Tras unos días aciagos, Snapchat ha recuperado la forma. La montaña rusa en la que está montada la compañía desde su debut bursátil está ahora en plena ascensión con la bendición de la mayoría de los analistas de los grandes bancos de inversión estadounidenses, que con un cambio en sus recomendaciones pueden hacer florecer un valor o hundirlo sin remedio.

Desde el lunes 20, hace ahora una semana, Snapchat ha subido más de un 20% su valor gracias al cambio de opinión de grandes actores como JP Morgan o Goldman Sachs, que colocaron la etiqueta de compra esta semana. Citi, otro de los gigantes de la inversión, también le ha otorgado la calificación de compra a la red social de contenido efímero, dándole un precio objetivo de hasta 27 dólares. De esta manera, le conceden un margen de crecimiento superior al 12% a corto plazo.

En la misma línea están Goldman Sachs y Morgan Stanley, que le colocan el precio objetivo en los 27 y en los 28 dólares respectivamente. A mediados de la sesión de este lunes, Snap se movía en el entorno de los 23,7 dólares gracias a una subida superior al 5,5%.

De las 29 casas de análisis que cubren el comportamiento de la compañía de Evan Spiegel, hasta 12 le otorgan la calificación de compra. Por su parte, hay un total de 11 que recomiendan mantener el valor en cartera y sólo seis que consideran que son unas acciones de las que hay que deshacerse.

Favor de los analistas

Los motivos a este cambio de opinión entre los pesos pesados de Wall Street hay que buscarlos en los millenials. Según Mark May, analista de Citi, uno de los grandes puntos fuertes de Snapchat es su enorme penetración entre este grupo de edad, el más perseguido por los anunciantes. «El 70% de los estadounidenses de entre 13 y 24 años pasa más de 30 minutos al día en la aplicación, y la consultan hasta 20 veces al día. Este grupo de edad es perfecto para las marcas», explica May.

En la misma línea está Brian White, analista de Drexel Hamilton, que considera que «los millenials son el grupo más atractivo por los anunciantes. Snapchat no se puede clasificar en ningún sector, porque es una empresa única». Así, White coloca a la compañía de Venice un precio objetivo de 30 dólares, lo que supondría un crecimiento superior al 20%.

Los analistas de Citi consideran que Snapchat tiene ciertos puntos fuertes que pueden hacer que su valor se dispare. Además de la popularidad entre los jóvenes, la compañía californiana está aumentando su presencia entre los estadounidenses que tienen más de 25 años, un grupo de edad en el que su penetración roza el 15% y, aunque es baja, está creciendo rápidamente.

«Si logran monetizar y hacer crecer a sus usuarios según las previsiones, el beneficio bruto de explotación, o Ebitda, podría aumentar hasta un 40%», explica May.

Por su parte, Heath Terry, analista de Goldman Sachs, considera que «con la gran base de usuarios que tiene Snap, y el camino que llevan en la monetización en dispositivos móviles, hay potencial para que el crecimiento continúe y que las oportunidades en su sector acaben por hacer sombra a los riesgos habituales en los primeros momentos de cotización».

Jefferis, otro banco de inversión neoyorquino, le ha colocado a Snapchat un precio objetivo de 30 dólares por acción, basándose en su «buen posicionamiento para crecer y por los usuarios tan comprometidos que tienen, muchos de ellos pertenecientes a un sector demográfico muy atractivo», dice su analista Brian Fitzgerald.

Verdes en bolsa

La semana bursátil de Snap, la matriz de la red social, ha sido más que buena. Sólo ha habido una sesión negativa, la del pasado viernes, mientras que en el resto de las jornadas ha avanzado al menos un 2%.

El gran repunte se produjo entre el miércoles 22 y el jueves 23, pues en apenas dos sesiones de cotización el precio de las acciones se disparó más de un 13%. La sesión del día 22 fue la mejor desde el pasado 3 de marzo, cuando el avance alcanzó los diez puntos porcentuales.

Las acciones de Snapchat comenzaron la semana valoradas en 19,93 dólares, pero el este lunes ya estaban por encima de los 23,8 dólares gracias a nuevos avances. Aún están lejos, en cualquier caso, de los 27,09 dólares por título de sus niveles máximos históricos, alcanzados ese 3 de marzo, pero si nos atenemos a las opiniones de los grandes analistas de Wall Street, esos niveles más altos podrían caer en un futuro muy cercano.