«Pablo resucita». Con este escueto tuit celebró el perfil oficial de Netflix el día de los inocentes en España. No es más que un pequeño comentario de una cuenta con 125.000 seguidores, pero refleja lo que de verdad ha significado el personaje de Pablo Escobar para la plataforma.

Narcos ha puesto a Netflix en la primera línea, muy por delante de sus competidores directos. La serie que narra la vida y milagros del mayor narcoterrorista de la historia ha enganchado a millones de personas y ha disparado el número de suscriptores que tiene el servicio de contenidos en streaming en todo el mundo.

La propia compañía lo reconoce así. En su última presentación de resultados, correspondiente al tercer trimestre del año 2016, Netflix se apoyó en el estreno de Stranger Things y en la segunda temporada de Narcos para superar los 2.000 millones de dólares en ingresos por primera vez en su historia.

De la misma manera, el número de usuarios en todo el mundo superó los 86 millones y aumentó en más de tres millones sólo en esos meses del año en curso. Todo un éxito.

La serie más rentable de Netflix

Narcos es la serie más rentable de Netflix. La compañía no da datos de las audiencias de ninguna de sus producciones, pero es evidente que si se menciona explícitamente en un documento oficial enviado a los inversores, es que su peso es más que determinante.

Además de tener una gran popularidad, como sabe cualquiera que haya paseado por la madrileña Plaza del Sol y haya visto el cartel que dice Oh, blanca Navidad, la serie protagonizada por Wagner Moura no tiene unas cifras de producción desorbitadas.

Según un estudio elaborado por Deadline, Narcos cuesta alrededor de 25 millones de dólares (casi 24 millones de euros) por temporada. La cifra, siendo alta, se queda lejos de otras series de Netflix como la recién cancelada Marco Polo, que costaba unos 90 millones de dólares (86 millones de euros) por cada temporada.

Los números también se quedan lejos de los 60 millones de dólares (57 millones de euros) que costaban las primeras temporadas de Juego de Tronos, la serie estrella de HBO, o los entre 100 y 200 millones de dólares que cuesta cada temporada de Sense 8, la serie de Netflix más cara.

Así lo confirmó el jefe de contenidos de la plataforma, Ted Sarandos, que explicó que esta serie es más cara que películas como El Destino de Júpiter, que costó 176 millones de dólares, o que El Atlas de las Nubes, que tuvo un presupuesto de 102 millones de dólares.

Para abaratar costes Netflix ha unido fuerzas con la productora norteamericana Gaumont Television y con la colombiana Dynamo, ya que desde el principio estuvo claro que habría que rodar en la propia Medellín. Los guiones y el montaje, eso sí, llegaron a tierras colombianas con todo atado y bien atado.

El plantel de actores tampoco es excesivamente costoso. Wagner Moura, el intérprete brasileño que ha dado vida a Pablo Escobar, no era excesivamente conocido y a buen seguro que su nómina no estaba plagada de ceros. De hecho, el propio Moura ya no aparecerá más, dado que, ojo spoiler, Pablo Escobar ha muerto.

Nuevo rumbo: el cártel de Cali

Pese a que el gran icono de la serie era el propio Escobar, Narcos no va a terminar con su muerte. La plataforma ya ha anunciado que habrá tercera y cuarta temporadas, con un cambio de rumbo en las tramas. Los protagonistas serán ahora los miembros del cártel de Cali, con Gilberto Rodríguez Orejuela y su hermano Miguel a la cabeza. La presentación, con la cantante mexicana Paquita la del Barrio como estrella invitada, así lo refleja.

Los grandes enemigos de Pablo Escobar y su cártel de Medellín, que ya han tenido su cuota de protagonismo en la segunda temporada de Narcos, serán ahora los que lleven el peso de la serie. Entre los nuevos personajes estará el actor español Miguel Ángel Silvestre, que también aparece en otras producciones de Netflix como Sense 8.

Netflix intenta estirar al máximo uno de sus buques insignia en todo el mundo. Está por ver aún si la serie aguantará sin el carismático personaje de Pablo Escobar, capaz de llevar el peso de una gran producción como ésta.

Legado de éxito

Pese a algunas críticas por el lenguaje, por ser brasileño y no colombiano, lo cierto es que el personaje al que ha dado vida Moura deja atrás un legado de puro éxito.

El primero, por hablar por orden de aparición, es el éxito que ha tenido la canción de la cabecera de la serie. El Tuyo del brasileño Rodrigo Amarante ha recibido multitud de reconocimientos y ha estado nominada a mejor cabecera original en los premios Emmy y a mejor sintonía en los premios Hollywood Music in Media.

El guión, creado por Andrew Black entre otros, también es una de los puntos en los que destaca la serie. Los habituales diálogos en castellano dan autenticidad a los personajes, pese a que algunos como Moura tuvieron que volver al colegio para aprenderlo. Lo cierto es que hoy en día no es extraño escuchar expresiones como «plata o plomo», «hágale, patrón, o «malparido, hiueputa» que antes, simplemente, no estaban en la cabeza de nadie.

Es evidente que el Pablo Escobar que nos ha presentado Netflix tiene mucha literatura y maquillaje, pues la serie ha despertado cierta simpatía por uno de los mayores asesinos de la historia. Pero sí es cierto que ha desvelado al mundo algunos de los momentos más duros de Latinoamérica en la época reciente, que ayudan a entender cómo es ahora el continente.

En cualquier caso, y sin ánimo de hacerle spoiler a nadie, el final de la historia está claro: Pablo ha muerto.