Tendencias

Cuando 'correr como una niña' se convirtió en la eterna carrera por la (des)igualdad

Cuando 'correr como una niña' se convirtió en la eterna carrera por la (des)igualdad

La pandemia le hizo parar y dejar a un lado su «ajetreada vida». Parar y escribir, y escribir y acordarse de ‘Nita’, la mujer que se hacía pasar por un hombre para jugar al fútbol. O de Katherine Switzer, la primera mujer que corrió una maratón de forma oficial -la de Boston-, sin saber que la suya acabaría siendo la carrera eterna hacia la igualdad de hombres y mujeres con deportivas.

Porque de esa igualdad habla David Guerrero (Madrid, 1980) en su libro Corres como una niña, «un análisis de la discriminación hacia todas las personas no normativas», que propone un viaje por el pasado y el presente de las mujeres y el colectivo LGBTI en el deporte: «Detecté que no había nada parecido escrito y accesible sobre este tema más allá de los estudios académicos. Este libro nace de la necesidad de un ensayo divulgativo que recoja la situación de la mujer y el colectivo LGBTI en el deporte, que es casi nula en los libros de texto. ¿Hasta cuando se prohibió a las mujeres practicar deporte? ¿Por qué no hay categoría masculina olímpica en gimnasia rítmica? ¿Por qué no hay ni un solo futbolista gay visible? ¿Es posible romper la categorización binaria en el deporte? Corres como una niña pretende dar respuesta a estas preguntas y se publica con la intención de llegar a mucha gente y abrir algunas mentes», señala en palabras para El Independiente.

Y es que las reglas del juego en el deporte no son iguales para todos. Las mujeres deportistas suelen tener sueldos más bajos, menos patrocinadores, peores condiciones de contrato y una presencia casi invisible en los medios de comunicación agravada, en gran medida, por el deporte base y más aclamado de nuestra sociedad, el fútbol, el «rey de las desigualdades»: «El deporte más importante, de base y afición, está impregnado de todas las malas prácticas del deporte profesional o de élite. Con el fútbol hemos perdido la visión del deporte como una herramienta de salud o de socialización, para impregnarnos de competitividad. El fútbol ha conseguido que las malas formas del deporte calen en todos los demás. Vemos insultos desde gradas donde chavales juegan, faltas de respeto de los que juegan o arbitran el deporte, camisetas y patrocinios con países en que los derechos de las mujeres son nulos y vulnerados etc. Nos queda mucho por avanzar, hay que dejar de parecerse mucho menos al deporte profesional y mucho más a un deporte inclusivo».

El fútbol está impregnado de todas las malas prácticas del deporte profesional o de élite»

david guerrero

«El Consejo Superior de Deportes (CSD) publica cada año un informe de las licencias del deporte que se practica en nuestro país: tenemos casi 3.000.000 de fichas masculinas frente a 890.000 femeninas. El número total de mujeres que practican cualquier deporte federado es similar al total de hombres que tienen una ficha en fútbol. Las cifras ratifican cómo se han feminizado ciertos deportes: solo hay tres federaciones con más fichas federativas femeninas que masculinas. ¿Adivináis cuáles? Pues sí: Gimnasia y Patinaje, y también Hípica».

Kathy Switzer durante el Boston Mararthon. Imagen cedida por Editorial Dos Bigotes.

Publicado por la editorial Dos Bigotes y con prólogo de la periodista española Paloma del Río, Corres como una niña cuenta con los testimonios de deportistas como Pau Ribes, pionero en natación sincronizada; Alba Palacios, primera futbolista federada en nuestro país; Sara Peláez árbitra de baloncesto y «lesbiana visible», María José Martínez Patiño, experta del COI y exatleta sometida en su día a pruebas de verificación de género o Víctor Gutiérrez, jugador de la selección de waterpolo y «también gay visible».

David Guerrero fue en su día uno de los impulsores de Madrid Titanes, primer club de rugby LGTBI inclusivo en España, pero también es periodista, activista social, formador en igualdad de trato y no discriminación por orientación sexual, presidente de la asociación Deporte y Diversidad, responsable de formación en ADI LGTBI+ y asesor especializado en esta materia para la Federación Española de Atletismo y para la Fundación Pedro Zerolo.