La agencia de calificación crediticia Moody’s advierte sobre el riesgo de que Popular no pueda hacer frente a sus compromisos financieros con los depositantes, es decir, que tenga dificultades para devolver el ahorro a sus clientes. Ha rebajado la calificación a largo plazo de los depósitos a B2 desde Ba3.

Paralelamente, recorta la nota de la deuda senior de la entidad, a B3 desde B1. El recorte de la nota supone ahondar todavía más en la calificación de bono basura de estos títulos. La perspectiva que asigna la firma sigue siendo negativa.

Según la escala de Moody’s, las obligaciones calificadas con la nota B son consideradas especulativas y están sujetas a un alto riesgo de crédito.

Moody’s considera que el continuo flujo de noticias negativas relacionadas con el futuro de Popular ha tenido un impacto negativo en la confianza de los clientes e inversores. «Popular está bajo una creciente presión para mejorar su capacidad de absorción de riesgos, mejorar sus niveles de solvencia y acelerar la reducción de su stock de activos problemáticos», señala.

Los depósitos de clientes se redujeron a 78.500 millones en 2016 y cayeron hasta 77.200 millones en marzo

Explica que «la financiación de depósitos ha sido tradicionalmente la principal fuente de financiación de Banco Popular (65% de la financiación total a finales de marzo de 2017). Sin embargo, los depósitos de clientes del banco se redujeron a 78.500 millones de euros en 2016 (82.200 millones de euros un año antes) y continuaron descendiendo a 77.200 millones de euros en el primer trimestre de 2017».

Añade que, «al rebajar las calificaciones de deuda senior y depósitos de Popular, también ha considerado los cambios en la estructura de pasivos del banco durante el último año. Ello, junto a las previsiones de la agencia de calificación de la evolución del balance del banco», amplifica las posibilidades de que este tipo de instrumentos no pueda responder a sus compromisos financieros.

La agencia recuerda que la posición de capital de Popular se deterioró en 2016, después de que el banco informase de pérdidas por 3.500 millones de euros, una cifra que superó los 2.500 millones de euros de capital captados por el banco en junio.

A finales de marzo de 2017, el ratio de capital de máxima calidad Tier 1 completamente implementado se situó en el 10,0%, frente al 12,8% del año anterior, y su ratio de capital total (TCR) del 11,9%.

Además, la agencia ha rebajado las calificaciones de la deuda subordinada y de las participaciones preferentes en un escalón hasta Caa2 y Ca, desde Caa1 y Caa3, respectivamente.

Loader Loading...
EAD Logo Taking too long?

Reload Reload document
| Open Open in new tab

 

Por su parte, la agencia DBRS también ha rebajado la nota que otorga a Popular hasta BB (bajo) desde el BBB (bajo anterior), convirtiéndose así en la última agencia en situar la calificación de Popular en terreno considerado como bono basura. Además, esta calificación tiene una perspectiva negativa.

La agencia canadiense considera que los últimos acontecimientos, que han conllevado una brusca pérdida de valor de la entidad en bolsa, han reducido de forma ostensible la capacidad de la dirección del banco para reforzar con éxito el capital a través de una emisión de acciones o de una operación corporativa.

La rebaja también refleja las preocupaciones de DBRS sobre los fundamentos crediticios del banco, los cuales podrían deteriorarse rápidamente como resultado del debilitamiento de la confianza de los inversores y clientes.