Hace unos cinco meses que se truncó la posibilidad de que NH y Barceló conformaran un gigante español de la gestión hotelera. Para la dirección de NH, la propuesta de su rival, que la valoraba en unos 2.480 millones de euros (7,08 euros por acción), no reflejaban de manera adecuada el valor real de la cadena.

Ahora, el futuro de NH parece encaminarse hacia un matrimonio con la firma tailandesa Minor. Tras anunciar este martes un acuerdo con el grupo chino HNA, todo parece indicar que dentro de pocos meses (probablemente en septiembre), Minor pasará a controlar algo más del 38% del capital de NH. Atendiendo a la ley, el nuevo accionista de referencia de NH ya ha anunciado que, llegado el momento, lanzará una opa para hacerse con su control. El precio: 6,4 euros por acción.

El desencanto del mercado ha sido evidente. No en vano, las acciones de NH ya cotizaban por encima de esos niveles, con un precio de cierre este martes de 6,54 euros. Así, la hotelera española registró este miércoles sobre el parqué un retroceso superior al 3%, su mayor recorte en cuatro meses, hasta situarse en los 6,34 euros.

No son pocas las firmas de análisis que califican de baja la oferta planteada por Minor. Para los analistas de Bankinter, la propuesta carece de atractivo, entre otras razones porque no incorpora prima de control. “Una oferta razonable debería incluir una prima de control en el entorno del 10 o el 15%, es decir, aproximadamente entre 7 y 7,4 euros por acción”, apuntan.

En Bankinter consideran que una oferta razonable por NH debería alcanzar los 7 euros por acción

Teniendo en cuenta esto, en Santander se muestran escépticos sobre el posible éxito de la oferta en los términos actuales. Minor pretende hacerse con, al menos, entre un 51 y un 55% del capital de NH, pero los analistas del banco que preside Ana Botín ven difícil que alcance una mayoría de control. “Preveemos que el escenario más probable es que Minor siga adelante con la oferta pero no logre la mayoría de control. En este caso, creemos que no se apresurará a hacer más atractiva la oferta, ya que las sinergias no son tan obvias”, advierte y augura que la firma podría esperar varios años antes de hacer un nuevo movimiento para alcanzar el control de la hotelera española.

Para el grupo tailandés, NH representa una clara oportunidad de expandirse por Europa. Pero la baja capacidad para generar sinergias y su posición financiera -sus niveles de deuda se elevarían de forma preocupante con la adquisición de la hotelera española- hacen difícil que se plantee a corto plazo una mejora de la oferta.

Así, para los inversores de NH sus esperanzas parecen quedar reducidas a la posibilidad de que algún otro operador entre en la batalla por la compañía española con una contraoferta. “Asignamos una probabilidad estimada de aproximadamente el 40% a que surja una oferta mejor”, observan en Bankinter, donde sugieren la posibilidad de que el grupo Hyatt hiciera una propuesta con el apoyo del fondo Lone Star.

Lo cierto es que NH lleva mucho tiempo en el mercado, especialmente desde que HNA decidió salirse de su capital. Pero con la excepción de Barceló, pocos han sido los movimientos evidentes en torno al grupo que dirige Ramón Aragonés. En Santander observan, eso sí, que al proceso de venta de las acciones controladas por el accionista chino se presentaron diversos fondos de capital riesgo y no se descarta que alguno de estos busque una alianza con alguna firma hotelera, “por ejemplo, Barceló”, para pujar por NH.

Los expertos consideran que la oferta de Minor supone un suelo a las acciones y reduce el riesgo de mantenerlas en cartera

Sin embargo, cualquier intento en este sentido se encuentra con un freno evidente: Minor ya tiene garantizado un 38% del capital. “Consideramos que con una participación del 38% asegurada por Minor, parece menos probable que una oferta competitiva sea exitosa”, apuntan en Santander. Y esta visión es compartida por Alantra: “Vemos una baja probabilidad de ofertas competitivas, dada la participación de Minor y el bajo interés de otros actores en la venta de la participación de HNA”.

Con todo esto sobre la mesa, a los inversores de NH se les puede plantear la disyuntiva de si ha llegado el momento de vender. Al fin y al cabo, la hotelera española acumula ya una revalorización próxima al 80% en los últimos dos años y se mueve en torno a sus niveles más elevados en la última década.

Pero aún así, los inversores podrían tener buenas razones para no deshacerse de sus acciones por el momento. Desde Bankinter consideran que “el precio de la futura OPA de 6,4 euros marcará un mínimo de cotización en la práctica (y probablemente también un máximo durante algún tiempo), de manera que podemos confiar razonablemente que ese nivel representa un suelo más o menos fiable. Por tanto, no hay mucho que perder si se retienen las acciones y se espera ante la posibilidad de que surja otra oferta mejorada”.

En la misma línea se manifiestan en BPI, donde, incluso, consideran oportuno mantener las acciones sin necesidad de esperar una contraoferta. No en vano consideran que la desaparición del riesgo de que venta de las acciones de HNA y Oceanwood, unida a las mejoras potenciales que se derivarían de la unión de NH y Minor reforzará el atractivo de una compañía a la que otorgan actualmente un precio objetivo de 7,6 euros, casi un 20% por encima de sus niveles actuales.