Un estilo de vida saludable es tan bueno para tu cerebro como para el resto de tu cuerpo, y puede minimizar el deterioro cognitivo mientras envejeces, según un nuevo informe de la Asociación Americana del Corazón.

Tanto el corazón como el cerebro necesitan de una buena circulación sanguínea, pero en algunas personas las venas se van estrechando o bloqueando a lo largo de su vida en lo que se denomina aterosclerosis y es la causa de muchos ataques al corazón o trombos. Un riesgo que, según afirma este informe, se puede minimizar con un estilo de vida saludable, una buena dieta o decir adiós al tabaco.

Las recomendaciones para la salud cardiovascular se han mostrado efectivas para cuidar el cerebro

«Las investigaciones que reunimos en el informe demuestran que los factores de riesgo para la aterosclerosis también contribuyen al deterioro cognitivo y al alzheimer. Sin embargo, siguiendo estos siete pasos podemos prevenir ambas cosas», ha dicho el neurólogo vascular Philip Gorelick, uno de los autores del informe.

Las claves que ha establecido la Asociación Americana del Corazón para el cuidado cardiovascular son también, según apuntan los estudios, buenos para cuidar el cerebro:

  1. Controlar la presión arterial
  2. Controlar el colesterol
  3. Mantener niveles normales de azúcar en sangre
  4. Ser físicamente activos
  5. Seguir una dieta saludable
  6. Evitar el sobrepeso y la obesidad
  7. Dejar  de fumar (o no empezar)

Un cerebro sano es aquel que puede prestar atención, recibir y reconocer información a través de los sentidos, aprender y recordar, comunicar, resolver problemas y tomar decisiones, controlar la movilidad y las emociones. Y el deterioro cognitivo puede afectar a cualquiera de estos aspectos.

El informe subraya que cualquiera de los fallos cerebrales o cardiovasculares pueden arrancar en la niñez, por eso hay que cuidarlos desde el principio.Son acciones simples, señala la asociación, que pueden tener efectos muy importantes.