Las «reestimaciones de proyectos», un eufemismo que para una empresa significa literalmente pérdidas en las previsiones económicas de un gran contrato, ha hundido la cuenta de resultados de OHL, la compañía presidida por la familia Villar Mir, durante 2016. Los números rojos de 432 millones de euros de la firma vienen lastrados por el «reconocimiento de todas las pérdidas en proyectos fallidos del área de Construcción», según un análisis de mercado elaborado por Bankinter.

Los proyectos en cuestión son una veintena y se localizan en todas las partes del globo (dos de ellos en España, aunque no vienen especificados): OHL tiene problemas en Argelia con la autopista Argel Rocade y con el ferrocarril de Annaba, en Qatar con el Metro de Doha, en Perú con la Red Vial 4, en el emitaro kuwaití con un viaducto… «Impacto one-off de los projects legacy», destaca el grupo en la presentación, una manera de decir que la sangría vivida en 2016 por esta multinacional es excepcional, siempre de acuerdo con la compañía.

«Este retroceso solo podría limitarse si la compañía ofrece una mejor dirección para 2017», indica Bankinter. Para suavizar el panorama, la empresa presidida por Juan Villar-Mir aduce que se habría anotado un beneficio de 247,5 millones en caso de descontar estos efectos.

Reconocer pérdidas por adelantado

OHL defiende que las cuentas están saneadas tras el «análisis en profundidad» de sus obras. Y asegura que no afectarán a años posteriores.

En concreto, las cuentas de OHL de 2016 registran un impacto de 669,6 millones de euros al sanear por completo de los proyectos problemáticos. Y asume un «impacto negativo en caja de 165 millones de euros en los próximos dos años».

«El impacto de los Projects Legacy ha sido totalmente identificado y acotado», informa el grupo en una nota. Para la firma se ha hecho un «gran esfuerzo extraordinario para reconocer por adelantado las pérdidas y neutralizar su impacto a futuro». Sea como fuere, el hundimiento de la cuenta de resultados es increíble, ya que OHL ha pasado de hacer un beneficio neto de 23 millones en 2014 y de 55 millones en 2015 a perder 432 millones de euros.