Popular registró unas pérdidas récord de 3.485,36 millones de euros en 2016, por encima de las esperadas por el mercado, tras destinar 5.692 millones a provisiones para reforzar su balance, devolver a sus clientes lo cobrado de más por las cláusulas suelo y acelerar la desinversión en activos no productivos. El grueso de estas dotaciones, en torno a 4.200 millones, se ha destinado a sanear créditos e inmuebles.

Los números rojos han quedado cubiertos con la ampliación de capital por 2.500 millones que realizó la entidad en verano y el exceso de capital. La entidad, que con estas cuentas despide a Ángel Ron al frente del banco desde 2004, explica que habría logrado un beneficio neto de 998 millones por su actividad bancaria minorista, antes de esa dotación.

Las mayores pérdidas de la historia del banco se han cubierto con la ampliación de capital y el exceso de capital

El resto de provisiones extraordinarias se ha destinado al pago de las cláusulas suelo (229 millones), a cubrir el impacto del descenso de la rentabilidad de su participada Targobank y al deterioro de su fondo de comercio (240 millones). Tras las dotaciones, la ratio de cobertura de dudosos aumenta 10 puntos porcentuales hasta el 52,3%.

Según explica el banco, que próximamente empezará una nueva etapa de la mano de Emilio Saracho como nuevo presidente, el plan de ajuste que tiene en marcha supone otros 370 millones, mientras la reestructuración de la cartera ALCO -compuesta básicamente por deuda pública- supone otros 107 millones.

Los ingresos totales caen un 17,6%, con el margen de intereses y las comisiones a la baja. El margen de intereses se sitúa en 2.097 millones, un 6,9% menos que en 2015. En el cuarto trimestre estanco, esta magnitud mejora y aumenta un 3,4% respecto al trimestre anterior, favorecida fundamentalmente por la reducción de los costes de financiación.

La ratio de capital de máxima calidad cae del 13,71% a mediados de año hasta el 8,17% al cierre de 2016

Las comisiones netas alcanzan los 539 millones, lo que supone un 9,5% menos que en 2015. En el cuarto trimestre, esta partida crece un 5,5% respecto al tercer trimestre, con mejoras en seguros, gestión de patrimonio y movilización de fondos.

El resultado de las operaciones financieras o ROF disminuye un 61,2% y registra 201 millones en 2016. En el cuarto trimestre se incluye el proceso de reestructuración de la cartera ALCO, que a futuro, impactará de forma positiva en el margen de intereses, considera la entidad.

De esta forma, el margen bruto alcanza los 2.826 millones, un 17,6% menos que en 2015. Los gastos totales continúan con una evolución muy positiva y, sin tener en cuenta el proceso de ajuste, descienden un 2% respecto a 2015, año en el que ya se habían reducido un 7% respecto a 2014. La entidad destaca que el proceso de ajuste supondrá un ahorro de costes anual de aproximadamente 200 millones desde 2017 en adelante.

El crédito a la clientela se reduce un 5,5% mientras la tasa de mora repunta hasta el 14,6%

El ratio de máxima calidad CET1 fully loaded proforma (completamente implementado) cae desde el 13,71% en junio al 8,17% al cierre de 2016. Popular destaca, sin embargo, su capacidad para generar capital. «Por cada 100 millones de beneficio retenido, se generarán 22 puntos básicos de capital, debido a los DTAs (activos por créditos fiscales diferidos) y la ampliación de umbrales», señala.

Otra vía para generar capital es la reducción adicional de activos ponderados por riesgo a medida que avanzamos en la reducción de activos no productivos. «Por cada 1.000 millones de activos improductivos generamos 20 puntos de capital».

El margen de intereses se sitúa en 2.097 millones, un 6,9% menos que en 2015, pese a mejorar en el último trimestre

Junto a ello, señala la venta de autocartera y la reducción de minusvalías de renta fija, que les permitirán generar 105 puntos básicos adicionales, así como la desinversión en negocios no estratégicos, que pueden generar unos 100 puntos de capital más.

El crédito a la clientela se redujo un 5,3%, hasta los 94.342 millones, con una ratio de morosidad del 14,61%, superior al 12,86% registrado en 2015.Los deudores morosos sumaban 19.601 millones a cierre del año, frente a los 18.339 millones de un año antes, en tanto que las provisiones para insolvencias totalizaban 10.243 millones, frente a los 7.793 millones anteriores.

Los depósitos de la clientela también cayeron, un 6,2%, y se situaron en 82.840 millones de euros.

En cuanto a los gastos, los de administración se elevaron un 17,7% y los de personal, un 32,2%, aunque tras el proceso de ajuste de oficinas y plantillas, la entidad asegura que ahorrará cada año unos 200 millones.

Venta de carteras

El banco ha vendido por primera vez carteras por valor de 621 millones de euros, fundamentalmente, de crédito dudoso, tras la reciente creación de una unidad de Negocio Inmobiliario y Transformación de Activos.

Las ventas de inmuebles alcanzan los 2.024 millones, con un incremento del 8% en las ventas minoristas. «Esta tendencia debería continuar en 2017, de la misma forma que las ventas en tramo institucional, afectadas en 2016 por la incertidumbre política, que deberían crecer en 2017», explica el banco. Las ventas de suelo han aumentado significativamente, con un incremento del 49%, hasta alcanzar los 603 millones.