El desempleo descendió en 253.900 personas en el tercer trimestre del año respecto al trimestre anterior, un registro que sitúa la tasa de paro en el 18,91%, por debajo del 20% por primera vez en seis años, según la Encuesta Población Activa (EPA) correspondiente al tercer trimestre que ha publicado el Instituto Nacional de Estadística (INE) .

La noticia le ha servido al ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, para sacar pecho y asegurar que esta reducción es el fruto de unas políticas económicas que “están dando resultado”, según informa Europa Press, todo ello mientras en el Congreso de los Diputados se debate la investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno para los cuatro próximos años.

Sin embargo, no todo son luces en las estadísticas, sino que también hay sombras propias de una economía que se desacelera y que cojea en términos de igualdad.

El paro no baja del 20% para las mujeres

Para empezar, la tasa de paro no ha bajado del 20% de los españoles por igual. Las mujeres siguen arrastrando una ratio de desempleo superior, del 20,66%, mientras que son los hombres los que ya la han visto reducida al 17,39%.

El empleo crece menos que el PIB

Además, aunque el empleo aumentó en 226.500 personas entre julio y septiembre, por encima de la subida experimentada en el mismo periodo de 2015 (182.200), la tasa de avance sigue siendo inferior al ritmo de crecimiento del PIB.

En el último trimestre de medición, la ocupación creció un 2,65%, mientras que el PIB, a falta de conocer el indicador de evolución de la actividad del tercer trimestre, crece por encima del 3%, según indican desde el Gobierno.

El empleo se desacelera

Más aún, la creación de empleo se desacelera, como también lo hace la economía. Hace un año, la tasa de crecimiento del empleo era del 3,11%, mientras que el PIB avanzaba a un ritmo del 3,5%.

Sube la temporalidad

Pero quizás el indicador más llamativo es el de la temporalidad, cuya tasa creció 1,23 centésimas en el tercer trimestre del año, hasta el 26,96%, la cifra más alta desde finales de 2008.
Concretamente, el total de asalariados creció en el tercer trimestre en 216.800 personas, pero aquellos con contrato indefinido descendieron en 29.100 personas, frente al aumento de 245.900 temporales por el efecto de la contratación en los meses de verano.

Mirando un año atrás, el incremento total de la ocupación fue menor en el tercer trimestre de 2015, de 182.200 personas. No obstante, el total de asalariados con contrato indefinido descendió en 18.900 personas, unas 10.200 personas menos que en la última EPA, mientras que los temporales aumentaron en 205.500 personas, unas 40.000 menos.

Los servicios tiran más del empleo

Estas cifras de temporalidad se deben a diversos factores. Es habitual, por ejemplo, que una economía en recuperación genere en unos primeros compases empleo temporal. No obstante, esta modalidad está asociada al sector servicios.

Las cifras indican que en el peso del nuevo empleo en el sector servicios dentro de todo el creado en los doce últimos meses 2016 es del 85,1%, mientras que en la industria es del 2,5%. Atendiendo a los doce meses anteriores al tercer trimestre de 2015, el peso de la nueva contratación en la empresa apenas ha variado, mientras que en el caso de los servicios se ha elevado desde el 64,1% entonces coincidiendo con las cifras récord del turismo.

Esta composición del empleo tiene otras implicaciones. Por ejemplo, el número de ocupados extranjeros aumentó en el tercer trimestre un 3,7% respecto al mismo periodo del año anterior, hasta algo más de dos millones, de los que más de 1,5 millones está empleado en el sector servicios.

Aumenta el número de interinos

Y antes de las luces, la EPA arroja también datos relativos a los trabajadores interinos, que en el último mes han acaparado la atención después de sendas sentencias que reconocen su derecho a tener una indemnización por despido objetivo equiparable a la de los indefinidos.

Los registros del INE muestran un incremento desde los 504.300 en el tercer trimestre de 2015, hasta los 535.900 un año después, de los que 262.600 están empleados en el sector privado (+ 6,7%), y 273.300 (+5,8%) en el público.

Desciende el paro juvenil

Por otro lado, las cifras de la EPA también muestran una evolución positiva en muchos aspectos del mercado laboral. No solo se reduce el paro juvenil, que caen los jóvenes menores de 25 años en paro un 6,5% en el tercer trimestre del año, hasta los 647.400, lo que sitúa la tasa de desempleo juvenil en el 41,9%, 4,5 puntos menos que en el trimestre anterior.

Caen los hogares con todos los miembros en paro

Asimismo, los hogares que tienen a todos sus miembros activos en paro disminuyen este trimestre en 55.500, hasta un total de 1.438.300, y el empleo a tiempo completo se ha incrementado en 532.100 personas, mientras que el número de ocupados a tiempo parcial ha disminuido en 53.300.

Menos ocupados buscan cambiar de empleo

Además, la mejora del empleo está haciendo que cada vez más personas ocupadas desistan de buscar otro empleo. Concretamente, pasan de los 1.202.100 hace un año a los 1.119.000 trabajadores. Entre los que siguen tratando de cambiar de empleo también se reduce el número de los que esperan un puesto a tiempo completo, pero aceptarían uno a tiempo parcial –de 170.400 a los 136.500–, y de los que aceptarían cualquier otro trabajo –de 361.00 a 329.000–.

Menos contratos inferiores a un año

Asimismo, los contratos temporales de menos de un año también se reducen sobre el total de contratos eventuales, desde el 43,8% al 41%, y el número de trabajadores que hacen horas extraordinarias no pagadas también descienden de los 333.800 a los 276.800.