El entrenador del Manchester City ha vuelto a generar una enorme polémica en las redes sociales. Esta vez, por unas declaraciones en las que confiesa su «vergüenza» por la forma en la que los blancos han tratado a los negros a lo largo de la historia.

Este miércoles, tras el reestreno del Manchester City en la Premier League, el técnico aseguró que «la gente blanca debería pedir perdón por la manera en la que hemos tratado a la gente negra en los últimos 400 años».

 «Me siento avergonzado por lo que le hemos hecho a esta maravillosa gente negra alrededor del mundo”, añadió Guardiola, subiéndose a la ola del movimiento Black Lives Matter. Una corriente de la que no siempre formó parte.

No lo hacía al menos cuando Roberto Carlos sufrió una oleada de ataques racistas en el Camp Nou cuando llegó a España en 1996. El lateral brasileño recibía insultos racistas en cada visita a Barcelona, gritos de mono y pancartas en las que le llamaban ‘macaco’, además de un mecherazo que dejó al futbolista en el suelo.

Cuando Roberto Carlos se quejó y dijo que «en otras ciudades no hemos tenido ese problema, la única ciudad de España en la que he tenido problemas de racismo es Barcelona», Guardiola no sólo no defendió al futbolista del equipo rival sino que le atacó directamente.

«Habla mucho ese señor, habla demasiado. Lleva todo el año hablando en ese sentido. Él no conoce a esta afición y lleva poco aquí como para calificar esas cosas», se limitó a responder el centrocampista del Barcelona. En el Barcelona-Real Madrid posterior, tras el intercambio de declaraciones, los gritos racistas e insultos contra Roberto Carlos se acrecentaron más si cabe.