NH dice no a Barceló, pero no cierra la puerta del todo. El consejo de administración de NH Hotel Group, reunido hoy de manera extraordinaria, ha rechazado por unanimidad la oferta de fusión planteada por el Grupo Barceló para crear el mayor grupo hotelero español.

NH la rechaza porque considera que la propuesta de fusión porque no considera adecuada la oferta de canje de acciones calculada por su rival. Esto es, cree que o Barceló se queda corto valorando NH o Barceló se pasa valorándose a sí mismo. Y, además, la oferta se planteó en un mero canje de títulos, sin ninguna contraprestación en efectivo para los actuales accionistas de NH, lo que la cadena valora “muy negativamente”.

En cualquier caso, NH se abre a negociar una operación en otros términos. “La desestimación unánime de la presente oferta no condiciona ni impide el análisis de otras futuras oportunidades estratégicas”, aclara la dirección de NH en un comunicado remitido a la CNMV. Otras oportunidades que “serán evaluadas en función del valor real que estén en condiciones de generar al conjunto de accionistas de NH Hotel Group”.

Desde Barceló se ha venido insinuando en las últimas semanas que no contemplaba la opción de subir su oferta. Simón Pedro Barceló, copresidente de Grupo Barceló, defendió los términos de fusión propuestos a NH, asegurando que era la mejor de las ofertas posibles y que no había opción para un “plan b”.

Una valoración de 2.500 millones

La oferta de Barceló contemplaba una fusión en la que la compañía mallorquina controlaría el 60% del capital de la nueva compañía, frente al 40% que mantendrían los actuales accionistas de NH. Barceló proponía una unión mediante una ampliación de capital de NH, valorando de manera preliminar a su rival en 2.480 millones de euros (a razón de 7,08 euros por acción), muy por encima de los 1.751 millones de capitalización bursátil con que contaba NH cuando se conoció la oferta y aún superior al valor de 2.142 millones con que ha cerrado en bolsa hoy.

Sin embargo, NH considera que los “términos de la oferta son inadecuados” y “no reflejan en modo alguno el valor real de NH”. La cadena dirigida por Ramón Aragonés sostiene que la ecuación de canje propuesta por Barceló no refleja la valoración relativa de ambas compañías y tampoco ofrece una prima de control real sobre la valoración de mercado de NH, ni tiene en cuenta el potencial de revalorización de NH si se mantiene independiente, ni tampoco refleja el potencial de crecimiento del beneficio de la cadena ni el valor de los edificios de los hoteles que tiene en propiedad.

En resumen, que NH considera que la oferta de Barceló es demasiado baja para sus aspiraciones de sus accionistas, que además “valoran muy negativamente que la oferta de Grupo Barceló carezca de liquidez” para ellos. Esto es, que no contemple ningún pago en efectivo y sólo pretenda unir los negocios con un canje de acciones.

El grupo chino HNA es el primer accionista de NH Hotel Group, con un 29,5% del capital, pero no cuenta con presencia en el consejo de administración después de ser expulsado por un supuesto conflicto de intereses por la compra de la cadena Carlson-Rezidor. Tras el grupo chino se encuentran como principales accionistas el fondo Oceanwood (12%) y el Grupo Inversor Hesperia (9%).

La fusión de Barceló y NH serviría para crear el mayor grupo hotelero de España, desbancando a Meliá del liderazgo. El nuevo coloso tendría más de 600 hoteles y unas 110.000 habitaciones (232 hoteles y 50.000 habitaciones de Barceló y 389 establecimientos y 60.000 habitaciones de NH) en Europa, Latinoamérica y Estados Unidos, y con una incipiente presencia en Asia. Meliá actualmente cuenta con 375 hoteles que tienen más de 96.000 habitaciones.