El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, ha señalado este jueves que espera que el Comité Federal del PSOE del próximo 1 de octubre dé a Pedro Sánchez un «mandato abierto» para buscar un gobierno de cambio, que cree que el líder del partido debería explorar tras las elecciones gallegas y vascas y sin tener «miedo» a Podemos.

Iceta ha escenificado en un desayuno organizado en Barcelona las discrepancias internas en el PSOE y ha mandado un mensaje público a los barones socialistas, como Guillermo Fernández Vara y Susana Díaz, que han reclamado el paso del partido a la oposición a través de una abstención que facilite la investidura de Mariano Rajoy. «Es muy difícil que un responsable socialista, mirando a los ojos de los electores, justifique una operación de esta naturaleza», ha apuntado el dirigente catalán, seguro de que el voto al PSOE es un voto contra el actual presidente en funciones que difícilmente sobreviviría en el futuro al movimiento de la abstención.

El barón socialista ha urgido a Sánchez para que acelere «a partir del lunes» la formación de «un Gobierno de cambio y progresista» que busque, si es necesario, el apoyo de los independentistas catalanes y vascos si Ciudadanos no acepta entrar en un Ejecutivo del que forme parte Podemos. Para ello, el Comité Ejecutivo del día 1 debería replantearse los límites que impuso sobre Sánchez el pasado mes de diciembre, cuando marcó las líneas que marcarían la posterior negociación fallida de Pedro Sánchez: ni PP ni independentistas.

«Espero que no se cometa el error que se cometió el 28-D, cuando se pusieron tantas líneas rojas que la habitación quedó pintada de rojo y no se veía nada», ha expresado Iceta en referencia a aquella reunión, aunque él mismo ha situado el planteamiento de un referéndum de independencia en Cataluña como una barrera que el PSOE no puede ni debe aceptar, pese a que suponga uno de los ejes principales sobre los que pivotan todas las formaciones que se sumarían a ese hipotético acuerdo.

Aun así, ha considerado que el desencuentro en este punto entre PSOE y Podemos es salvable porque, según él, para el partido que lidera Pablo Iglesias no es una condición irrenunciable: «Su posición no es binaria, de todo o nada, sino que es diferente a la nuestra, pero podemos dialogar y pactar, no debería ser un obstáculo».

Iceta ha incitado a la formación morada a negociar más y exigir menos: «Ponerle condiciones a Pedro es raro, lo que deberían pedirle es que se atreva a hacerlo con sólo 85 diputados, a menos que no estén dispuestos de verdad al cambio», ha manifestado, al tiempo que pedía a PDC y ERC que no «renuncien» al referéndum, pero que sí «lo desvinculen del nombramiento del presidente del Gobierno».

Situación en Cataluña

Sobre el panorama político catalán, el líder del PSC ha asegurado que siempre defenderá los intereses de los ciudadanos y de las instituciones catalanas: «Nosotros alertaremos contra la burda repetición de la consulta del 9-N», ha asegurado Iceta en presencia de un público heterogéneo. Entre los asistentes al acto se encontraba la presidenta del Parlament, Carme Forcadell; los convergentes Jordi Turull, Carles Campuzano y Meritxell Borràs; la secretaria de Estudios y Programas del PSOE, Meritxell Batet; los representantes de Catalunya Sí Que Es Pot Lluis Rabell y Joan Coscubiela; o el popular Enric Millo.