Tras atacar a las «hienas» que «mordieron» a la ex alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, tras dejar la militancia, el portavoz del Partido Popular en el Congreso, Rafael Hernando, ha vuelto a denunciar la persecución de algunos medios a la senadora fallecida el pasado miércoles, criticando que «hicieron del acoso un espectáculo. No es noticia que una persona suba la persiana de su casa o que vaya a la peluquería», ha lamentado. Esta persecución, ha dicho, no se la desea a nadie y se alegra de que no sucediera lo mismo con Chaves y Griñán.

En una entrevista en Los desayunos de TVE, Hernando ha vuelto a insistir, como ya lo hizo esta semana, en que la salida de Barberá se decidió para «protegerla»: «Nosotros hablamos con ella y decidimos que lo mejor era que se diera de baja para que la dejaran vivir y no la acosaran», aunque ha señalado que «a lo mejor nos equivocamos con ella y debíamos haberla amparado». Pero esta no fue la única razón que valoró el PP. El portavoz popular ha reconocido que también hubo intereses electorales en la salida de la ex alcaldesa de Valencia, ya que el partido podía verse perjudicado en las elecciones gallegas y vascas porque «se la utilizaba para atacar a Feijóo y a Alonso». “Claro que hay intereses electorales», ha sentenciado.

El portavoz del PP ha querido restar importancia a la postura de los vicesecretarios del partido, más críticos con las decisiones tomadas respecto a Barberá, y ha justificado sus palabras señalando que «a veces uno no está afortunado» en sus declaraciones. Asimismo, ha evitado echar culpas a nadie porque «todos tenemos parte de responsabilidad».

Por otra parte, Hernando también se ha referido, aunque sin nombrarlo, al partido de Pablo Iglesias criticando su ataque “no justificado” a Barberá, aludiendo que la llamaron corrupta habiéndola archivado dos procedimientos cuando ellos «han cobrado dinero de Venezuela e Irán».

Pero el portavoz del Partido Popular también ha hecho autocrítica y ha afirmado que quizá no su partido no ha sido lo suficientemente contundente con la corrupción y «no hemos actuado lo suficientemente rápido». Por ello, cree que hay que trabajar en este asunto, ya que son «los más interesados» en combatir la corrupción porque son «los más perjudicados por ella, junto al PSOE», y ha confirmado la intención del gobierno de dialogar con los grupos para plantear que se acorten los tiempos y ritmos de los procesos judiciales por corrupción y, a su vez, ha manifestado que «a lo mejor hay que darle una vuelta» al pacto con Ciudadanos