El déficit del Estado se situó en el mes de agosto en 31.091 millones de euros,  4.313 más que en el mismo periodo de 2015, con lo que alcanza ya el 2,79% del PIB, frente al 2,6%. Este resultado es casi dos décimas superior al déficit registrado en julio (2,6% del PIB) y se aleja peligrosamente del objetivo del 1,8% del PIB fijado para la Administración central en el conjunto del año.

El Ministerio de Hacienda argumenta que este nuevo repunte del saldo negativo del Estado se explica íntegramente por la liquidación del sistema de financiación de 2014 efectuada en julio, que aumenta en 7.611 millones de euros respecto a la realizada hace un año, de forma que excluyendo esta partida el déficit del Estado caería un 12,8% respecto a agosto de 2015.

Sin embargo, las cifras de recaudación tributaria hasta agosto publicadas por la Agencia Tributaria, que sirven de punto de partida para calcular la ejecución presupuestaria del Estado, también muestran un descenso de los ingresos impositivos del 9,2%, detrás de los que se encuentra una caída en el Impuesto de Sociedades del 32%, hasta 5.296,4 millones de euros.

Esta cifra que mejora el descenso de más del 80% experimentado al cierre de julio, pero sigue poniendo en evidencia la importante merma que sufren las arcas del Estado por esta vía.

Por ello, el Consejo de Ministros prevé aprobar el próximo viernes la elevación del tipo mínimo en los pagos fraccionados del Impuesto de Sociedades para recaudar antes de que acabe el año 6.000 millones de euros y tratar así de ‘salvar los muebles’ en lo que se refiere a este tributo.

En paralelo, la recaudación por IRPF descendió un 12,8% hasta agosto, ya que aún no se ha dejado notar con intensidad el final del efecto escalón producido por la rebaja fiscal que empezó aplicarse en julio del pasado año.

Las alegrías vienen del lado de los impuestos indirectos, sin embargo los ingresos del Estado por IVA descendieron hasta agosto un 3,5%, hasta los 20.832,9 millones de euros. Al menos, los impuestos especiales recaudaron un 5% más.

En paralelo, la Seguridad Social registró un déficit de 6.128 millones de euros hasta agosto, el equivalente al 0,55% del PIB, frente al objetivo del 1,1% del PIB. La partida de ingresos por excelencia, la de las cotizaciones sociales, mantiene un incremento del 2,8% respecto al año anterior y alcanza ya el 58,6% de la recaudación prevista para 2016.

El déficit de las administraciones alcanza el 3,09% del PIB hasta julio

El Ministerio de Hacienda también ha ofrecido datos sobre la evolución del déficit consolidado de las administraciones, excluyendo a los ayuntamientos y las ayudas a la banca, hasta el mes de julio. El resultado ha sido un déficit equivalente al 3,09% del PIB, frente al 4,6% comprometido con Bruselas. No obstante, es de esperar que el superávit de los ayuntamientos no sea tan abultado como el pasado año.

Por efecto de la liquidación definitiva del sistema de financiación de las administraciones territoriales correspondiente al 2014, las comunidades autónomas redujeron su déficit en un 90,3% en los siete primeros meses del año, con un resultado negativo de 830 millones, lo que equivale al 0,07% del PIB. El objetivo para estas administraciones es del 0,7% del PIB para este año.

En el caso de la Seguridad Social, el déficit computado asciende hasta julio a 5.863 millones, el equivalente al 0,53% del PIB, con un crecimiento de los ingresos por cotizaciones del 3,2%, que triplica el registrado en el mismo periodo de 2015.