Opel lanza dos interesantes modelos en dos segmentos del mercado de gran proyección y en los que tiene un destacable protagonismo; se trata de los nuevos Opel Zafira y Opel Mokka X. Protagonismo que además de conservar quiere acentuar tanto en el segmento de los monovolúmenes compactos de 7 plazas, de la mano del Zafira, como en el de los todo camino o SUV de tamaño compacto con el modelo Mokka X. Con esta ofensiva de producto la marca alemana quiere potenciar su presencia en estos dos sectores en los que ya cuenta con un largo recorrido.

La primera generación del Opel Zafira se lanzó al mercado en 1999. Por aquella época comenzaba el despegue de los monovolúmenes compactos, un sector en el que la mayoría de los fabricantes generalistas buscaban su hueco. Pero Opel no se conformó simplemente con situar en esta incipiente parcela del mercado un producto más. Tenía que aportar algo diferente al resto de sus competidores. Así fue como este primer Zafira copó el título de primer monovolumen compacto para 7 plazas, con las plazas de la tercera fila de asientos escamoteables bajo el piso del maletero.

El nuevo Opel Zafira luce un atractivo frontal inspirado en el del Astra

El nuevo Opel Zafira 2017 que ahora propone la marca constituye un importante rediseño de la tercera generación del modelo (aparecida en 2012 con el nombre de Zafira Tourer) con la pretensión de mantener la hegemonía en su categoría, elevando de paso su ya de por si elevada cuota de participación en el mercado, con un porcentaje superior al 10 por ciento. Luce un nuevo a la par que atractivo frontal inspirado en el del Astra, importantes mejoras en el diseño del salpicadero y modernas tecnologías, sin olvidarse de las características soluciones prácticas que propone en aras a convertir su habitáculo en un auténtico salón rodante. Además la gama contempla motores de gasolina, diésel Y GLP (gases licuados de petróleo).

Aunque el anterior Zafira Tourer tenía una impactante presencia a la que contribuían en gran parte sus originales faros tipo bumerán, ahora, el renovado Zafira adopta un frontal inspirado en el de su hermano, el Astra. Los faros se fusionan con la parrilla, mientras la vistosa barra cromada que acoge el logotipo se integra visualmente en éstos. También estrena luces diurnas en forma de doble ala, la firma luminosa de Opel y un sistema de iluminación adaptativa AFL que utiliza la tecnología LED para todas las funciones. Dispone de 9 funciones-patrones de iluminación distintos para obtener la iluminación más apropiada a cada momento concreto. En el interior los cambios se centran en que la pantalla del sistema multimedia se ha sustituido por una táctil de 7 pulgadas ubicada en la consola central, más abajo que la anterior, consiguiéndose reducir el número de botones e interruptores.

Ofrece dos sistemas multimedia IntelliLink de última generación con pantalla táctil de siete pulgadas, el más completo incluye navegador integrado. Ambos son compatibles con las tecnologías Apple Car Play y Android Auto. Por otro lado, Opel OnStar apuesta por la conectividad personal y el servicio de asistencia personalizado, estando disponible las 24 horas del día con solo apretar un botón. Este innovador dispositivo ofrece, entre otras muchas prestaciones, protección a los ocupantes mediante la respuesta automática en caso de accidente.

Así, por ejemplo, si un airbag se despliega, el sistema se activa automáticamente conectando con los servicios de emergencia. Por añadidura convierte el vehículo en un acceso móvil a internet Wi-Fi 4G LTE, pudiéndose conectar simultáneamente hasta siete dispositivos, desde smartphones a tabletas.

Con una longitud de 4,66 m, el Zafira se oferta en versión de 5 o 7 plazas. En cualquiera de los casos, el protagonista es un amplio habitáculo que brinda mucha versatilidad e ingeniosas soluciones de utilización. Con el vehículo configurado para 5 plazas se disfruta de un gigantesco maletero de 710 l, volumen que se puede incrementar hasta los 1.860 l con la segunda fila de asientos plegada. Si se pide con 7 plazas, el espacio mínimo del maletero se cifra en 152 l, con un máximo de 1.792 l en base al plegado de la segunda y tercera fila de asientos.

El interior del Zafira es un auténtico cajón de agradables sorpresas por las posibilidades que contempla

Pero el interior del Zafira es un auténtico cajón de agradables sorpresas por las posibilidades que contempla. Nada menos que 30 soluciones para guardar distintos objetos por todo el habitáculo y para llevar cargas externas. A destacar la práctica consola central deslizante y modular FlexRail, va colocada sobre dos raíles de aluminio entre los asientos delanteros. Pero para solución ingeniosa, el portabicicletas FlexFix, que no resta espacio y va totalmente oculto. Se extrae del paragolpes trasero como si de un cajón se tratara y puede transportar hasta cuatro bicicletas, soportando un peso total de 80 kg. Este portabicicletas puede inclinarse con toda su carga para permitir la apertura del portón trasero.

La oferta de motores es muy variada. Junto a los tradicionales gasolina y diésel también incluye un modelo de GLP, propulsado por gas licuado del petróleo. En gasolina, el 1.4 T está disponible con dos niveles de potencia 120 CV y 140 CV, respectivamente. De este 1.4 T hay una variante alimentada mediante GLP (140 CV). Por otro lado, en ciclo diésel, el 1.6 CDTi asimismo se desdobla en dos escalones de potencia: 120 CV y 135 CV. Corona lo oferta diésel, para los más exigentes, el 2.0 CDTi (170 CV). Hay disponibles tres niveles de equipamiento: Expression, Selective y Excellence. Los precios de los modelos gasolina oscilan entre 17.950 y 23.350 euros, mientras los diésel se mueven entre 19.300 y 25.790 euros.

Sin límites

Opel inició la comercialización de su todo camino o SUV Mokka en 2012. De inmediato causó una excelente respuesta por parte de una clientela muy ávida de este tipo de vehículos. Ahora la marca alemana renueva por completo este modelo, que pasa a denominarse Mokka X. Con 4,28 m de longitud se sitúa en una interesante posición intermedia. Puede competir tanto con los compactos (por ejemplo, el Peugeot 4008 o el Nissan Qashqai) como con SUV del segmento B, caso del Renault Captur o del Peugeot 2008. Muy acertadamente Opel encuadra su Mokka X en el llamado segmento sub-compacto.

Siguiendo la estela del Zafira, el Mokka X remodela su frontal con respecto a su antecesor para estar en sintonía con el resto de sus hermanos de marca. También muestra un interior mucho más refinado, a base de una consola central que acoge las pantallas táctiles de 7 y 8 pulgadas de los sistemas multimedia de nueva generación.

En condiciones normales de funcionamiento pasa la tracción a las ruedas delanteras para ahorrar combustible

Como buen SUV hay que destacar su sistema adaptativo inteligente de tracción integral. En condiciones normales de funcionamiento pasa la tracción a las ruedas delanteras para ahorrar combustible, pero cuando se detecta la más mínima pérdida de adherencia un embrague multidisco transfiere automáticamente par de forma progresiva a las ruedas del eje trasero. Transferencia o reparto de par que puede llagar hasta un 50:50. Este sistema de tracción 4×4 también puede ir de la mano de un cambio automático de 6 relaciones, combinación que Opel propone para los más exigentes con un nuevo motor en la gama Mokka, el gasolina 1.4 T (152 CV) que debutó en el Astra.

El resto de versiones de gasolina se articulan en torno al propulsor 1.4 T (140 CV) con tracción delantera o integral y cambio manual de 6 velocidades, además de una variante con cambio automático de 6 velocidades y tracción delantera. Asimismo hay disponible un modelo que funciona con gas licuado del petróleo, el 1.4 GLP (140 CV). Para los modelos diésel se reserva el propulsor 1.6 CDTi de 136 CV, que se oferta con tracción delantera (4×2) o 4×4 con cambio manual de 6 relaciones, aunque se ofrece el cambio automático de 6 marchas ligado exclusivamente a la tracción 4×2. Los precios de la gama de gasolina parten de 19.000 euros y de la gama diésel de 20.850 euros.