Política

“Tenía unas copitas, me pasé siete pueblos”

logo
“Tenía unas copitas, me pasé siete pueblos”

El presidente de Guadarte, Manuel Muñoz, en las instalaciones de la empresa sevillana. SEVILLAWORLD.COM

Resumen:

El empresario denunciado por la líder de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez, por abalanzarse sobre ella y simular darle un beso en la boca ha calificado este incidente como una “broma desafortunada” por su parte que atribuyó al hecho de haber bebido: “Estaba ebrio. Me he pasado siete pueblos”.

En declaraciones a Elindependiente.com, el presidente de Guadarte, Manuel Muñoz, ha reconocido los hechos aireados por Teresa Rodríguez en su muro de Facebook y ha asegurado sentirse “totalmente avergonzado”. “Posiblemente mi mujer o la suya también habrían reaccionado de la misma manera que ella”, ha reconocido.

Muñoz ha relatado que después del último pleno de la Cámara de Comercio de Sevilla, del que es vocal, los miembros tomaron “unas copitas” en la sede de la institución como es costumbre en vísperas de las fiestas navideñas. El empresario asegura que llevaba dos meses sin probar el alcohol por recomendación de su médico, ya que el próximo 15 de enero se someterá a una intervención quirúrgica. “Se me fueron los cables. Hice eso como me podía haber vestido de payaso y haberme subido a una silla”, ha indicado, visiblemente arrepentido por su conducta y por haber tenido lugar en la sede de la Cámara de Comercio.

La Cámara de Comercio fuerza la dimisión del empresario como miembro del pleno

Manuel Muñoz asegura que quiere esperar a que pasen estos días de fiesta para pedirle perdón a la secretaria general de Podemos en Andalucía, que se ha quejado ante la institución cameral y que ya ha acudido a los tribunales. “Si tengo que ir a Cádiz, iré”, indicó.

En un comunicado difundido este sábado, la Cámara de Comercio ha informado de que el comité ejecutivo requirió al empresario su renuncia irrevocable como vocal del pleno cameral por su actuación “reprobable y de ofensa”, a lo que éste ha accedido. La Cámara reacciona así cuatro días después de que se produjera el incidente y después de que Teresa Rodríguez lo hubiera difundido públicamente.

La institución que preside Francisco Herrero considera que los hechos acaecidos el pasado martes en la sede de este organismo, cuando el empresario se abalanzó sobre la dirigente de Podemos y simuló darle un beso en la boca, son “ofensivos hacia su persona” y “nunca deberían producirse”.

La Cámara señala que el presidente de la institución, Francisco Herrero, mantuvo una conversación telefónica con la dirigente de Podemos en la que le manifestó que “nunca se había producido una situación de ofensa a ningún representante político en la institución cameral”. En la carta de disculpas, Herrero ponía de manifiesto que Manuel Muñoz “recibiría el apercibimiento que merecía su conducta”, lo que se ha consumado forzando su dimisión como miembro del pleno.

“Hice eso como podía haberme vestido de payaso”, dice avergonzado el empresario

Muñoz es un empresario sevillano hecho a sí mismo. Herrero de profesión, cuenta en entrevistas que ha concedido que comenzó a trabajar a los 13 años y que constituyó en 1980 la firma Guadarte después de haber sido despedido de la empresa en la que trabajaba en una crisis económica. Suele contar que el delineante empezó a pintar óleos y él los vendía “en una moto Lambretta de segunda mano”.

Ubicada en un polígono de la localidad sevillana de Alcalá de Guadaíra, Guadarte se dedica a la fabricación y comercialización de muebles, forja, tapicería, mosaicos, cristal y cerámica -con diseños propios- y ha conseguido hacerse un hueco en el sector de la decoración, exportando sus productos a más de medio centenar de países. Esta empresa ha decorado el apartamento de la actriz Jennifer Aniston en el barrio londinense de Chelsea y la casa de futbolistas como Ronaldo. Entre los encargos que más recuerdan en la empresa se encuentra la decoración de la mansión de Victoria Beckham en Saint-Tropez (Francia) -la ex Spice Girl llegó a visitar la fábrica dos veces- y el contrato con los dueños de Ikea para engalanar su palacete de Estocolmo.

logo
Prosegur Cash y la ventaja de partir en cabeza