. Pero esas cifras no suponen que la fotografía mejore sustancialmente en términos de tasa de desempleo ni de diferencias territoriales.

En enero de 2020 se detectó el primer caso de Covid en nuestro país. Fue entonces cuando la pandemia comenzó a asomar y el temor a desestabilizar a una sociedad y su economía. En estos dos años la evolución del empleo ha dibujado una caída pronunciada y se comienza a compensar ahora con una recuperación casi igual de acentuada. Sin embargo, de las 17 comunidades autónomas, tan sólo dos, Asturias y Cantabria, han logrado ver reducido su nivel de paro en comparación a diciembre de 2019, a sólo un mes de la llegada de la pandemia.

También entonces Navarra y Euskadi registraban los mejores resultados. En el caso de la Comunidad Foral que preside María Chivite la tasa de desempleo la fijaba el INE en un 8,2%. Hoy es tres puntos superior. En el caso del País Vasco tampoco la recuperación es plena, del 9,6% de finales de 2019, cuando el Ejecutivo de Urkullu dio por alcanzado su objetivo del 10% fijado para toda la legislatura, se ha pasado ahora al 11,5%. En el caso de Extremadira, en cambio, pese a registrar un porcentaje muy elevado al menos se ha logrado situarlo al mismo nivel que hace dos años.

La de la mejora del empleo es una de las tareas más complejas en las que está inmerso el Gobierno. El pacto por la reforma laboral alcanzado con sindicatos y patronal, con el que fundamentalmente se aspira a reducir los niveles de temporalidad y precariedad, sigue enmarañado en la pugna política. Tramitación parlamentaria compleja sin el apoyo de sus socios ni parte de la oposición o decreto ley, esa es la disyuntiva que intenta deshojar el Ejecutivo de Sánchez, empeñado en no alterar el documento consensuado entre empresarios y trabajadores.

La fractura de las pensiones

La otra gran reforma laboral sobre la mesa afecta a las pensiones. La sostenibilidad del sistema de pensiones. Una cuestión en la que también las diferencias territoriales son notables. Los modelos productivos en cada región explican en gran medida las pensiones que de media se perciben en las comunidades más industrializadas respecto a las que el sector primario o el turismo tiene mayor peso.

A diciembre de 2021 las pensiones medias más elevadas también se situaban en Euskadi y Asturias. En el primer caso los datos del INE lo fijan en 1.466 euros de media y en el segundo en los 1.435 euros. Madrid es la comunidad autónoma con los pensionistas mejor remunerados, de media, con 1.392 euros. Muy cerca se sitúan los jubilados navarros, con 1.350 euros.

Muy lejos de esas cifras figuran los pensionistas extremeños y gallegos, los reciben importes más bajos. En el primer caso no llegan ni a los 1.000 euros. En Extremadura la pensión media ronda los 994 euros y en Galilcia, poco más, 1.011 euros. En niveles similares figuran las pensiones medias de Murcia (1.067 euros), Andalucía (1.079 euros) y Canarias (1.108 euros).  

Te puede interesar

Comentar ()