Mercadona vuelve a ser la líder de la distribución española. En una situación poco agradable para el gran consumo, acumula crecimientos trimestre tras trimestre. Poco pueden hacer el resto de las cadenas contra la de Valencia, por lo que la verdadera batalla se disputa a casi 15 puntos de su cuota de mercado. Carrefour y Dia luchaban por el segundo puesto y la francesa se ha hecho con el podio por un 0,2% de diferencia, según la consultora Kantar Worldpanel.

Tanto Carrefour como Mercadona y la renacida Lidl son las tres cadenas que han visto incrementadas sus ventas en estas últimas semanas. La líder del low cost ha crecido 0,7%, dejando muy atrás al resto. Según Florencio García, Retail Sector Director de Kantar Worldpanel, “hay dos factores comunes en el crecimiento de estos tres grupos. El mayor protagonismo en su negocio de los productos frescos, sección donde todos ellos ganan cuota de forma muy notable impulsando sus resultados totales y la gestión de puntos de venta».

Lidl y Mercadona han optado por ampliar el número de establecimientos mientras que Carrefour ha apostado por la creación de nuevos formatos más cercanos al consumidor. «El grupo galo ha frenado así la caída de su formato híper, donde gana cuota, si bien la mayor aportación proviene de su canal de proximidad, Super y Express», añade.

 

La situación se da la vuelta al hablar del Grupo Dia. Pese al éxito que desencadenó su desembarco en pequeños establecimientos con La Plaza, la empresa pierde un 0,2% de la cuota del mercado, lo que ha provocado que Carrefour le robe su segundo puesto en el ranking. Según la consultora «La Plaza le permite seguir ganando peso en los productos frescos, pero no compensa la caída en alimentación envasada dentro de sus tiendas más clásicas durante el último trimestre».

Lo mismo ocurre con el Grupo Eroski y Grupo Auchan que, aunque poco, descienden. «Son las víctimas directas de la caída que sufre el canal híper». El sector padece otro año más de caídas debido, en gran medida, a los frescos que descienden en un 3,1%. «El hecho de incluir estos productos en la misma cesta que el resto de envasados provoca que se acabe comprando menos cantidad de todos ellos. Esto, junto con el mayor ajuste de precios que encontramos en la gran distribución, hace que el mercado total se vea lastrado a pesar de ser la principal fuente de crecimiento para las grandes cadenas”, explica Florentino García.