Ni mil aguas de abril conseguirían reemplazar el paisaje de cardos secos que es hoy el embalse de Alarcón. Las cuencas del los ríos Júcar y Segura fían su futuro a los 60 hectómetros cúbicos que se trasvasarán desde la cabecera del Tajo hasta junio, según lo aprobado esta semana por la Comisión de Explotación del Trasvase Tajo-Segura. Las lluvias de los pasados febrero y marzo sólo han conseguido llenar los embalses de las cuencas del norte peninsular, que han tenido que desaguar. Mientras, el sureste ve la lluvia pasar, con sus embalses al 25% (cuenca del Segura) y 31% (cuenca del Júcar). Alarcón se ha desnudado al punto de dejar ver el viejo puente de la antigua N-III, carretera que quedó bajo las aguas del pantano creado en 1957. ¿Qué le pasa a España para que, por más que llueva, su huerta siempre tenga sed?


Te mostramos el enorme contraste entre unos y otros embalses tras las últimas lluvias desde el embalse de Alarcón, punto intermedio de trasvase Tajo-Segura, cuya reapertura se ha decidido esta semana. | Vídeo: M.V.

 

El acueducto Tajo-Segura, que data de 1979, llevaba cerrado desde mayo de 2017 por la sequía. “Lo hemos pasado mal. Han sido once meses de un estrés insufrible y trabajo infructuoso”, al borde de arrancarse árboles y perder cultivos, señala Lucas Jiménez, presidente del Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura (Scrats). Según los datos de la Confederac ión Hidrográfica del Tajo, Entrepeñas y Buendía almacenaban al arranque de semana 467 hectómetros cíbicos, el 18,87% de su capacidad. Con la ley en la mano, a partir de 400 hm3, se puede trasvasar agua. “Estamos satisfechos con que se cumpla la ley”, señala Jiménez.

Habría que clausurar el trasvase para cumplir la Directiva del Agua de la UE, dada la degradación del Tajo”

“Estamos condenados a no tener más de 400 hectómetros cúbicos en la cabecera. Cada vez que los haya, la voluntad es trasvasarlos”, aseguró la semana pasada el vicepresidente de Castilla-La Mancha, José Luis Martínez Guijarro. Es el primer conato de batalla en una eterna guerra política que se reabre con cada compuerta que deja pasar el agua hacia el sur. Claro que, “hay dos realidades jurídicas enfrentadas”, señala a El Independiente el geólogo José María Bodoque desde la UCLM. La Directiva Marco del Agua de la UE “obliga a que las masas de agua del territorio europeo estén en un buen estado”. Y eso es imcompatible con estos trasvases, según este hidrólogo. El tramo medio del Tajo está calificado como “en mal estado ecológico”. Los trasvases, a su juicio, responden a la visión del agua y las necesidades del país de otros siglos.

Embalse de Barros (León), seco

Embalse de Barros (León), seco a finales del 2017 Greenpeace

Desde Ecologistas en Acción, el ingeniero agrónomo Santiago Martín Barajas (@Santi_MBarajas) añade: “trasvasar agua desde un embalse que está al 19% es una barbaridad. Además, con más de 60 años que tiene, seguramente haya una acumulación de lodos en el fondo que haga que su volumen embalsado sea menor”.

Bodoque añada contundentemente: “Habría que cerrar [definitivamente] el trasvase Tajo-Segura y buscar el modo para que se satisfagan las demandas de agua del sector agrícola de la cuenca del Segura”. La mirada se posa, inmediatamente, en las plantas desaladoras, proyecto hidrológico estrella de las legislaturas de Zapatero y que se quedaron a medio camino de ser una realidad. Una alternativa que, por sí sola, no terminan de ver en la huerta.

La huerta de Europa, ¿siempre seca?

Más allá del previsible choque partidista, hay un hecho climatológico: las lluvias del 2017 ha sido un 30% inferiores a la media de las últimas tres décadas. Almería, Murcia y Alicante son las provincias con menos precipitación de la España peninsular. La última, en 2014, se convirtió en el área poblada más seca del planeta. Y, sin embargo, la cuenca del Segura riega la principal zona de huerta del continente. Pero ¿a quién se le ocurre montar una huerta en medio del desierto?

El sureste es una región excepcional para el cultivo. Si sólo fuese importante la lluvia, Reino Unido sería la huerta de Europa.

“Es la cuenca más deficitaria de España y  es endémica la sequía”, reconoce Jiménez en nombre de los regantes, “pero también es una cuenca única en Europa por horas de sol”. A su juicio, además del peso específico de esta región en las exportaciones españolas, no tendría sentido desmantelar la huerta levantina. Según el secretario general de la CRCC y coordinador la cátedra Cátedra Trasvase y Sostenibilidad (UPTC) Mariano Soto (@MarianoSoto1972), “esta es una región con un suelo y temperaturas excepcionales. Si sólo fuese importante el factor precipitación, Reino Unido sería la huerta de Europa”, señala gráficamente el, también, secretario general de la Comunidad de Regantes del Campo de Cartagena.

Porcentaje de superficie de huerta por provincia e índice de aridez

Porcentaje de superficie de cultivo de hortaliza por provincia e índice de aridez Mapama

Greenpeace presentó en agosto un informe según el cual la Región de Murcia “puede ser perfectamente autosuficiente” con el agua subterránea que “oculta” el Plan Hidrológico del Segura, lo que permitiría “desenganchar” a esta cuenca del trasvase Tajo-Segura en tres años. Los ecologistas denuncian “una trama” de intereses de la que se benefician grandes empresas de explotación. El trabajo fue firmado por el hidrogeólogo Francisco Turrión. Y le ha costado un expediente del MAPAMA por ir contra los intereses de la confederación para la que trabaja como funcionario.

“Se ha creado la falsa idea de vivir en un déficit de agua continuo”, señala Turrión, lo que se aprovecha para alimentar proyectos urbanísticos y campos de golf y para “dar más agua a miles de nuevas hectáreas de regadíos intensivos e ilegales a grandes agroindustrias, mientras pequeños agricultores ven sistemáticamente como se les niega el acceso al agua”, tal como apuntó en la presentación del informe.

Modernización del regadío español

La tecnología del regadío español es reconocida a nivel mundial por su eficiencia. El Regadío

Desde Scrats, su presidente reconoce que los cultivos de regadío han aumentado en los últimos años (en España, un 21% desde 2000), “pero siempre dentro del marco legal”.  Además, “se reutiliza el 98% del agua depurada. Es una agricultura muy sostenible porque la necesidad oprime”. Según el INE, ha supuesto una reducción del consumo de agua del regadío del 15,5% entre 1999 y 2015. Es, además –y por eso– un cultivo rentable. Desde la UCLM, Bodoque apunta que “se ha invertido muchísimo en desarrollar la industria agrícola en el sureste español, con técnicas de irrigación muy eficientes como para abandonarla ahora. Pero hay que buscar otras fuentes de agua”.

Jiménez defiende ese aumento de la explotación: “decir que [nuestra huerta] no debe crecer es como decir que los de fuera no se deben bañar en nuestras playas porque ellos carecen de playas”. Ahora bien, no compra el argumento de sustituir el trasvase por acuíferos subterráneos. “Por mi experiencia, ya están sobreexplotados además de ser un mito el que haya un mar debajo de Murcia”, recordando un contrainforme que se enfrentaba con otros datos al presentado por Greenpeace. Ecologistas en Acción tampoco defiende la explotación de acuíferos subterráneos como alternativa.

Trasvase en tiempos de sequía

Soto, que asegura que se han creado muchos “mitos” en torno al trasvase, ve en la regionalización el verdadero problema. “Hay otros trasvases en España, pero no hay conflicto si están en la misma comunidad autónoma”. Aunque su colega en la UCLM también sostiene que, en el caso del Tajo, el área metropolinana de Madrid es igualmente responsable de su agotamiento. “El tramo de Aranjuez a Talavera está en muy mal estado –apunta Bodoque–. No tanto en lo físico-químico, que no es peor al estado de otros, sino en la dinámica fluvial. El caudal se mantiene constante a lo largo del año, pero para que un río esté sano tiene que tener crecidas y estiajes”.

Desde Ecologistas en Acción, añaden que el trasvase aprobado será pan para hoy y hambre (en el Tajo) para hoy y mañana. “No tiene en cuenta el futuro comportamiento de la cuenca. De entrar de nuevo en un periodo de escasas precipitaciones, las cesiones dejarán nuevamente en situación de emergencia a la cabecera del Tajo”. Además de estos 60 hm3, ha de ser desembalsada una cantidad mayor para garantizar el caudal mínimo establecido para el río Tajo a su paso por Aranjuez. “En octubre podemos estar igual que el año pasado”, anticipa Martín Barajas quien no duda que podría haber restricciones al consumo doméstico en grandes ciudades no costeras.

El futuro será un mix que incluya las desaladoras, pero sin prescindir del acueducto”

Los regantes no fían su futuro sólo a los trasvases. Además de un gran pacto estatal por el agua, piden un mix de recursos que combine el acueducto con el agua depurada, la explotación de pozos, y la desalinización de agua marina. Las últimas, eso sí, en menor medida pues “dada su conductividad, es de peor calidad para las plantas” –apunta Soto– además de más cara. Los ecologistas, sin embargo, creen que las desaladoras pueden ser una buena solución, pero puntual. Desalar y bombear agua al interior supone un importante consumo energético, además del impacto de arrojar salmuera de vuelta al mar.

En lo que prácticamente todos los actores están de acuerdo es en que el cambio climático es un escenario real del que España no sale bien parada. Hasta ahora no llovía a gusto de todos. Ahora ha dejado de llover y el disgusto amenaza con reabrir una guerra que a nadie, dicen, le interesa.

España, ¿condenada a tener sed bajo la lluvia?

Riesgo de desertificación en España

Riesgo de desertificación en España Mapama

Los últimos años (2014, 2015 y 2016) en la Península ha llovido un 6% menos de la media. El catedrático de Geología de la UN y expresidente de la Sociedad Española de Climatología, Javier Martín Vide, cree que la sequía actual no es la más grave “pero es destacable porque es la primera en un escenario de cambio climático”. Co-responsable de la plataforma SOS Sequía, distingue entre temperaturas y lluvias: “es innegable que el verano llega antes y se prolonga, en lo térmico”. Tal como contó El Independiente, en cuanto a las lluvias, su equipo en la UB, junto con investigadores de la Universidad de Zaragoza y del Consiglio Nazionale delle Ricerche, se encuentran en pleno estudio del régimen pluviométrico. “Es muy significativo que la primavera ha perdido importancia [en precipitaciones] en pro del otoño”. Algo poco halagüeño –también– para nuestros cultivos de secano, tal como explicó el catedrático para este reportaje publicado en el insólitamente caluroso otoño de 2016:

Las proyecciones, conforme a los modelos que manejan, señalan “con alta certidumbre” que en el futuro la temperatura seguirá aumentando. O lo que es lo mismo: volveremos a decir aquello de “no se recuerda un septiembre tan caluroso”, sin que nuestra memoria flaquee.

La creciente brecha entre el caudal disponible y una demanda al alza explican la vulnerabilidad del suministro, según Ecologistas en Acción. Desde la plataforma SOS Sequía, sus coordinadores, José Luis Gallego y Martín Vide piden a las administraciones que, ante el cambio climático, se abandonen políticas hídricas de otros siglos, se dejen de interconectar cuencas y construir pantanos y se apueste firmemente por la reutilización de las aguas.