La sorprendente victoria de Donald Trump en las elecciones de EEUU ya se deja notar en las recomendaciones de los brókeres a sus clientes. El nuevo escenario político que afronta la primera potencia mundial y las implicaciones para el negocio de algunas compañías españolas que operan en este mercado y México son el punto de partida para evaluar los riesgos y el potencial de las empresas más expuestas.

BBVA, Santander y OHL son, probablemente, las compañías de la Bolsa española a las que más larga se les hizo la madrugada del miércoles, cuando los norteamericanos convertían al candidato republicano en el 45º presidente de EEUU.

BBVA se llegó a desplomar un 9,5% en Bolsa y cotiza en mínimos por su exposición a EEUU y a México

Otras empresas con intereses en EEUU, aunque menos dependientes de estos mercados o de los virajes políticos, son ACS, Grifols, Viscofan, Acerinox, Ebro Foods, Arcelor Mittal, Iberdrola, Ferrovial, Mapfre, Gamesa e IAG.

Los mercados han recibido la llegada de Trump a la Casa Blanca con caídas generalizadas y, en España, la peor parte se la están llevando OHL y BBVA, con recortes que, en la sesión del miércoles, llegaron a superar el 6% y el 9,5%, respectivamente, aunque al cierre se redujeron hasta el 4,5% en el caso de la constructora y el 5,7% para el banco.

Tras estos desplomes está la incertidumbre de sus actividades al otro lado del Atlántico y las recomendaciones de venta que están emitiendo algunas reputadas firmas de inversión, que advierten del incierto futuro durante la legislatura republicana.

El negocio de México del banco que preside Francisco González supone más del 41% del beneficio total, mientras que su actividad en EEUU pesa un 8,5%, según datos facilitados por la entidad. Santander también ve en riesgo su negocio al otro lado del Atlántico. La filial norteamericana de Santander aporta al beneficio del grupo un 10% y su banco azteca, un 8%.

En total, el beneficio neto de los dos mayores bancos españoles en EEUU y México asciende a 4.000 millones de euros, una cifra significativa, sobre todo en el caso de BBVA, que ganó más de 2.600 millones en 2015 en estos mercados.

N+1, uno de los brókeres españoles más influyentes entre los inversores institucionales extranjeros, ya ha movido ficha y recomienda vender las acciones de BBVA y OHL tras el resultado electoral. Rebaja el precio objetivo de BBVA, de 6,49 euros a 6 euros, y el de la constructora, de 3,53 a 3,22 euros.

N+1, uno de los brókeres más influyentes entre los institucionales foráneos, advierte de los riesgos de BBVA y OHL

Fuentes del mercado descuentan que, en línea con el movimiento de N+1, en los próximos días veremos una rebaja significativa de precios objetivo y numerosas recomendaciones de venta sobre los valores más vulnerables al efecto Trump. Y es que EEUU, pero, sobre todo, México se han convertido en mercados minados y, si de algo huyen los inversores, es de la incertidumbre.

“México es el mercado más importante para BBVA y tenemos pocos argumentos para que la acción se mantenga, mientras las perspectivas se deterioran rápidamente”, señala N+1 en una nota a sus clientes, en la que añade, que espera que BBVA cotice por debajo de su valor contable, mientras aumenta el coste del capital en el actual entorno.

El bróker señala que la devalución del peso mexicano -se ha depreciado más de un 8%, en su mayor desplome desde 1997- podría tener un impacto negativo en el beneficio por acción del banco del 7%. En términos de capital, considera que el riego de cambio de divisa está cubierto, por lo que ve un “riesgo limitado” a que se reduzca el nivel de capital CET1 del 11% (completamente implementado) alcanzado en el tercer trimestre.

Se espera que durante los próximos días, analistas y brókeres ajusten a la baja la valoración de estas compañías

N+1 recuerda que Bancomer, el banco mexicano de BBVA, es líder en la región con una cuota del 23-24% de media en depósitos y créditos. “Según nuestras estimaciones, México supone el 12% del grupo en activos ponderados por riesgo y préstamos, y supondrá el 55% del beneficio en 2017. Además, América Latina representa el 20%”.

“En torno al 80% de las exportaciones del país van a EEUU, y hay riesgo de que las relaciones políticas y comerciales entre ambos países se revisen. Trump ha amenazado con imponer un impuesto a las remesas”, indica N+1.

“En este contexto, esperamos debilidad del peso e impacto en la competitividad. Además, la confianza, la inversión y los flujos de capital hacia México sufrirán impacto. El riesgo a un repunte en la inflación podría desembocar en futuras subidas de tipos de interés y ajustes fiscales, y el punto de partida de México es ya débil, con un crecimiento del PIB inferior al 2% en 2016”, añade.

Este escenario es el que ha impulsado a N+1 a recomendar también la venta de los títulos de OHL, que cuenta con una exposición directa a EEUU de en torno al  2% del total de la valoración de equity, por su negocio de construcción, y de un 49% en México, por la actividad concesionaria y algunos desarrollos en la costa del Caribe, indica la firma. Los títulos de OHL caen con fuerza en Bolsa en torno al 6%.

Además “la mayor parte de las concesiones gestionadas por OHL en México se benefician de una garantía que protege el valor de los activos en pesos mexicanos. Creemos que esta mecanismo otorga seguridad a OHL, pero en un escenario de menor actividad les costaría tiempo a los accionistas de OHL recuperar estas garantías”, explica N+1.

En la misma línea, otro reconocido bróker entre los grandes inversores institucionales extranjeros (intermedió la entrada de Bill Gates en el capital FCC en 2013, entre otras grandes operaciones), Fidentiis, señala en una nota que “en el corto plazo, los grandes perjudicados son los grupos más expuestos a México, como BBVA, Santander y OHL”. En el caso de OHL, Latinoamérica representa el 80% de su ebitda (resultado bruto de explotación).

ACS, gran beneficiado

El otro lado de la moneda son ACS y Acerinox, que podrían verse favorecidas por un mayor dinamismo del sector de la infraestructuras en EEUU, apuntan desde Fidentiis. Los inversores celebraron las buenas perspectivas del grupo que preside Florentino Pérez y sus acciones se dispararon un 5,2%, siendo el tercer mejor valor del Ibex en la jornada postelectoral.

La división de banca de inversión de Santander ha emitido una nota a sus clientes recomendado comprar acciones de ACS. Subraya que “la segunda cosa que ha señalado esta mañana Trump es que quiere impulsar la inversión en infraestructuras, creando trabajo e incrementando el crecimiento y la productividad”. Apunta que el nuevo presidente “se había comprometido previamente a impulsar alianzas público-privadas, incentivar la inversión privada con beneficios fiscales y destinar un billón de dólares (cifra similar al PIB anual de España) a inversiones en infraestructuras”.

Santander señala que ACS, a través de filiales como Hochtief, registra más del 32% de sus ventas en EEUU, una cifra que va en aumento. “Para nosotros, la acción cotiza barata, con una rentabilidad del 7,5% en flujo libre de caja y un PER (relación precio beneficio por acción) de 11 veces”.